Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 23 de enero de 2015

Se siempre agradecido



Tú eres un ser afortunado y por eso debes dar gracias, siempre gracias por lo inmensamente rico que eres. Es tanto lo bueno que tienes: salud, familiares que te quieren, amigos que se preocupan por ti. Tantas cosas buenas, pero sobre todo tienes el don de la Presencia de Dios en tu alma, lo cual tiene un valor incalculable e infinitamente valioso.

En realidad somos inmensamente ricos, pero somos tan inconscientes que no valoramos nuestros haberes positivos y por lo tanto no los aprovechamos y disfrutamos completamente. Sin embargo, nos quejamos todo el tiempo, somos una máquina de quejas y por eso andamos tristes y malhumorados.

Si diariamente hiciéramos un recuento de todo lo bueno que tenemos y diéramos gracias a Dios, así como a las personas que nos han ayudado a ser lo que somos, seríamos muy felices. 

Uno es más feliz en la medida en que es más agradecido. No esperes a mañana, haz hoy un recuento de las cosas buenas que posees. Adquiere el saludable hábito de hacer un recuento diario de tus haberes positivos y te asombrarás de tu inmensa riqueza personal.

Bienaventurados los que tienen espíritu de gratitud porque llevarán la felicidad donde quiera que vayan.Agradece todo lo bueno que hagan por ti, di gracias por todo y a todos. Admira las cosas buenas de la vida; enseña a otros a ser agradecidos, a descubrir lo que estás viviendo; no con afán exhibicionista, sino con el sano propósito de que descubran la belleza real de la vida.

Para penetrar en la belleza de la vida tú debes:
Purificar tu visión negativa de la vida:
Admirar lo bueno, apartar de ti todo lo negativo, recordar que proyectamos lo que percibimos.

Saber alabar: Conviértete en el poeta de lo lindo que hay en la vida. Canta las maravillas de la naturaleza, de la grandeza de Dios, de tus semejantes. Alaba siempre.

Agradece todo lo bueno que hagan por ti:
Di gracias por todo y a todos, recuerda que la gratitud es la memoria del alma buena. 

Como puedes ver, hay un buen número de formas en que podemos cambiar nuestra vida. Por supuesto, esto es si así lo deseamos; si lo llevamos a cabo y claro que podemos llevarlo a cabo si tenemos presente que con Dios somos Invencibles.

Mons. Rómulo Emiliani, c.m.f.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...