Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 3 de abril de 2020

La devoción de los 7 dolores de la Virgen María y sus promesas


La Santísima Virgen María otorga siete gracias a las almas que la honren a diario con la devoción de los siete dolores



La Santísima Virgen María otorga siete gracias a las almas que la veneran diariamente diciendo siete Ave Marías y meditando en sus lágrimas y Dolores.
Esta devoción fue propagada por la mismísima Santa Brígida de Suecia, quien hizo la revelación de estas siete gracias espirituales que la Santísima Virgen María está dispuesta a conceder. La Virgen María prometió lo siguiente
  1. "Voy a conceder la paz a sus familias."
  2. "Ellos serán iluminados sobre los misterios divinos."
  3. "Los consolaré en sus dolores y voy a acompañarlos en su trabajo."
  4. "Voy a darles todo lo que piden, siempre que no se oponga a la voluntad adorable de mi Divino Hijo o la santificación de sus almas."
  5. "Yo voy a defenderlos en sus batallas espirituales con el enemigo infernal y voy a protegerlos en cada instante de su vida."
  6. "Yo visiblemente los asistiré en el momento de su muerte, y verán mi rostro."
  7. "He obtenido esta gracia de mi divino Hijo, que los que propaguen esta devoción a mis lágrimas y Dolores, a la hora de su muerte los llevaré directamente de esta vida terrenal a la felicidad eterna, ya que le serán perdonados todos sus pecados y mi hijo será su eterno consuelo y alegría".
Los siguientes, son los siete dolores de la Virgen María con una lectura sugerida de la Biblia para cada dolor y unas reflexiones que hemos colocado de guía para todos.
Estas reflexiones son únicamente sugerencias, usted puede hacer sus propias meditaciones en su mente sobre los siete dolores mientras reza las siete Ave Marías.

1.- Primer dolor: La profecía de Simeón:
Cita bíblica para meditar: Lucas 2,34-35

Reflexión
¡Cuán grande fue la sorpresa para el Corazón de María al escuchar las palabras tristes, que el profeta
Simeón pronunció sobre la amarga Pasión y muerte de su dulce Jesús, ya que en ese mismo momento se dio cuenta en su mente, todos los insultos, golpes, y tormentos que los hombres impíos le debía ofrecer al Redentor del mundo.
Pero una espada aún más aguda atravesó su alma. Era el pensamiento de la ingratitud de los hombres a su amado.
Te acompañamos en este dolor, Virgen Santa, y por los méritos del mismo, haz que seamos dignos hijos tuyos y sepamos imitar tus virtudes.
Rezar el Ave María

2. Segundo dolor: La huida a Egipto:
Cita bíblica para meditar: Mateo 2,13-14

Reflexión
Considera el fuerte dolor que sintió María, cuando San José fue advertido por un ángel, ella tuvo que huir de noche con el fin de preservar su amado Niño de la masacre decretada por Herodes.
Qué angustia era la suya, al dejar Judea, para que no dejarse alcanzar por los soldados del despiadado rey. Qué grande fueron sus privaciones en ese largo viaje. Qué sufrimiento el dar a luz en una tierra de exilio.
Te acompañamos en este dolor, Santa Madre, y por los méritos del mismo, haz que sepamos huir siempre de las tentaciones del satanás y sus secuaces.
Rezar el Ave María

3. Tercer dolor: La pérdida del Niño Jesús en el templo:
Cita bíblica para meditar: Lucas 2,43-45

Reflexión
Qué temor tan grande y dolor que habría sentido María, cuando vio que había perdido a su amado Hijo. Y para aumentar su dolor, cuando ella lo buscó entre sus parientes y conocidos, no obtuvo noticias de él.
Ni la fatiga, ni los obstáculos ni el peligro se pudieron interferir en su búsqueda desesperada, inmediatamente regresó a Jerusalén, y durante tres largos días lo buscó con gran dolor.
Grande también es mi confusión, oh alma mía, cuando por tantas veces he perdido a Jesús por culpa de mis innumerables pecados, y no he salido pronto a buscarle.
Oh María, te acompañamos en este dolor, haz que nosotros nunca nos perdamos por malos caminos
Rezar el Ave María

