Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 31 de mayo de 2017

Gotas de felicidad.





A veces nos parece que cuando lleguemos a tal o cual objetivo, o que tengamos este o aquel objeto o cosa, seremos felices. Pero logrado el fin, resulta que notamos que no somos del todo felices, y nuestro corazón queda desencantado, desilusionado.

Pero tenemos que aprender que en este mundo nada ni nadie nos harán felices del todo, porque la tierra no es el Paraíso, y nuestra alma está hecha para el Cielo, está hecha para Dios, y allí sí seremos completamente felices, y para siempre.

Entonces no esperemos obtener la felicidad completa de las cosas o de las personas, porque nadie puede dar lo que no tiene, y tanto las cosas como las personas no nos pueden colmar plenamente el deseo de felicidad infinita que tiene nuestro corazón.
 
Pero Dios es bueno y, sabiendo que necesitamos ser felices, nos va regalando amores, logros y cosas para que vayamos teniendo como gotas de felicidad, que nos ayuden a seguir adelante en el camino de la vida, y que nos hagan pregustar la Felicidad con mayúscula que tendremos en la eternidad.
 
Demos gracias a Dios por estos detalles que tiene para con nosotros, dándonos personas y cosas que nos hacen felices en parte, teniendo presente que en este mundo no hallaremos la felicidad completa y duradera, porque estamos hechos para el Cielo, y la tierra no puede dar lo que no tiene, no puede ser la tierra un Paraíso. A lo sumo podrá ser como una especie de antesala del Paraíso, si se vive el Reino de Dios en el mundo, y por el cual debemos trabajar y rezar para que venga este Reino, pero sabiendo que el Paraíso nunca estará en la tierra.

Aprovechemos esos momentos de felicidad, esas gotas de felicidad, para dar gracias a Dios que nos hace pregustar un poco lo que será la gran Felicidad en el Cielo, seamos astutos y recordemos de antemano las palabras de San Agustín: “Nos has creado para Ti, Señor, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...