Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 31 de enero de 2015

Quedaos tranquilos, la Virgen María está con vosotros y os protegerá


Huérfano de padre a los 2 años Juan Bosco es educado cristianamente por su madre, modesta campesina del Piemonte. Ordenado sacerdote en Turín en 1841, se consagra al apostolado de los niños de la calle, para quienes crea el Oratorio San Francisco de Sales, que es a la vez patronage, albergue, escuela y centro de enseñanza.

Para ocuparse de ellos, funda la congregación de los Salesianos y las Hijas de María Auxiliadora. Mientras el cólera devasta Turín, Don Bosco busca socorrer a los enfermos. Llama a sus protegidos, que presos de pánico, en un primer momento rechazan. Después de dirigirse a Dios, y confortado por el Espíritu Santo, les dice:

"Estoy seguro que, si entráis en gracia de Dios y no cometéis pecado mortal, no os dará el cólera." Enseguida los niños, uno tras otro, se ofrecieron como voluntarios. "Quedaos tranquilos, agrega Don Bosco, la Virgen María está con vosotros y os protegerá."

http://es.mariedenazareth.com/

Átame con tu rosario



Átame con la oración,
con esas 50 rosas
que cada día susurras
a mi corazón y a mi boca.
 
Átame Madre contigo
en esa plegaria humilde
donde encuentran paz y calma
los sencillos, Niña Virgen.
 
Átame a tu corazón
con los lazos del Rosario
y mantenme prisionera
de ese Refugio Inmaculado.
 
Átame Reina y Señora
con ese Ave María
que repito una y mil veces
porque tu eres mi alegría.
 
Átame a los 20 misterios
de tu vida y la de Jesús
que me hacen ver la belleza
de su entrega en la Cruz.
 
Átame con hilos de amor
de ese que tu sabes dar
al corazón que te busca
y que te puede a ti encontrar.
 
Átame muy fuerte a ti,
llévame a la contemplación,
pues se adentra más y más
esta preciosa oración
 
Átame para clamar
por mis hermanos y hermanas
y así no nos dejarás
en este valle de lágrimas.
 
Átanos para mirar
tus ojos misericordiosos
que nos salvan del pecado
cuando intercedes por nosotros
 
Átame para llegar
un día hasta tu morada,
el cielo que nos espera
la casa que nos preparas.
Pues eres Reina y Señora
de toda la creación
y a tus hijos peregrinos
llamas a tu corazón.

 Hna. Teresa del Carmen Rodríguez Perez

Fuente: El Dulce Nombre de Maria

viernes, 30 de enero de 2015

¡Calma mi paso, Señor!



Oración:

¡Calma mi paso, Señor!... Desacelera los latidos de mi corazón, calmando mi mente. Disminuye mi ritmo apresado con una visión de la eternidad del tiempo. En medio de las confusiones del día a día, dame la tranquilidad de las montañas. Retira la tensión de mis músculos y nervios con la música tranquilizante de los ríos de aguas constantes que viven en mis recuerdos. Ayúdame a conocer el poder mágico y reparador del sueño. Enséñame el arte de tomar pequeños descansos: reducir mi ritmo para contemplar una flor, charlar con un amigo, acariciar a un niño, leer un poema, oír un himno preferido.

Calma mi paso, Señor, para que yo pueda percibir en medio de la incesante labor cotidiana de los ruidos, luchas, alegrías, cansancios o desalientos Tu presencia constante en mi corazón. Calma mi paso, Señor, para que yo pueda entonar el cántico de la esperanza, sonreír para mi prójimo y callarme para escuchar Tu voz. Calma mi paso, Señor, e inspírame a enterrar mis raíces en el suelo de los valores duraderos de la vida, para que yo pueda crecer hasta las estrellas de mi destino mayor.

Gracias, Señor, por el día de hoy, por la familia que me diste, y sobretodo, por Tu presencia en mi vida.

Amén 

miércoles, 28 de enero de 2015

Señor, ayúdame a ser un buen cristiano




Señor, ayúdame a ser un cristiano tan consciente, que me dé cuenta de mis propias limitaciones; tan valiente, que no me hunda ante las inevitables dificultades de la vida; y tan humilde que llegue a descubrir que sin Ti nunca sabré llevar mi cruz de cada día.

Haz, Señor, que cuando me llegue el dolor o la prueba, no la mire nunca como un castigo que Tú me envías, sino como una oportunidad que me brindas de poder demostrarte que mi amor es serio y que soy consecuente con la fe que profeso.

Que el dolor, Señor, me haga cada vez más maduro, como persona y como cristiano; que me haga más comprensivo con los demás; que me haga más amable, más tierno y más humano; que cuando el dolor llegue a mi puerta, lejos de hacerme el mártir, o de tomar actitudes de víctima propiciatoria, sepa repartir paz y alegría en medio de los que me rodean.

Amen.


domingo, 25 de enero de 2015

Gracias



Las personas agradecidas saben apreciar mejor las cosas que poseen, saben valorarlas y disfrutar más de ellas. Esta actitud les permite avanzar con mayor alegría y optimismo en la vida.

Saber apreciar lo que tenemos nos ayuda a ser más felices. Si nos damos cuenta del valor de todos los detalles que vivimos, desde los que son aparentemente más banales hasta los imprescindibles, veremos que podemos sentirnos alegres por saber apreciar lo que tenemos.

No debemos acostumbramos a las cosas que poseemos y dejar de darle importancia, no podemos dejar de valorarlas o llegar incluso a perder su verdadero significado. Levantarnos por la mañana y ducharnos con agua caliente, tomar una taza de café o poder elegir la ropa que deseamos ponernos, son hechos que deberíamos valorar y agradecer. De esta forma, seríamos más conscientes de su importancia y los valoraríamos más.

Ser agradecidos y valorar lo que tenemos y lo que somos nos ayuda a dejar de concentrarnos en las situaciones negativas y fijar la atención en lo positivo. Las personas agradecidas saben que poseen muchas cosas buenas y eso les hace sentirse felices.

Además de los bienes materiales, de nuestros objetivos y de nuestras habilidades, tenemos que ser conscientes del amor que recibimos por parte de nuestra familia y nuestros amigos, valorarlo y disfrutar de ello.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...