Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 31 de diciembre de 2009

Oración de Fin de Año




Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.
Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado. Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios
nuevamente te pido perdón.

En este día iniciaremos un nuevo año y detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días
que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad . Amén

http://webcatolicod ejavier.org/ campanadas. html

viernes, 25 de diciembre de 2009

Hoy, Nace...


Hoy Nace, el sol divinidad
de la Virgen sin mancilla.

Hoy, el verbo se humilla
y se hace hombre mortal.

Hoy la Reina Celestial
pare del rey del firmamento

sin recibir detrimento
su pureza virginal

Adórate Verbo eterno
hijo del muy alto Padre

Nacido de pobre madre
en la yema del invierno

Gracias te doy niño tierno,
pues con tu divinidad

juntaste mi humanidad
para librarme del mal.



Siembra_Amor
http://www.mediafir e.com/file/ hftygqyumlm/ Hoy_Nace. pps

FELIZ NAVIDAD!!!

lunes, 21 de diciembre de 2009

NAVIDAD


No es el tiempo en el que más se reza, sino en el que más se compra.
No es el tiempo en el que más nos arrodillamos, sino en el que más nos adornamos y nos divertimos.
No es el tiempo en el que vivimos pendientes de la señal de la estrella para encontrar al niño Dios, sino pendientes de los anuncios de la televisión y la propaganda para encontrar lo que deseamos adquirir y lo que queremos estrenar.

¡Qué alteración de vida, qué frenesí en las calles, qué tumulto en la tiendas! ¡Cuánta vanidad, compromisos, felicitaciones y endeudamientos!

¡Cuanta sofocación y cuántos movimientos llenan la tierra! ¡Y qué soledad, qué desolación, qué intima paz llenan la gruta de Belén!

Las tiendas se abarrotan porque todos quieren "cosas". Y la gruta está vacía porque pocos quieren fe.
Todos están adorando su dinero y desperdiciando la riqueza de su salvación.

¡Qué contagio colectivo produce la sed insaciable de "tener"! Y qué lejos de todo parecen los preocupados por "ser", por entrar en su Navidad interior y ofrecer amor.

Hay culto de comercio, no adoración de Dios.

Hay religión de banquetes, no fuego de pesebre.

Hay fe de postalitas, no de espíritu divino.

Hay luces de foquitos, no de corazones encendidos.


Se abren las puertas para Dios ¡y entra el mundo! Abren los salones para los ricos y se olvidan de los pobres y de los tristes. Se pregona la gran verdad y parece una gran mentira. Suenan las campanas, se prenden los arbolitos, se aturden los hombres, todos comprometidos con la sociedad pero desprevenidos del Salvador del Mundo.
Vivimos con sentido porque Cristo nace. Ahí comienza nuestra salvación. Creemos con seguridad porque se hizo hombre para traer una doctrina. Caminamos con dirección porque desde su nacimiento nos trajo luz para mirar y eje para sostenernos.

Pero nuestro afán es de mucho supermercado y poco templo, muchas vidrieras y pocas "figuras", muchos festejos? y poca reflexión. Mucho trono, pero muy poco rey, mucho buscar y buscar sin encontrar con qué llenarse.
Como si el alma fuera un patético con moño de regalo, y el corazón, un ornamento de vitrina, y Dios, una bonita historia sin trascendencia en nuestra vida.
Todos se apresuran a cumplir las órdenes de la moda y de la sociedad, y pocos se detienen a meditar en el mandamiento del amor y en el sentido del misterio. Todos, en una doble Navidad, en un doble ramaje, una doble cara, una doble postura, una doble antena. Como si Cristo y el mundo moderno se pudieran encasillar juntos para pasar la Navidad.

Hay cosas que no pueden fundirse ni empatarse, ni confundirse. Cosas que se excluyen.

Porque no puedes arrodillarte y a la vez desenfrenarte. No puedes rezar en la iglesia y a la vez aplaudir el vicio fuera de ella; mirar el cielo y enlodar la tierra; pararte en el mundo y disfrazarte de lo que te convenza.

No puedes decir que nace Cristo mientras tú te diviertes, te insensibilizas, te disipas, te duermes. Cristo estableció el amor. Cristo cambió las costumbres por la conversión de la vida, y planeó la libertad del cristiano y la luminosidad de la vida.

No hay más que una Navidad y un Nacimiento para llenar los rincones de tu alma. No hay más que un niño Dios para llevar la luz al fondo de tu corazón. No hay más que una estrella para cuidar tus pasos.

Y si quieres proteger tu vida, no hay más que esa gruta para resguardarte.

Hoy es el día de los niños, de las tradiciones, de los pobres, de los desamparados. Del perdón espontáneo, de la plegaria tibia, del corazón fuera del pecho, de vaciar las alforjas, de pedir perdón?
¡Y lucirse en la caridad del Señor!


Autora: Zenaida Bacardí de Argamasilla
Libro: Con las Alas Abiertas

sábado, 12 de diciembre de 2009

Ya te falta poco para nacer....Oh Señor de la historia


Ya te falta poco para nacer....Oh Señor de la historia

Es el momento de pensar, de "bucear" en nuestro interior para ver si nos hace falta cambiar nuestro modo de ser, cambiar nuestra vida... para poder "regalarle" algo al Hijo de Dios.



