Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 31 de marzo de 2018

Madre Dolorosa


En Ti, oh Virgen Dolorosa, recuerdo la síntesis de todos los episodios meditados por mí. ¡Qué gracias místicas no deben haberte sido concedidas en medio de aquella angustia! Gracias para sentir en Ti misma los propios dolores del Redentor. No es sin razón que, bajo cierto ángulo, Tú puedes ser llamada Co-Redentora.

Es a Ti que recurro y de Ti que me valgo, gimiendo bajo el peso de mis pecados, en la inconmovible convicción de que «jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a tu protección, implorado tu asistencia, reclamado tu socorro, haya sido desamparado de Ti».

Madre Dolorosa, es a Ti a quien recurro, imploro y reclamo perdón por mis pecados, por mi salvación eterna y por la santificación de mi alma. Y mucho te pido aún por la sociedad en general, y por la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, para que lleguen a la plenitud de su esplendor y gracia, y pueda, así, ser realizada la proclamación universal del triunfo de tu Inmaculado Corazón prometido y anunciado en Fátima.

https://www.facebook.com/virgendefatimapy/posts/1585260184927664

viernes, 30 de marzo de 2018

LAS SIETE PALABRAS DE LA MISERICORDIA DE CRISTO.

 

Os dejo con la mirada en la Cruz de mi Cristo bendito de la Misericordia. Que su mirada nos traspase para herirnos de amor! Una foto preciosa de L. Bello. 

I. «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen»

Cuando hacemos daño a una persona, en el fondo, no sabemos lo que hacemos. Nos estamos haciendo daño a nosotros mismos. Estamos haciendo daño a Dios.
Jesús, enséñanos a medir las consecuencias de lo que hacemos, ayúdanos a pedir perdón y a perdonar.

II. «En verdad te digo: hoy mismo estarás conmigo en el Paraíso»

¡Qué fácil es robarte el Paraíso! No lo merecemos, pero tu corazón, sin puertas, siempre abierto, nos lo ofrece cada día.
Sólo tenemos que desearlo, pedirlo y disfrutarlo.

III. «¡Mujer, he ahí a tu Hijo! ¡He ahí a tu madre!»

Señor Jesús, en la cruz, agonizante, nos ofreciste el último presente, el más hermoso. Nos regalaste a María, tu madre, que, a partir de ese día es también nuestra Madre.
María, Madre de Jesús y madre nuestra, queremos acogerte como el mejor tesoro, como la perla más preciosa. Ayúdanos a acompañar a Cristo, que sigue sufriendo en los más pobres.

IV. «Dios mío, Dios, mío, ¿por qué me has abandonado?»

Dios mío, Dios mío, ¿Por qué nos abandonas en la duda, en el miedo, en la impotencia?  ¿Por qué te callas, Dios, por qué te callas delante de la mentira, la mentira y la injusticia?
En la hora de las tinieblas, fortalece nuestra fe, para que nunca dudemos de que Tú siempre estás con nosotros, aunque calles.

V. «¡Tengo sed!»

Jesús, tienes la sed del Amor que no te damos. Tienes la sed de todas las personas que desean un mundo más humano, más alegre, más fraterno.
¡Danos sed de Amor, de vida plena! ¡Danos sed! La sed nos conducirá al agua viva que sólo Dios nos puede dar.

VI. «Todo está consumado»

Jesús, todo está cumplido por tu parte. Tú ya lo has hecho todo, todo bien. El Padre te confío la misión de amarnos y reconciliarnos y lo has dado todo.
Señor, danos luz y fuerza para continuar y completar tu misión, para entregarnos del todo, a fin de que el perdón y el amor de Dios llegue a toda la humanidad.

