Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 31 de enero de 2014

Vivir un día a la vez




Aprender a vivir el día a día es un arte, siempre estamos tratando de vivir todas las cosas al mismo tiempo, las penas, las alegrías, las tristezas, la felicidad y el amor.

Y por cada día que vivimos con todas esas mochilas que tanto nos pesan, dejamos de disfrutar la vida, la cual se supone deberíamos vivir en plenitud y en armonía. Ese día del que debiéramos disfrutar es hoy.

Deja las sombras del pasado y espera pacientemente el futuro, todo llega, nada queda detenido, no vivas en forma apresurada pues así sólo vivirás con tristezas ya que no dejarás paso a la felicidad.

Aprende a vivir este día. No habrá otro igualNuestras mochilas siempre están y estarán en nuestras vidas, ya es hora de deshacerse de las mochilas de recuerdos y del dolor que en su momento te dejaron con el corazón destrozado.

Hay que saber tirarla a un lugar donde no la encuentres. O a su defecto, guardarlas en el fondo de tu corazón, porque no se puede vivir sin pasado pero de ti depende que ese pasado lo tomes como experiencia y no lo hagas parte de tu vida hoy mismo.

Da un descanso a lo que quedó atrás y no fue grato para tu vida. ¿Para qué recordarle hoy? ¿Qué ganas con ello? Mejor guárdalo como en un rincón del alma… porque cuando piensas en ello duele y aún lo sientes en tu piel.
¡Olvídalo, eso fue AYER!

En nuestro interior siempre llevaremos mochilas en las que guardamos alegrías, ilusiones, penas y todos los sentimientos que nuestro corazón un día albergó.
Algunas son bonitas y llenas de amor, pero al fin y al cabo también son mochilas y también pesan. Y entre una mochila y la otra, vivimos la vida agobiadas por el ayer, miedosos por el futuro, con demasiado peso para nuestras vidas.

Debemos aprender a soltar, a dejar que nuestro día a día pueda ser vivido de a poco y lentamente, con una cosa a la vez.Si hoy estás feliz disfruta de ello, no temas, sólo vívelo, ya tendrás tiempo de buscar soluciones si algo sale mal; no te agobies pensando en el futuro. Lo que suceda el día de mañana es desconocido y eso puede asustar, pero hoy vives el día de hoy.
Disfruta del día que estás viviendo hoy.

jueves, 30 de enero de 2014

Contigo, Señor, mis primeros pasos



Para apoyarte en aquello que, para el mundo
y para nosotros, Tú tienes pensado.
Y trabajar, sin desmayo ni tregua,
para que muchos o algunos encuentren su felicidad en Ti.

Contigo, Señor, mis primeros pasos.
Porque, cuando me dices “sígueme”,
siento que, todavía, no te conozco lo suficientemente.
Que, soy cristiano sin saber lo que significa
y que me da miedo seguirte por lo que ello implica.

Contigo, Señor, mis primeros pasos.
Porque, cada día, nos das una oportunidad para seguirte.
Una hora en la que decir “sí” o un “no”.
Porque, siendo jóvenes, mayores o ancianos,
Tú pasas por la orilla de nuestra vida
pidiendo algo tan grande, como personas
que crean, esperen y te amén a Ti, Señor.

¿Daré mis primeros pasos, Señor?
¿Dejaré algo por Ti?
¿Haré algo por tu Reino?
¿Sacaré mis excusas para quedarme sentado en lo mío?

¿Cómo dar mis primeros pasos, Señor?
¡Ah! ¡Ya lo sé, Señor!
Dejando que Tú, conviertas todo lo que en mí, Señor,
está un tanto desorientado y pervertido.
¡Gracias, Señor!

P. Javier Leoz

miércoles, 29 de enero de 2014

ORACIÓN A SAN JOSÉ DE SANTA TERESA

 
Glorioso Patriarca San José, cuyo poder sabe hacer posibles las cosas imposibles, venid en mi auxilio en estos momentos de angustia y dificultad. 
Tomad bajo vuestra protección las situaciones tan serias y difíciles que os encomiendo, a fin de que tengan una feliz solución. 
Mi bienamado Padre, toda mi confianza está puesta en Vos. 
Que no se diga que Os he invocado en vano y puesto que Vos podéis todo ante Jesús y María, mostradme que vuestra bondad es tan grande como vuestro poder.  