¡YA TE FALTA POCO PARA QUE APAREZCAS.... OH, SEÑOR DE LA HISTORIA!

En la mitad del ADVIENTO... ¿Cómo estás nuestros caminos?

Todos sabemos que falta poco para que llegue la Navidad....y ahí andamos corriendo, hasta hemos hecho una lista para que no se nos olviden las "cosas" que tenemos que hacer, regalos, alimentos para la cena de Nochebuena o la comida de Navidad.... ¡y los turrones!, ah, eso si no nos pueden faltar y los vinos....otra cosa importante para brindar....

Cada quién, según sus posibilidades, trataremos que esa noche o día, se pueda celebrar lo mejor posible y sobre todo, si es que llega a ser en nuestra casa, quedar con el mejor de los éxitos....

Todo esto está muy bien, pero.... ¿Cómo están nuestros caminos? Los "caminos" de nuestro interior, los "caminos" de nuestro corazón....

Hace muchísimos años, Juan, comenzó a predicar la penitencia, un bautismo para el perdón de los pecados y su arrepentimiento, es tiempo de mortificación por eso vemos que los sacerdotes visten de color morado al celebrar la misa, y todavía muchos miles de años antes, podemos leer al profeta Isaías: "Ha resonado una voz en el desierto: Preparen el camino del Señor, hagan rectos sus senderos. Todo valle será rellenado, toda montaña y colina, rebajada; lo tortuoso se hará derecho, los caminos ásperos serán allanados y todos los hombres verán la salvación de Dios".

Es ahora cuando ha llegado nuestro tiempo... ¿Cómo preparamos esos "caminos"... sin allanar las crestas de nuestra soberbia, de nuestra altanería... sin poner rectos nuestros deseos de ambición cambiándolos por generosidad, sin suavizar esa aspereza pidiendo perdón o dándolo con un gesto de amor....?

Es el momento de pensar, de "bucear" en nuestro interior para ver si nos hace falta cambiar nuestro modo de ser, cambiar nuestra vida... para poder ofrecer "algo", para poder "regalarle" algo al Hijo de Dios que ya no tarda en llegar, que ya no tarda en aparecer en nuestra Historia, siendo El el Señor y Dueño de la misma, y sin embargo
lo vamos a ver naciendo en la más profunda humildad y solo ý únicamente por amor.

Es tiempo de regalar. y de recibir regalos..., todo está bien.

Pero El solo vino a buscar mi corazón para que lo ame.... ¿se lo daré?......

Autor: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net

martes, 1 de diciembre de 2009


Vino a cumplir la voluntad del Padre

La vida de una persona se puede edificar sobre muy diferentes cimientos: sobre roca, sobre barro, sobre humo, sobre aire...

El cristiano sólo tiene un fundamento firme en el que apoyarse con seguridad: el Señor es la Roca permanente (Isaías, 26, 5).

Nuestra vida sólo puede ser edificada sobre Cristo mismo, nuestra única esperanza y fundamento.

Y esto quiere decir en primer lugar, que procuramos identificar nuestra voluntad con la suya. No todo el que dice Señor, Señor, entrará en el reino de los Cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en los cielos, leemos en el Evangelio (Mateo 7,21).

La voluntad de Dios es la brújula que nos indica el camino que nos lleva a Él, y es al mismo tiempo, el sendero de nuestra propia felicidad.

El cumplimiento amoroso de la voluntad de Dios es a la vez, la cima de toda santidad. El Señor nos la muestra a través de los Mandamientos, de las indicaciones de la Iglesia, y de las obligaciones que conlleva nuestra vocación y estado.

La voluntad de Dios se nos manifiesta también a través de aquellas personas a quienes debemos obediencia, y a través de los consejos recibidos en la dirección espiritual.

La obediencia no tiene fundamento último en las cualidades del que manda. Jesús superaba infinitamente -era Dios- a María y a José, y les obedecía (Lucas 2, 51).

Cristo obedece por amor, por cumplir la voluntad del Padre, y hemos de considerar que el Señor se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz (Filipenses 2, 8).

Nosotros para obedecer debemos ser humildes, pues el espíritu de obediencia no cabe en un alma dominada por la soberbia.

La humildad da paz y alegría para realizar lo mandado hasta en los menores detalles. En el apostolado, la obediencia se hace indispensable:

“Dios no necesita de nuestros trabajos, sino de nuestra obediencia” (San Juan Crisóstomo, Homilías sobre San Mateo). Dios no exige que tengamos éxito, sino que le seamos fieles.

La voluntad de Dios también se manifiesta en aquellas cosas que Él permite y que no resultan como esperábamos, o son incluso totalmente contrarias a lo que deseábamos o habíamos pedido con insistencia en la oración.

Es ese el momento de aumentar nuestra oración y fijarnos mejor en Jesucristo. Especialmente cuando nos resulten muy duros y difíciles los acontecimientos: la enfermedad, la muerte de un ser querido, el dolor de los que más queremos. Dios sabe más.

El Señor nos consolará de todos nuestros pesares y quedarán santificados. Todo contribuye al bien de los que aman a Dios (Romanos 8, 28).

Pidámosle a la Virgen que en todo momento nos identifiquemos con la voluntad del Padre.

www.adorasi.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...