4. Cuarto dolor: El encuentro de Jesús y María en el Camino de la Cruz:
Cita bíblica para meditar: Lucas 23,27

Reflexión
Vengan, pecadores, vengan a ver si pueden soportar tan triste espectáculo. Esta Madre, tan tierna y amorosa, se encuentra con su Hijo amado, en el dolor y el sufrimiento de muerte.
Él se camina arrastrado hacia una muerte cruel mientras sigue siendo torturado, herido, destrozado por los látigos, coronado de espinas, desangrándose, llevando una pesada cruz.
Oh mi Dios, tenga en cuenta, mi alma, el dolor de la bendita Virgen que contempló tanto su Hijo ¿Quién no es capaz de llorar al ver el dolor de esta madre? Pero, ¿quién ha sido la causa de tales sufrimientos? ¡Yo, soy yo el culpable, que con mis pecados lo he herido de muerte y han herido también el corazón de mi madre con gran angustia! Mi corazón se rompe a causa de mi ingratitud.
Por los méritos de este dolor, te pedimos, Virgen Santa, que sepamos ser humildes como Él lo fue y soportar con valentía las cruces y sufrimiento de cada día.
Rezar el Ave María

5. Quinto dolor: La Crucifixión y muerte de Jesús:
Cita bíblica para meditar: Juan 19, l8-25.27

Reflexión
Mira, alma devota, mira hacia el Calvario, sobre el cual se colocaron dos altares de sacrificio, uno en el cuerpo de Jesús, y el otro en el corazón de María.
Triste es ver a esa querida madre ahogándose en un mar de dolor, al ver a su amado Hijo, que forma parte de su propio ser, cruelmente clavado en la cruz. Como se puso de pie a los pies de la cruz, traspasada por la espada del dolor, mirando los ojos de su hijo.
Te acompañamos en este dolor, Madre virginal, y por los méritos del mismo, no permitas que jamás muramos por el pecado y haz que podamos recibir los frutos de la redención.
Rezar el Ave María

6. Sexto dolor: Bajando el cuerpo de Jesús de la Cruz y recibirlo en sus brazos:
Cita bíblica para meditar: Marcos 15,43-46

Reflexión
Considera el más amargo dolor que desgarró el alma de María, cuando vio el cadáver de su amado Jesús sobre sus rodillas, cubierto de sangre, todo desgarrado con heridas profundas.
Madre doliente ¿quién no podrá sentir compasión de ti? Nicodemo, Juan y las otras Marías que te acompañaban, apenas si podían soportar su dolor.
Te acompañamos en este amargo dolor, Madre amadísima, y por los méritos del mismo, haz que sepamos amar a Jesús como Él nos amó.
Rezar el Ave María

7. Séptimo dolor: El entierro de Jesús:
Cita bíblica para meditar: Juan 19,41-42

Reflexión
Considera los suspiros que provienen del triste corazón de María al ver a su amado Jesús que lo colocaban dentro de la tumba. Qué pena tremenda sufrió ella cuando vio que se levantaba la piedra para cubriría esa tumba sagrada.
Ella miró por última vez el cuerpo sin vida de su Hijo, y apenas si podía separar los ojos de esas heridas abiertas.
Y cuando la gran piedra fue rodada a la entrada del sepulcro, oh, entonces sí su corazón parecía que se le arrancaron de su cuerpo.
Te acompañamos en este dolor, Madre de todos, y por los méritos del mismo, concédenos a cada uno de nosotros morir a nuestra vida de pecado y resucitar gloriosos a una nueva vida en Jesús.
Rezar el Ave María

Adónde vas Dolorosa...


¿Adónde vas Dolorosa,
  tan temprano por la calle?
  "Voy a ver a cada enfermo
  de los muchos hospitales,
  para mitigar las penas
  que por algo soy la Madre".
  Te ruego, Virgen bendita,
  que nunca nos desampares
  y que cubras con tu manto
  las dolientes soledades
  Envuélvelos con tu aroma
  de jazmines y azahares
  que están sufriendo y no deben,
  no debe de sufrir nadie.
  Aparta el virus mezquino
  que es egoísta y cobarde,
  se difumina y se oculta
  no se deja ver por nadie.
  Ten compasión de nosotros
  que este virus no nos mate.


 Juan Ramón Dominguez Palacios

Rosario de las Santas Llagas de Jesús.


Fue nuestro Señor mismo quien enseñó estas invocaciones a una humilde hermana del Monasterio de la Visitación de Santa María de Chambery (Francia), sor María Marta Chambón que falleció el 21 de marzo de 1907.
Este rosario fue aprobado por el Papa San Pío X.
Se reza con un rosario común.
Al comenzar decimos:
– Oh! Jesús, Redentor Divino, sé misericordioso con nosotros y con el mundo entero.
– Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.
– Perdón y misericordia, Jesús mío cúbrenos de los peligros con tu preciosa Sangre.
– Eterno Padre, ten misericordia de nosotros por la Sangre de Jesucristo, tu único Hijo.
En las cuentas del Padrenuestro se dice:
Eterno Padre, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas.
En las cuentas del Avemaría se dice:
Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de tus Santas Llagas.
Al terminar el rosario se dice tres veces:
Eterno Padre, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas.
**************

