Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 20 de octubre de 2017

“Sentirme hijo de Dios me llena de esperanza”



Quizá no exista nada más trágico en la vida de los hombres que los engaños padecidos por la corrupción o por la falsificación de la esperanza, presentada con una perspectiva que no tiene como objeto el Amor que sacia sin saciar. (Amigos de Dios, 208)

Si transformamos los proyectos temporales en metas absolutas, cancelando del horizonte la morada eterna y el fin para el que hemos sido creados -amar y alabar al Señor, y poseerle después en el Cielo-, los más brillantes intentos se tornan en traiciones, e incluso en vehículo para envilecer a las criaturas. Recordad la sincera y famosa exclamación de San Agustín, que había experimentado tantas amarguras mientras desconocía a Dios, y buscaba fuera de El la felicidad: ¡nos creaste, Señor, para ser tuyos, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en Ti!. (…)
A mí, y deseo que a vosotros os ocurra lo mismo, la seguridad de sentirme -de saberme- hijo de Dios me llena de verdadera esperanza que, por ser virtud sobrenatural, al infundirse en las criaturas se acomoda a nuestra naturaleza, y es también virtud muy humana. Estoy feliz con la certeza del Cielo que alcanzaremos, si permanecemos fieles hasta el final; con la dicha que nos llegará, quoniam bonus, porque mi Dios es bueno y es infinita su misericordia. Esta convicción me incita a comprender que sólo lo que está marcado con la huella de Dios revela la señal indeleble de la eternidad, y su valor es imperecedero. Por esto, la esperanza no me separa de las cosas de esta tierra, sino que me acerca a esas realidades de un modo nuevo, cristiano, que trata de descubrir en todo la relación de la naturaleza, caída, con Dios Creador y con Dios Redentor. (Amigos de Dios, 208)

San Josemaría 

Oración de sanación



Señor, sé que me quieres feliz y en todo momento me haces llegar tu amor de muchas formas, a través de manifestaciones, detalles y gestos. 

Te doy gracias por todo lo que haces en mi vida y por todas las oportunidades que me brindas para ser feliz y hacer feliz a los míos.

Dame la gracia a vivir mi fe de acuerdo a tus enseñanzas, porque a través de ellas creo firmemente que puedo encontrar salvación y consuelo.

Ayúdame a tener un espíritu valiente y a no caer ante el enemigo malo, a confiar en tu Palabra y tus promesas que me alientan a mantenerme firme.

Creo en tu fuerza que levanta, en tu Espíritu que impulsa, en tu fidelidad y en tu protección y en tu gracia desbordante que me aparta de los peligros. 

Guía mis acciones a través del Espíritu Santo y lléname de poder para continuar en mis luchas y no darme por vencido de ninguna batalla.

Dame la fuerza y tu poder para vencer los miedos y estar libre de angustias y la fe necesaria para no sucumbir en el momento de las pruebas. 

Te amo Señor, aunque camine por sendas oscuras, no vacilare ni temeré, porque tu fuerza y tu poder están conmigo y Tú me infundes confianza. 
Amén

Pildoras de Fe


miércoles, 18 de octubre de 2017

Conocer a Dios.




Este es el objetivo que cada hombre debería proponerse con la ayuda de la gracia: Conocer a Dios. Porque de ello depende todo lo demás.

Si conocemos a Dios, podremos amarlo, porque nadie ama lo que no conoce, y si tenemos que cumplir el primer mandamiento que dice que debemos amar a Dios sobre todas las cosas, entonces es necesario que conozcamos a ese Dios que tenemos la obligación de amar.

¿Y cómo conocer a Dios?

Conociendo a Jesucristo, porque como Él mismo lo ha dicho, quien lo ve a Él, ve al Padre, ya que el Padre está en Él y Él está en el Padre, y son una misma cosa con el Espíritu Santo.

Leamos y meditemos el Evangelio, porque no hay otro camino para conocer a Dios, que estudiar lo que hizo y dijo Jesucristo.

Hoy se leen infinidad de libros más o menos buenos. Algunos son realmente malos, incluso religiosos pero lleno de herejías. Dejemos de lado esos libros y leamos más el Evangelio, no sin antes invocar al Espíritu Santo para que nos lo ilumine, porque nada de lo que hizo o dijo el Señor es inútil o sin un motivo.

Tengamos más amor por la Palabra de Dios, también por el Antiguo Testamento. Leamos todos los días un texto de la Biblia, siguiendo las directrices de interpretación que nos da la Iglesia Católica, y así iremos conociendo a este Dios que es todo Misericordia.

Pero también tenemos otro modo de conocer a Dios y es a través de la Creación. Sí, a través del universo creado podemos conocer la bondad y amor del Creador.

Otro camino es considerar nuestra vida, todo lo que Dios ha hecho por nosotros desde que fuimos concebidos en el seno materno, y ver la mano providente y amorosa de Dios en los acontecimientos de la vida.

