Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 16 de mayo de 2017

Perdonar y pedir perdón ...



No hay mayor sensación de tranquilidad que pedir perdón y perdonar. Las heridas se cierran y se alivia el alma y el corazón

Hace algunos días estuve en el funeral del papá de una amiga y me sorprendió su tristeza tan aguda. Obviamente, cualquier persona sufre con la muerte de un ser tan especial pero el suyo era algo así como una tristeza doble.
Además del dolor que le causaba la pérdida de su padre, quien murió repentinamente, mi amiga lloraba porque ambos llevaban años distanciados, tras una fuerte pelea y después de una relación de mucha frialdad y tratos injustos. Esto último era lo que en realidad hacía más agudo el sufrimiento de mi amiga.

Y me compartía que su padre la buscó varias veces para pedirle perdón, pero admitió que ella se negó a escucharlo. Los últimos días, me contaba, había estado reconsiderando esta decisión y estaba pensando acercársele nuevamente. Pero no se atrevía y siempre decía “mañana” Y el mañana nunca llegó…

¡Cuánto quisiera retroceder el tiempo!”, Me decía llena de impotencia. Después de esta experiencia me quedé pensando en lo importante que es el perdón en nuestras vidas.


Un peso para nuestro camino

Vivir con algún rencor es como caminar por la vida con una herida abierta que no sana, que sigue sangrando y que corre el riesgo de infectarse y de comprometer otros órganos.

Algo que hace pesado y también amargo nuestro andar, pues además de las múltiples preocupaciones que tenemos cada día, está el recuerdo del daño causado y en muchos casos, el deseo de vengarnos. Y a veces, sin darnos cuenta, estas ideas deterioran nuestras relaciones con los demás y también con nosotros mismos.

"Perdonar pareciera de pusilánimes. En nombre de la justicia podemos decir: “esto es imperdonable” pero cuando nos miramos a nosotros mismos, nos encontramos con nuestra fragilidad y descubrimos que por el mal uso de nuestra libertad hemos hecho sufrir a muchas personas, solo ahí podemos preguntarnos: ¿quién soy yo para negarle el perdón a alguien?"


El alivio del perdón

¡Y no hay mayor sensación de tranquilidad que perdonar! Las heridas se cierran y el andar se aligera. Siente uno un alivio similar al de pagar una deuda. ¡Con la diferencia de que el perdón es gratis!

El perdón no es la actitud ingenua de quien acepta con resignación o tolerancia el daño recibido. Es, más bien, la actitud sincera de quien quiere apostar por el otro, acogerlo y ayudarlo a cambiar y a sanar sus heridas.


Perdonar y pedir perdón es un acto de valientes.

De gente que ve las consecuencias de los errores y de las malas intenciones pero de quien las trasciende y no está teniendo en cuenta las deudas que los demás tienen con él.

La justica es dar a cada quien lo que le merece y por ello perdonar es justo, porque todos, por más grandes que sean nuestras faltas, si estamos de corazón arrepentidos, podemos pedir y ofrecer el perdón.

Y para quien cree, el mayor modelo de perdón es Dios, representado en la parábola del Hijo Pródigo y quien, como dijo el Papa Francisco en su primer Ángelus: “Nunca se cansa de perdonar. Somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”

pildorasdefe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...