Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 31 de agosto de 2012

Diga el débil, fuerte soy


Idealízate como una persona saludable, optimista,
inteligente, próspera, querida... y así serás.
 
Los científicos han descubierto que la mente
del ser humano no puede diferenciar los hechos
reales de los visualizados con realismo. 
Por ejemplo, si tú te idealizas como una persona
alegre, justamente eso pensará tu mente que eres
y así actuará.
 
Si al levantarte por la mañana dices:
"No estoy bien, lo más seguro es que no vas a sentirte bien",
lo has pensado, lo has mentalizado y tu organismo obedece.
 
Al iniciar el día, lejos de pensar que no te sientes bien,
cambia tu actitud.  Haz unos dos o tres ejercicios,
mueve tus músculos, estira los brazos, desperézate y di:
 
¡Qué bien me siento! ¡Qué bello es estar vivo!
¡Este será el mejor día de mi vida!
Gracias, Señor, por este día que me das,
lo voy a administrar de la mejor manera.
Que todo sea para la mayor Gloria y honra
de tu Nombre, Amén.
 
Estés como estés, vete en el espejo, sonríe, y di:
"soy joven, soy bueno, soy bello, soy saludable,
soy feliz, soy fuerte, soy alegre, soy optimista...".
 
Por eso enfatiza la Biblia: "Diga el débil, fuerte soy".

celebrandolavida.org

jueves, 30 de agosto de 2012

Cuando tú perdonas



Cuando tú perdonas puedes mantenerte
en paz y tranquilidad.

Cuando tú perdonas no le haces ningún favor
a tu agresor, sino que te haces un gran favor
a ti mismo,  pues el perdón es la mejor receta
del mundo para curarte de la amargura.

Cuando estás resentido, cuando no perdonas,
significa que te has quedado estancado
en el pasado, y eso es muy perjudicial
para tu salud.

Cuando no perdonas, atraes a tu vida dolor
y sufrimiento y en muchos casos enfermedad física.

Ningún ser inteligente puede tener en sus manos
un carbón encendido, teniendo la posibilidad de soltarlo.

Si tú has perdonado de verdad, cuando venga
el recuerdo de la ofensa a atormentarte puedes decir:
"Eso ya pasó, ya está completamente perdonado. 
Es más, ya lo olvidé, tú no tienes poder sobre mí. 
¡Vete, no te necesito!".

Y si siempre le tratas de igual forma, esa energía
se irá debilitando cada vez más, hasta que
en algún momento desaparecerá completamente.

En el tema del perdón no podemos ser hipócritas
o inconscientes, porque internamente sabemos
si hemos perdonado o no.

Si quieres vivir sano, comienza por limpiar tu mente. 
Comienza por perdonarte a ti mismo por todo lo malo
que hayas hecho o creas haber hecho. 
Reconoce tus faltas, no le eches la culpa a nadie. 
Responsabilízate por lo que hiciste. 
Pídele perdón a Dios, y comprométete a no volver
a cometer el mismo error otra vez.

Nuestros pecados pueden ser muy grandes,
pero la Misericordia de Dios es infinita.

celebrandolavida.org

miércoles, 29 de agosto de 2012

Hoy seré feliz



Hoy "seré feliz", arrancaré de mi mente
todo pensamiento triste; me sentiré más alegre
que nunca y no me lamentaré de nada.
Trataré de ajustarme a la vida; aceptaré el mundo
como es y me adaptaré a él. 
Si sucede algo que me desagrada,
no me lamentaré ni mortificaré. 
Agradeceré que haya sucedido, porque así
se puso a prueba mi voluntad de ser feliz. 
Hoy seré dueño de mis actos, de mis nervios,
de mis pensamientos, de mis impulsos. 
Para triunfar tengo que tener el dominio
de mí mismo.

Hoy trabajaré alegremente, poniendo entusiasmo
y pasión en todo, haré de mi trabajo una diversión. 
Comprobaré que soy capaz de trabajar con alegría. 
No pensaré en los fracasos. Si las personas
a quienes tengo afecto y quiero me desprecian,
los entenderé y les daré más afecto.

Hoy seré agradable. Si comienzo a criticar
a una persona me volveré triste y amargado,
cambiaré la crítica por el elogio.
Todas las personas tienen sus defectos
y sus virtudes. Olvidaré los defectos y concentraré
mi atención en sus virtudes. Hoy evitaré
conversaciones y discusiones desagradables.