También conoceremos a Dios a través de la oración, del rezo del Rosario, meditando los misterios de Jesús y de María, y hablando con Dios, ya que Él mismo nos irá comunicando luces y gracias con las que tendremos una experiencia de Dios y lo conoceremos más profundamente.

Cuanto más lo conozcamos, tanto más lo amaremos, porque con Dios no sucede como con los hombres, que cuando conocemos más a una persona a veces nos desilusionamos; sino que con Dios, cuanto más lo conocemos, tanto más nos enamoramos de Él, más perfecto aparece a nuestro ojos y más digno de amor. Y en esto no hay límite. Es más, si Dios por su bondad nos mostrara aunque sea una partecita de lo que Él es, ya quedaríamos arrebatados, arrobados por su belleza y nos encenderíamos en amor hacia Él.

El que no ama a Dios es porque no lo conoce bien, ya sea porque no lo quiere conocer o tiene una idea equivocada de Él.

Por eso es tan útil que cuando nosotros lo conozcamos más profundamente por la oración, la meditación y le lectura de su Palabra, también lo demos a conocer a nuestros hermanos que poco o nada conocen de Él, así lo amarán también como nosotros y serán felices ya en la tierra, y luego para siempre en el Cielo.


martes, 17 de octubre de 2017

Oración de sanación



Señor, ayúdame a descubrirte hoy en lo sencillo de mi día a día, en cada situación que experimente y en cada sonrisa que comparto con los míos.

Tú le has dado sentido a mi vida, me has enseñado la poderosa fuerza de tu amor manifestado en cada acto de bondad que he podido apreciar.

Quiero que tu fuerza renueve en mí el deseo de ser mejor. Librarme de todos esos sentimientos de inseguridad y apatía que habitan en mi corazón.

Señor, ven y sopla la fortaleza de tu Espíritu Santo sobre mí para que me ayude a creer, a seguir adelante y a ser coherente entre lo que creo y hago.

Quiero tener como Pilar fundamental de mi vida, porque solo Contigo quiero construir un futuro donde pueda alcanzar la paz y el impulso para triunfar.

Dame la certeza de caminar confiado en que tu auxilio nunca se aparta de mí ni me niegas tu gracia en mis combates más difíciles y peligrosos.

Ven y cúbreme con tu sombra poderosa e ilumina mis pensamientos para ser una persona decidida y dar los pasos necesarios para lograr mi felicidad.

Ven mi Dios y regálame los dones de tu Espíritu Santo para descubrir la voluntad y el plan de amor que tienes para conmigo y los míos. 

Amén

Pildoras de Fe

La fe debe guiar nuestra vida.



Diario vivir

La fe debe guiar nuestra vida, debe embeber todas nuestras acciones. Porque ¿de qué sirve tener fe si uno no tiene obras? Ya lo dice el Apóstol que la fe sin obras está muerta. Y las obras no son las acciones estrepitosas y llamativas, sino simplemente el vivir cristiano, el vivir de acuerdo a los Diez Mandamientos, siendo compasivos con todos, misericordiosos con los que más sufren, y dispuestos a perdonar todo y a todos para ser semejantes a Jesús que perdonó todo y a todos.

Por eso el mundo anda tan mal, porque los cristianos no vivimos de acuerdo a lo que creemos y así no damos buen testimonio ante el mundo.

A veces se escucha a ciertos católicos que dicen que tienen fe pero que en asuntos de negocios es mejor dejar la fe de lado y moverse con las máximas del mundo. ¿Son éstos verdaderos católicos?

Quien no está con el Señor, está contra Él, y quien no recoge con Él, desparrama.

No se puede estar con Dios y con el diablo, y tenemos que saber que no hay términos medios; o se está con Cristo o con el demonio. O se vive en gracia de Dios o se vive en pecado mortal.

En el mundo falta coherencia de vida porque los cristianos no viven lo que creen.

¿Pero Jesús, que es Dios, puede haber dicho algo inútil, algo que sea imposible de vivir y practicar? ¿Podemos creer que Él, siendo Dios y por lo tanto la Sabiduría infinita, se haya equivocado y nos haya dado unos consejos y leyes impracticables? Esto es desde todo punto de vista imposible. Entonces somos los hombres los que no queremos obedecer al Señor y no queremos ajustarnos al Evangelio sino que desfiguramos el Evangelio a nuestro gusto y tomamos lo que nos conviene y rechazamos o cambiamos el resto. Pero a Dios no lo podemos engañar.
Es tiempo de que comencemos a vivir bien nuestra fe, porque si decimos creer en Dios y en Jesucristo, es necesario que creamos a sus palabras, consejos y mandamientos, y que los llevemos a la práctica.
Así nuestro obrar será grato a los ojos de Dios y nos salvaremos y daremos buen ejemplo, tan necesario en estos tiempos de maldad generalizada.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...