Amén.

martes, 28 de enero de 2014

La esperanza



Cuando se pierde la esperanza se pierde todo y de nada sirve seguir, es como continuar sin combustible, como estar vacío, como ser un cuerpo y nada más que solo se desplaza de aquí para allá.

La esperanza es un gran motor y no debemos detenerlo. Si tantas veces hablamos de la fuerza de nuestros pensamientos, si sabemos que somos imanes de atracción, si estamos convencidos de que todo depende de uno mismo, si leemos y leemos, vamos a talleres y tratamos de ser un bálsamo en la vida de los otros, aconsejándolos y dándoles fuerzas ¿por qué luego dejamos que en nuestras propias vidas el dolor, el sufrimiento, la injusticia, el desamor y tantas otras cosas, nos hagan perder las ilusiones, y dejamos que la esperanza se apague lentamente?

Hoy puede ser un día diferente; está en vos ser como las aves, ellas nos dan a diario una enseñanza que no podemos dejar pasar, porque aún cuando las encontramos heridas en una vereda, están piando con la esperanza de ser oídas por sus compañeras y de esa forma poder seguir volando..

Amiga, amigo... en estos tiempos en que la esperanza parece ser una palabra olvidada, te pido que cierres los ojos lentamente y que veas tu problema, lo que hoy te preocupa está ahí frente a tí... entonces enciende ese motorcito que apagaste cuando la tristeza o la incertidumbre te dejaron sin fuerzas y lentamente comienza a imaginar, a soñar que todo puede ser mejor, que los problemas pueden tener solución y que está ahí, muy cerca la posibilidad de volver a empezar y de ser feliz... 

¡Vamos! Enciende la llama de la esperanza en tu vida, y estoy seguro que tu vida cambiará...


 


lunes, 27 de enero de 2014

Mis limosnas me han salvado.


"Mientras rezaba en mi habitación, vi aparecer ante mí una especie de torbellino de fuego, sobre el que se sostenía un hombre que conocía mucho que había muerto. Cuando le reconocí, tuve un movimiento de sorpresa y turbación interior. ¡Era esta ilusión o subterfugio diabólico? Me santigué y la paz invadió mi alma; después pregunté a este hombre si quería repetir conmigo: "Jesús; María y José, yo os amo "; el lo hizo.
Este hombre había tenido una espantosa reputación. No era creyente y
despreciaba la religión. Se le había llamado libertino, sin escrúpulos, incapaz de una buena acción, duro hacia sus empleados y familia, jugador, en fin, se le había cargado con todos los pecados. Había muerto en un accidente, sin haber tenido tiempo de recibir los sacramentos, y en una pequeña localidad las malas lenguas van de prisa: se habían hecho numerosos comentarios sobre su muerte y su probable condenación eterna. Inconscientemente, yo había sido tributario de esas opiniones, aunque al verle en el purgatorio me consolé mucho. Hacía más de veinticienco años que había muerto. Me miró, yo le sonreí; recé por él y entonces exclamó:

¡Gracias hijo mío, gracias !
Si Dios permite que me manifieste aquí,es que quiere aliviar mis penas y permitir que sea consolado después de tanto tiempo. Nadie rezó por mí en mi familia, mis seres cercanos me han olvidado; he conocido un terrible Purgatorio que merecen mis innumerables pecados, pero me salvé ya lo ves.

Me sentí feliz de verle así; el continuó.

¿Sabés lo que ha salvado?
Las limosnas que dí, los numerosos socorros que hice llegar a tantas personas 
necesitadas y muchas de esas buenas personas a las que socorrí han rezado y rezan por mí sin saber que soy yo quien les envío la ayuda, pues lo hice en secreto y de forma anónima.
Ya ves que no hay que juzgar nunca a nadie,no confiar nunca en las apariencias.
¿Quieres rezar por mí y pedir a mis hijos que rueguen por mí?
Esto glorificará al Señor adelantando mi liberación
Se lo prometí y se mostró feliz. Se santiguó y desapareció de pronto; yo me quedé meditando sus palabras.
 
del libro "El Purgatorio" una revelación particular. 
Ediciones Rialp.

 https://www.facebook.com/pages/COMO-SALVAR-1000-ALMAS-DEL-PURGATORIO/178359984482

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...