Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 24 de junio de 2019

ORACIÓN POR LA VIDA NACIENTE



Señor Jesús, que fielmente visitas y colmas con tu presencia la Iglesia y la historia de los hombres; que en el admirable Sacramento de tu Cuerpo y de tu Sangre nos haces partícipes de la Vida divina y nos haces preguntar la alegría de la Vida eterna; te adoramos y te bendecimos.
Postrados ante Ti, fuente y amante de la vida, realmente presente y vivo entre nosotros, te suplicamos.
Despierta en nosotros el respeto por toda vida humana naciente, haciéndonos capaces de apreciar en el fruto del vientre materno la admirable obra del Creador; dispón nuestros corazones a la generosa acogida de todo niño ante la vida.
Bendice a las familias, santifica la unión de los esposos, haz fecundo su amor...

Amén 




Oración de sanación


Jesús, mi eterno amor, que bien se siente sentir la paz de tus Palabras, y aunque el mundo las rechace, Ellas son el camino seguro a mi felicidad.

Quiero ser valiente en anunciarte como lo hizo Juan el Bautista, que nunca dejó de revelarte ni de señalar a otros tus caminos, aun en la contrariedad.

Ayúdame a vivir mi fe con valor. Confío en que me darás de tu fuerza transformadora para resistir cuando por tu causa me vea perseguido y señalado.

Quiero ser un testigo de tu Verdad, testigo de tus maravillas y de las grandes cosas que puedes hacer por cada uno de nosotros.

Ayúdame a superar los miedos que me traban en una espiritualidad vacía y a deshacerme de todo deseo de ser reconocido para que solo Tú seas el que brille.

Mi Señor, silencia mi alma, silencia mi mente y mi corazón a las distracciones de este mundo que me desvían de tu relación conmigo.

Ayúdame a estar enfocado en los bienes del Cielo y a no perder la oportunidad de experimentar el poder de tu amor y las riquezas que me ofreces.

Quiero testimoniarte con mis palabras y acciones. Que quien me mire, pueda verte sólo a Ti, reconocerte solo a Ti y amarte solo a Ti, mi Señor. 

Amén

domingo, 23 de junio de 2019

NO DEJES DE SALIR, SEÑOR (CORPUS CHRISTI)


Porque, sin Ti, el mundo se enfría
y son otros los que, sin Ti, les dan un engañoso calor
Porque, sin Ti, el hombre se envilece
y convertimos este viejo paraíso en contienda entre el bien y el mal.
Porque, sin Ti, olvidamos que el amor es fuente de felicidad
y buscamos, en lo efímero, una alegría que es simple disfraz.
Porque, sin Ti, nuestra tierra es huérfana
vacía de sentimientos y exenta de esperanza.
No dejes de salir, ni un solo año, Señor:
Porque seguimos necesitando tu pan multiplicado
para saciarnos y, luego, repartirlo a los hermanos
Porque somos tan débiles como ayer
y, al contemplarte, queremos recuperar la fuerza del creer
Porque, nuestros pecados, pueden a veces con la virtud
y, en esos pecados, viene escondido aquello que no es luz.
Porque, nuestras almas, se llenan de trastos inservibles
no permitiendo que, Tú, habites y reines en nuestro interior.
No dejes de salir, en el Corpus, Señor:
Y, si ves que me nos he alejado de ti,
que seas un imán que nos atraigas hacia la fuente de la verdad
Y, si ves que te hemos dado la espalda,
alcánzanos de frente para nunca más olvidarte
Y, si ves que hemos perdido el apetito de lo divino,
acércanos el cáliz de tu amor y de tu perdón.
Sí, Señor; ¡no dejes de salir en custodia!
Deja, que nos arrodillemos ante Ti
al igual que, Tú, lo hiciste ante nosotros en Jueves Santo
Consiente, que te hablemos al corazón de la Custodia
al igual que, Tú, lo hiciste en cada uno de los nuestros
Que presentemos al mundo este manjar
con la misma pasión y fuerza, 
con la que Tú, nos lo dejaste en sencilla mesa
De, que nos miremos los unos a los otros
para cantar contemplando este Misterio.
¡No dejes de salir, Señor!
Que nadie ocupe el lugar que te corresponde en el mundo
Que nadie turbe la paz y la calma del día del Corpus
Que nadie, creyéndose rey, se sienta más importante
que  Aquel otro, que siéndolo, se hace una vez más siervo.
¡No dejes de salir, Señor!
Aquí tienes nuestros corazones: haz de ellos una patena
Aquí tienes nuestras mentes: haz de ellas un altavoz
Aquí tienes nuestras manos: haz de ellas una carroza
Aquí tienes nuestros ojos: haz de ellos dos diamantes
Aquí tienes nuestras almas: haz de ellas el oro de tu custodia
Aquí tienes nuestros cuerpos: haz de ellos las más auténticas
custodias que nunca se cansen de anunciar por todo el mundo
que sigues viviendo y permaneciendo eternamente presente
en el gran milagro de la EUCARISTIA.
¡No dejes de salir, Señor!
¿Nos dejas acompañarte?
¡VIVA JESÚS SACRAMENTADO! 

