Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 19 de enero de 2019

ORACIÓN A MARÍA POR LOS MÉRITOS DE JESÚS



¡María, Madre de Dios y mi esperanza!
Mira a tus pies a un pobre pecador
que implora tu clemencia.
Tú eres llamada por toda la Iglesia,
y por todos los fieles proclamada,
el refugio de los pecadores.
Tú eres mi refugio y tú me has de salvar.

Bien sabes cuánto desea tu Hijo salvarnos.
Sabes lo que sufrió por salvarme.
Te presento, Madre mía, los sufrimientos de Jesús;
el frío de la gruta y la huída a Egipto;
las fatigas y sudores que padeció;
la sangre que derramó y los dolores
que sufrió pendiente de la cruz ante tus ojos.
Dame a conocer cómo amas a tu Hijo mientras,
por amor a tu Hijo, te ruego que me ayudes.
Dale la mano a un caído que pide piedad.

Si yo fuera santo no necesitaría misericordia,
pero porque soy pecador recurro a ti
que eres la madre de la misericordia.
Yo sé que tu piadoso corazón
encuentra su consuelo en socorrer
a los perdidos cuando no son obstinados.

Me pongo en tus manos; dime qué he de hacer
y dame fuerzas para cumplirlo,
al tiempo que propongo hacer todo lo posible
para recobrar la gracia de Dios.
Me refugio bajo tu manto.
Jesús quiere que yo recurra a ti, que eres su Madre,
para que por tu gloria y su gloria no sólo su sangre,
sino también sus plegarias, me ayuden a salvarme.
Él me manda a ti para que me socorras.

Heme aquí, María; a ti recurro y en ti confío.
Tú que ruegas por tantos otros,
ruega y di una palabra en mi favor.
Di a Dios que quieres que me salve,
que Dios ciertamente me salvará.
Dile que soy tuyo, nada más te pido.

(San Alfonso María de Ligorio)



domingo, 13 de enero de 2019

El Bautismo de Jesús en el Jordán




En la solemnidad de hoy conmemoramos el bautismo de Jesús por San Juan Bautista en las aguas del río Jordán. Sin tener mancha alguna que purificar, quiso someterse a este rito de la misma manera que se sometió a las demás observancias legales, que tampoco le obligaban. Al hacerse hombre, se sujetó a las leyes que rigen la vida humana y a las que regían en el pueblo israelita, elegido por Dios para preparar la venida de nuestro Redentor. 
Juan cumplió, con energía, la misión de profetizar y suscitar un gran movimiento de penitencia como preparación inmediata al reino mesiánico.


El Señor deseó ser bautizado, dice San Agustín, «para proclamar con su humildad lo que para nosotros era necesidad»7.


sábado, 12 de enero de 2019

Ella supera con creces todas las demás criaturas.



La Virgen María, quien, en el anuncio del Ángel, recibió la Palabra de Dios en su corazón y cuerpo y trajo vida al mundo, es reconocida y honrada como la verdadera Madre de Dios y el Redentor.

Redimida de una manera muy sublime en consideración a los méritos de su Hijo y unida a él por un vínculo íntimo e indisoluble, ella está vestida con la función y la suprema dignidad de la Madre del Hijo de Dios.

Así que ella es la hija favorita del Padre y el templo del Espíritu Santo; por el don de esta gracia suprema, supera con creces a todas las demás criaturas celestiales y terrenales.




mariedenazareth.com:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...