VII. «¡Padre, en tus manos entrego mi Espíritu!»

Tú viniste del Padre y ahora al Padre vuelves. Y el Padre te acoge satisfecho, por tu entrega sin medida. Descansa en Paz, por fin, Jesús, en la Paz del Padre, eterna.
Padre, en tus manos depositamos nuestras vidas y entregamos los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren. En tus manos, encontramos la Paz y la fuerza que resucita.


https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213480458665525&id=1222719012


TRES DE LA TARDE. Hora de la Santa Misericordia. HA MUERTO EL SEÑOR. Sólo se oye el llanto digno de María, el sollozo de Juan y los soldados que se mofan de un supuesto rey que no ha vencido. Afuera,  hay lluvia. El Cielo llora. Silencio y paz. PADRE, POR LA DOLOROSA PASIÓN DE TU HIJO, TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS Y DEL MUNDO ENTERO! Santo Dios, santo Fuerte, santo Inmortal ten misericordia de nosotros y del mundo entero!

"Cristo me amó y se entregó a la muerte por mí" (Gal 2, 20)


https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213482420514570&id=1222719012



Imágenes: Google

Madre, toma el paño de mi vida...


Madre, toma el paño de mi vida y con él recoge la Sangre derramada de tu Hijo en tantos corazones que son pretorios llenos de flagelos... Yo también soy causante de esa sangre. Es sangre limpia y gratuita de amor. Déjame consumirla para que no se pierda. Déjame recogerla para ir redimiendo con Él hermanos. Déjame adorarla, pasarla por mis labios y corazón para sentir a mi Dios vivo, cerca, Redentor de mi corazón...SOMOS PAÑO VIVO EN LAS MANOS DE NUESTRA MADRE!

IGLESIA SANTA, RECOGE LA SANGRE DE TU SEÑOR. CUSTÓDIALA. ENTRÉGALA. DERRÁMALA CON LA TUYA!


https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213480990998833&id=1222719012

jueves, 29 de marzo de 2018

El día en que más se ha amado...


Jueves Santo es el día en que más se ha amado, un amor que traspasa el espacio y el tiempo y que llega hasta nosotros como el eco de una inmensa explosión. Este amor se concreta en la institución de la eucaristía, la institución del orden sacerdotal y el mandamiento del Señor sobre el amor fraterno. En la celebración eucarística de hoy queremos actualizar y dejarnos alcanzar por la fuerza de este amor expansivo.

El amor de Jesús, extremo y extremado era de una categoría desconocida entre sus contemporáneos, como una realidad de otro mundo. Sus actitudes y gestos de amor tenían toque de gracia, eran como una creación nueva. Todos se admiraban. Amaba a los niños, y ya no querían despegarse de él. Amaba a los pobres, y lo sentían como el mayor tesoro de sus vidas. Amaba a los enfermos, y los curaba con su ternura. Amaba a los pecadores, y empezaban, entre lágrimas, a revivir. Iba atando a todos con ataduras de amor.

Amar, servir, dar la vida. El Señor le dice hoy a Pedro: lo que yo hago tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde. El gesto de lavar los pies es un gesto que realizaban los esclavos a los amos, es el gesto que realiza Jesús: he venido a servir. Es verdad, es difícil de entender, no se corresponde con la lógica de este mundo. Ningún apóstol es del todo consciente de lo que está pasando, del “signo” que está haciendo Jesús, de lo que les está regalando.

La experiencia de la última Cena fue una de esas realidades que marcan la historia humana, una realidad intensa y encendida, una página bellísima, un acontecimiento que llegó a ser un punto de referencia inolvidable. En la última Cena también hubo ambiciones, los discípulos discutían sobre los primeros puestos; hubo traiciones negras, con nombres de Judas; pero, superando negruras y bajezas, hubo cascada luminosa, incendios de amor.