PROMESAS que nuestro Señor se dignó hacer a sor María Marta a favor de las almas que recen estas invocaciones.
Escuchemos al Divino Maestro:
“El camino de mis Llagas es tan sencillo y fácil para ir al cielo”.
“Deseo las súplicas de ustedes”
“Todas las palabras que se dicen con motivo de mis Santas Llagas me causan placer, un placer indecible... ¡las cuento todas!...”
“Con mis Llagas ganan mucho y sin fatiga”.
“De mis Llagas salen frutos de santidad”.
“Concederé todo cuanto me pidan con la invocación de mis Santas Llagas”.
“Todo lo obtendrán por mis Llagas, porque es el mérito de mi Sangre, que es de un valor infinito”.
“Con mis Llagas y mi Corazón pueden conseguirlo todo”.
“El que esté necesitado que venga con fe y confianza, que saque constantemente del tesoro de mi Pasión y de los agujeros de mis Llagas”.
“Debes repetir con frecuencia cerca de los enfermos esta invocación: Jesús mío, perdón y misericordia, por los méritos de tus Santas Llagas. Esta oración aliviará a su alma y a su cuerpo. Muchas personas experimentarán la eficacia de esta aspiración”.
“El pecador que dijese la oración siguiente: Eterno Padre, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas, obtendrá su conversión”.
“Ofréceme a menudo estas dos jaculatorias que te he enseñado, para ganarme pecadores, porque tengo 'hambre' de almas”.
“Mis Santas Llagas son un bálsamo reconfortante en el sufrimiento”.
“Mis Llagas curarán las vuestras”.
“No habrá muerte para el alma que espere en mis Llagas; ellas dan la verdadera vida”.
“Las Santas Llagas tienen un poder maravilloso para la conversión de los pecadores”.
“Por mis Llagas pueden desarmar mi justicia”.
“Mis Llagas cubrirán todas vuestras faltas”.
“Deseo que los sacerdotes den estas aspiraciones de mis Llagas, con frecuencia a sus penitentes en el Santo Tribunal”.
“Mis Llagas los salvarán a ustedes infaliblemente. Ellas salvarán el mundo”.
“La oración a las Santas Llagas lo comprende todo”.
“El alma que durante su vida ha honrado y aplicado las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, y las ha ofrecido al Padre Eterno por las almas del Purgatorio, será acompañada en el momento de la muerte por la Santísima Virgen y los ángeles. Nuestro Señor en la Cruz, resplandeciente de gloria, la recibirá y la coronará”.
“Hija mía, cada vez que ustedes ofrecen a mi Padre los méritos de mis divinas Llagas, adquieren una fortuna inmensa”.
“Por mis Santas Llagas pueden merecer y obtener lo que sea conveniente para todas sus necesidades, sin detallarlas”.
“Las Santas Llagas dan valor a todo”.
“Los que honren mis Llagas tendrán un verdadero conocimiento de Jesucristo”.
“Las almas que oran con humildad y meditan mi Pasión, tendrán una participación en la Gloria de mis divinas Llagas, recibirán una hermosura y una gloria deslumbradora”.
“Así como hay un ejército levantado para el mal, hay también un ejército levantado por Mí”.
“Con estas invocaciones son más poderosos que un ejército para detener a mis enemigos”.
“El rosario de la Misericordia hace contrapeso a mi justicia... detiene mi castigo”.
"Muchos experimentarán la eficacia de esta aspiración: Jesús mío, perdón y misericordia, por los méritos de tus Santas Llagas".
"Las Santas Llagas satisfacen y aseguran el adelanto espiritual".
"El poder está en mis Llagas, con ellas se hacen poderosos".
"Las Santas Llagas son el tesoro de los tesoros para las almas del purgatorio".
"Cada vez que miren al divino crucificado con un corazón puro, obtendrán la libertad de cinco almas del purgatorio: una en cada fuente (cada Llaga de las manos, pies y el costado)".
"Obtendrán también, si el corazón de vosotros es puro y desprendido, el mismo favor en cada estación, por los méritos de cada una de mis Llagas".
"La riqueza de vosotros es mi Santa Pasión".
"Las Santas Llagas dan omnipotencia sobre Dios".
"En verdad esta oración no es de la tierra sino del cielo... y puede obtenerlo todo".
"Mis Santas Llagas sostienen el mundo. Pídanme de amarlas constantemente, porque son fuente de todas las gracias. Hay que invocarlas con frecuencia y atraer al prójimo para imprimir la devoción en las almas".
"Cuando tengan penas que soportar, llévenlas prontamente a mis Llagas y serán mitigadas".
"Por cada palabra que pronuncian del rosario de las Llagas, yo dejo caer una gota de mi Sangre sobre el alma de un pecador"
“Es necesario propagar esta devoción”.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...