Voy a eliminar dos defectos: la prisa y la indecisión. 
Hoy viviré con calma, con paciencia, porque la prisa
es el enemigo de una vida feliz y triunfante. 
No permitiré que la prisa me acose,
ni que la impaciencia me abrume. 
Hoy tendré confianza en mí mismo;
hoy le haré frente a todos los problemas
con decisión y valentía, no dejaré ninguno
para mañana.

No tendré miedo de nada ni de nadie. 
Actuaré valientemente, el futuro me pertenece,
olvidaré todo lo desagradable del pasado. 
Hoy tendré confianza en que las oportunidades
la producen los que luchan y trabajan. 
Hoy agradeceré a Dios la alegría
y felicidad que me regala.

No envidiaré a los que tienen más dinero,
más belleza o más salud que yo; contaré
mis bienes y no mis males; compararé mi vida
con la de otros que sufren más.

Trataré de resolver los problemas de hoy. 
El futuro se resuelve a sí mismo, el destino
pertenece a los que luchan.
Hoy tendré un programa que realizar,
si algo me queda sin hacer, no me desesperaré,
pero intentaré terminarlo por todos los medios
ahora que puedo y quiero hacerlo.

No pensaré en el pasado, no guardaré rencor
a nadie, practicaré la ley del perdón.
Asumiré mis responsabilidades y no echaré
la culpa de mis problemas a otras personas.
Hoy comprobaré que soy el responsable
de mi destino y yo elijo la forma de vivir.

Hoy haré el bien a alguien, ¿pero a quién?
quizá a mí mismo. Buscaré alguna persona
para hacerlo sin que lo descubran. 
Seré cortés y generoso.
Trataré de pagar el mal con el bien.
Al llegar la noche comprobaré
que mis buenas acciones me premian
con un día de plena felicidad.
¡Hoy seré feliz!

celebrandolavida.org

martes, 28 de agosto de 2012

San Agustín

Memoria de san Agustín, obispo y doctor eximio de la Iglesia, el cual, después de una adolescencia inquieta por cuestiones doctrinales y libres costumbres, se convirtió a la fe católica y fue bautizado por san Ambrosio de Milán. Vuelto a su patria, llevó con algunos amigos una vida ascética y entregada al estudio de las Sagradas Escrituras. Elegido después obispo de Hipona, en África, siendo modelo de su grey, la instruyó con abundantes sermones y escritos, con los que también combatió valientemente contra los errores de su tiempo e iluminó con sabiduría la recta fe (430).

San Agustín es doctor de la Iglesia, y el más grande de los Padres de la Iglesia, escribió muchos libros de gran valor para la Iglesia y el mundo.

Nació el 13 de noviembre del año 354, en el norte de África. Su madre fue Santa Mónica. Su padre era un hombre pagano de carácter violento.


 
TARDE TE AMÉ
San Agustín

Tarde te amé, belleza infinita tarde te amé,
Tarde te ame belleza siempre antigua y siempre nueva!

Y supe, Señor que estabas en mi alma y yo estaba fuera, así te buscaba mirando la belleza de lo creado.

¡Tarde te amé belleza infinita, tarde te ame, tarde te ame, belleza siempre antigua y siempre nueva!.
Señor tu me llamaste, tu voz a mi llegó, curando mi sordera con tu luz brillaste cambiando mi ceguera en un resplandor,
¡Tarde te amé belleza infinita,
tarde te ame, tarde te ame, belleza siempre antigua y siempre nueva!.

Tu estabas conmigo, mas yo buscaba fuera y no te encontraba, era un prisionero de tus criaturas, lejos de Ti.
¡Tarde te amé belleza infinita, tarde te ame, tarde te ame, belleza siempre antigua y siempre nueva!.


PENSAMIENTOS DE SAN AGUSTÍN
 
“Ama a Dios, y haz lo que quieras.” –Sermón acerca de Juan 1, 7:8.

“Nada conquista excepto la verdad y la victoria de la verdad es el amor.” -Sermones 358, 1.  

“Victoria veritatis est caritas.”

“El amor es la belleza del alma.” 