Gracias Jesús por hacerte presente en la eucaristía, gracias por los sacerdotes que te sirven a través de su ministerio entregado, gracias por el amor de tantos hombres y mujeres que, poniendo en ti los ojos, aman y dan la vida por los demás. Ayúdanos a llenarnos de este amor desbordante y explosivo. Enséñanos a amar sin medida, a amar hasta que duela, a darlo todo en lo cotidiano de nuestras vidas, a amar al que no lo merece ni agradece, a regalar amor al que no ha conocido la fuerza de este don. Tú amor, Jesús, salvará al mundo. ¡Feliz día del Amor Fraterno, feliz Jueves Santo!


https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213469597434001&id=1222719012

miércoles, 28 de marzo de 2018

MIÉRCOLES SANTO... JUDAS VENDE AL SEÑOR...


Hay momentos en la vida en los que hay que estar dispuestos y preparados para “dar la cara”, situaciones en las que no debemos dar marcha atrás, que deben ser afrontadas con firmeza, valentía y decisión. Son situaciones difíciles, inevitables, para las que no acabamos de estar del todo preparados y ante las cuales no es legítimo huir, pues debemos pasar por ellas; “apechugar” se dice en el español coloquial.

La liturgia de la Palabra de este Miércoles Santo nos recuerda que el momento de la Pasión de Jesús se va acercando y Él sabe que, por nosotros y en obediencia al Padre, tiene que afrontar lo que se le viene encima. Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos. A lo largo de su misión Jesús ha ido tomando conciencia de este gran paso de entrega y amor que le va a pedir el Padre; lo ha ido anunciando a sus discípulos sin que estos acabaran de comprender. El momento está cerca, llega la hora crucial de Jesús. Ante este acontecimiento, sitúate por unos instantes en su lugar, en su interior: qué pensará en esos instantes, cómo se sentirá. Son momentos cruciales, de mucho nerviosismo e intensidad, llega la prueba definitiva del amor en la que Jesús no huye, sino que da la cara: ¿A quién buscáis?[…] Yo soy.

El tercer cántico del Siervo que se proclama hoy en la primera lectura nos describe la actitud de Jesús, profetizada por Isaías: yo no resistí ni me eché atrás: ofrecí la espalda a los que me apaleaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante ultrajes ni salivazos. El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado. Tengo cerca a mi defensor.

Confianza absoluta, entrega por entero, abandono en el Padre, amor hasta dar la vida. Estamos a punto de asistir a este misterio máximo de amor que ha cambiado el curso de la historia, pero cuyo desarrollo y expansión va a seguir dependiendo de que nosotros lo pongamos en práctica, lo llevemos decididamente a la vida.

Acompaña en tu oración de hoy al Señor en estos momentos previos a su Pasión; ponte en su lugar y pídele que Él también te acompañe en los momentos cruciales de tu vida donde se te pida un gesto de amor aunque te duela, momentos para los que nunca acabamos de estar del todo preparados, pero ante los cuales nunca estaremos solos si dejamos al Señor estar a nuestro lado. 

Vengo a Amarte
Señor, dame la libertad y la esperanza
frente al poder y el odio cada día.
Tómame de las manos y endereza
mis sendas hacia Ti cuando me pierdo.

Quiero besar tu nombre, releerlo
en la piedra, en el agua, en la mirada
llena de golondrinas y luceros
de los niños al sol, solos y frágiles

Lavo mi frente hoy de la tristeza, 
mis manos de recuerdos y delitos.
Pongo mis pies en medio de tus sendas
y extiendo el corazón ante tus ojos.

Señor, antiguo amigo, novio ausente
y cercano a la vez, 
bajo mis noches de atribulada luna,
vengo a amarte
a espaldas de los hombres y los árboles...

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213458430234828&id=1222719012

lunes, 26 de marzo de 2018

Le inundó de nardo el alma!


DOS CONTEMPLACIONES en este LUNES SANTO:

1) Dice san Bernardo: "MARÍA denota que con este perfume los pecadores nos ungimos al principio de nuestra conversión, sanando las heridas de nuestro pecado pasado..." 