Javier Leoz

sábado, 22 de junio de 2019

El Ave María de Oro



La dulzura de María

Ave María, Blanco Lirio de la gloriosa y siempre Serena Trinidad.

Salve Brillante Rosa del Jardín de los Deleites Celestiales: ¡O Vos, de quien Dios quiso nacer en este mundo, y de cuya leche el Rey del Cielo quiso ser nutrido! ¡Alimentad nuestras almas con las efusiones de la Gracia Divina!

Amén

“A las almas que en vida me hayan saludado con ésta oración, me apareceré con gran resplandor en la hora de la muerte. Además, cuando el alma se separe del cuerpo, me manifestaré con hermosura tan espléndida, que el alma sentirá un gran consuelo. En ése instante, experimentará algo semejante a las delicias del Paraíso”

Palabras de la Santísima Virgen María a Santa Gertrudes la Mayor

(De las revelaciones, tomo III, Capitulo XVIII)

https://www.facebook.com/151659445007422/posts/1352478791592142/

viernes, 21 de junio de 2019

Oración de sanación


Señor mío, Tú eres la luz del mundo y a través de tu luz quiero vivir mi vida. Ayúdame a entender que no merece la pena gastar mi vida entera por las cosas pasajeras de este mundo.

Quiero que mi mayor tesoro seas Tú. Muchas veces me has hablado de lo realmente importante que son los frutos de nuestras obras y acciones de nuestra vida.

Que sólo busque esos tesoros espirituales de los que voy a rendirte cuentas en el atardecer de mis días, por eso regálame los dones y gracias que me ayudarán a cumplir con esta misión y dar lo mejor de mí.

No quiero sucumbir ante la indiferencia del mundo que endurece los corazones y convierte a las personas en autosuficientes que con el tiempo reniegan de tu amor y terminan por despreciarte.

Mi Dios, mi tesoro, mi luz, mi salud es la fe que en Ti tengo depositada, y para que esa luz nunca se apague, debo recurrir a la gracia de tus Sacramentos, al encuentro diario contigo. Separado de Ti, nada puedo hacer.

Dame de tu fuerza para vencer esas inclinaciones y deseos de alcanzar éxitos y riquezas externas que para nada fructifican mi amor.

No quiero vivir un cristianismo basado en un sentimiento temporal de los que experimento, sino uno que esté lleno de obras dignas de Ti.

Confío en tu amor, confío en tu gracia para hacer de mi vida un reflejo firme de tu bondad y de tu pasión por los asuntos del Padre. 

Amén


¡Abraza fuerte a mis hijos mi DIOS!



Abrázalos con tu amor. Guárdalos en tu calor. Condúcelos en tu camino.
Son adolescentes, necesitan tu luz, requieren tu guía, ansían tu mirada aún sin reconocerlo, lo sabes bien mi sumo amor.

¡No los sueltes. Ten paciencia en ellos por favor. Tuyos son, saben de tu amor, conocen tu perdón. Saben te encuentran en la oración. A ti te pertenecen, tuyos son.

Mi oración de esta mañana es pedirte con toda mi alma por ellos, por cada uno.
Paciencia y perseverancia te suplico. Ampáralos te suplico.
No dejes de hablarles. No dejes de llamarlos. No dejes de abrazarlos. TE LO SUPLICO. Tuyos son, aunque parezcan quietos y se sientan GRANDES, es cuando más necesitan tu AMOR.

Confío y espero. Te ruego por cada uno de ellos.
¡Ámalos!
¡Protégelos!
¡Acércalos!
Que no olviden la ternura y caricia de tu amor!

Que no los arrastre el mundo y sus placeres,
Te lo pido con mi corazón y alma en la mano con todo mi amor 


Mi Amor para Jesús Y María


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...