“Tarde te amé, Oh Belleza siempre antigua, siempre nueva. Tarde te amé. Tú me has llamado, y me has llamado insistentemente, y has suprimido mi sordera. Tu has brillado con luz y has puesto mi ceguera a volar! Tu has emanado fragancia, y me he quedado sin aliento, y he suspirado por ti. Te he conocido, y he tenido hambre y sed de Ti. Tú me has tocado, y he sido encendido por tu paz.” -Confesiones, Capítulo 1.

"¡Oh verdad, verdad, cómo suspiraba ya entonces por ti desde las fibras más íntimas de mi corazón!".
¡Pobre de mí, que me creí apto para el vuelo, abandoné el nido y caí antes de poder volar!".

"La medida del amor es el amor sin medida"


"¿Los hombres salen a hacer turismo para admirar las crestas de los montes, el oleaje de los mares, el copioso curso de los ríos, los movimientos de los astros.Y, sin embargo, pasan de largo de sí mismos".


"No busques que dar. Date a ti mismo".


"Conocerse de verdad a uno mismo no es otra cosa que oir de Dios lo que el piensa de nosotros".


"El hombre bueno es libre, incluso cuando es esclavo".


"Si queréis recibir la vida del Espíritu Santo, conservad la caridad, amad la verdad y desead la unidad para llegar a la eternidad".


Fuentes: Catholic.net
               Corazones.org 

lunes, 27 de agosto de 2012

Momento de reflexión.

Las palabras de Jesús que a lo largo del Evangelio se nos presentan, no son fáciles de 'ingerir'. A veces se nos atraviesa alguna 'espina' porque exigen entrega al 'tú' y renuncia al 'yo'.

Pero nosotros, que somos hombres, que somos pecadores, que nos creemos inteligentes y cultos...¿Podremos cuestionar al que es la sabiduría perfecta, al que creó todo cuanto existe?

Un hijo en muchas ocasiones no estará de acuerdo con lo que su padre le dice. Pero el padre jamás hará nada contrario hacia el hijo, nada que a éste pueda hacerle daño. Así es Cristo. Nos pide que amemos a todos, sin excepción. Que perdonemos a todos, sin excepción. Que miremos a todos con sus ojos, sin excepción.

Y, ¿dónde es sino en la Iglesia, fundada sobre 'Petrus' que encontramos la voz de Cristo? Obedecer a la Iglesia es obedecer a Cristo. Y en el seno de la Iglesia es donde suceden los milagros que nos narran el Evangelio, y que hoy siguen sucediendo. Sólo nos falta más fe, más amor. 


Que nuestra meta sea llegar al cielo. Pero para ello, antes tenemos que plantar en la tierra la semilla para que crezca y de abundante fruto. Esa 'semilla' no es otra que la semilla del amor, del perdón y de la hermandad entre los hombres. Semilla que también podríamos llamar: 'La semilla de la misericordia'.


Dios nos siga bendiciendo.


Tu hermano en Xto,


de mi amigo Alejandro María.


Santa Mónica.

Esta semana la comenzamos con el recuerdo de una mujer extraordinaria, esposa y madre, Santa Mónica, Madre de San Agustín. Su ejemplo y oraciones por su hijo fueron decisivas. Patrona de viudas, esposas, madres, amas de casa, víctimas de abusos, víctimas de adulterio, víctimas de abusos verbales, alcohólicos, madres con hijos problemáticos. Protectora contra el alcoholísmo, dificultades en el matrimonio. 

      Mónica, nació en Tagaste (África del Norte) a unos 100 km de la ciudad de Cartago en el año 332

Dios de bondad, consolador de los que lloran, tú que, lleno de compasión, acogiste las lágrimas que santa Mónica derramaba pidiendo la conversión de su hijo Agustín, concédenos, por la intercesión de ambos, el arrepentimiento sincero de nuestros pecados y la gracia de tu perdón. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén

Gloriosa Santa Mónica, modelo de madres. Tu vida la admiramos en los vaivenes de tu hogar y sobre todo, siguiendo a tu hijo Agustín. Supiste atraer a tu esposo hacia Dios e igualmente a aquel hijo que había perdido la fe. Le seguías llamándole, orando, llorando... Consíguenos que comprendamos el papel sagrado de las madres y su influencia en el hogar. Confiamos nuestra familia a tu protección.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...