2) Tal vez al intuir que el tiempo se acaba, que la presencia de los nuestros es un regalo, que el amor abraza pero no encadena... todo se ve distinto. Todo lo que entreguemos a Dios, Él lo devolverá con creces rompiendo el frasco de alabastro de su Cuerpo. En Jesús, en su Cuerpo entregado y Sangre derramada, está el perfume del amor que nos hace vivir y vivir con la dignidad de hijos y no esclavos. Esta es la vida eterna ya en esta tierra. A los pobres se les socorre fácil. Ser y sentirse pobre para que Dios nos salve no es tan fácil.

La cena en Betania es preludio de la última cena. Es también la hora del amortajamiento. En Betania, seis días antes de la Pascua, en casa de sus amigos, se anticipa el desenlace de la crisis; era preciso que María guardase el perfume para el día del enterramiento del Señor, pero ella acaba de derramarlo sobre los pies del Maestro.

Jesús ha quedado marcado ya para la muerte, del mismo modo que el cordero es marcado para ser llevado al matadero. El juicio ha sido ya ejecutado: ya solo es cuestión de días. 
El que se dirige al sepulcro no grita, ante sus acusadores guarda silencio. Es el tiempo de la semilla hundida en la tierra. La hora del grano es la del silencio. 

Y en esta hora aparece Maria con su silencioso gesto de amor, de adoración, sin cálculo ni medida: un perfume sumamente caro que llenó toda la casa con su fragancia, imagen de lo que tiene que ser el verdadero seguidor de Jesús. Pero a la donación total sin limites se contrapone la tacañería de Judas Iscariote. Son los dos tipos de seguimiento: María y Judas. El amor dilató el corazón de una, la mezquindad cerró de par en par el corazón del otro. La hora de Betania, es sin duda, la hora donde flota ya en el aire el perfume de la Pascua.

Roto el vaso de alabastro,
-todo es poco para el que ama-
fue aquel perfume de nardo
su óbolo de enamorada.

Cristo quebró su alabastro
en la mañana de Pascua.
“¡María!” … “¡Rabonni!” … Nardo.
¡Le inundó de nardo el alma!

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213437430629851&id=1222719012

domingo, 25 de marzo de 2018

HOSANNA! ¡HOSANNA!


En pollino, pequeño y renqueante, irrumpes en la ciudad de la paz, pasas por delante de los muros que verán impasibles cómo se mata al Profeta entre los profetas.

Preámbulo de victoria y, a la vez Señor, aparente derrota o contradicción:

¿Es así como arrolla el Hijo de Dios?

¿Es así como vence el amor?

Y, con laureles en las manos, los que somos menos humildes, cantamos, pregonamos y proclamamos:

¡Hosanna al Hijo de David!

¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

¡Paz al mundo! ¡Paz! ¡Paz!

Y, en nosotros como en los que te aclamaban entonces, se cumple todo lo que esperábamos de Ti.

Hoy, Señor, bien lo sabes, se mezcla en esta fiesta de la alegría, la vida, y la peregrinación hacia la muerte, el júbilo, y la cruz que se levanta invisible en el monte, nuestro deseo de seguirte y la cobardía de los que huiremos en la tarde del Jueves Santo.

Déjanos acompañarte, Señor.

Déjanos subir contigo a la ciudad santa.

Déjanos servir como Tú lo haces.

Y, por encima de la multitud de ramos y palmas, se divisan las horas con más pasión y amor por ningún hombre, jamás vividas.

Vamos contigo, Señor, hasta el final.

Vamos contigo, Jesús, hasta el Calvario.

Nos arrancarás de la muerte, con tu muerte.

Con tu cruz, nos redimirás.

Nos resucitarás, con tu resurrección.

Te revistes de humildad, Señor.

y… te decimos: ¡HOSANNA!  ¡HOSANNA!

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213423899531582&id=1222719012

viernes, 23 de marzo de 2018

Virgen de Caridad, la más querida!



No quisiera escribirte en la distancia,
tan sólo conjugarte cada día:
mi pasado y mi futuro en cercanía,
mi presente, primero en importancia.

A Ti, Madre del Verbo hecha sustancia,
Virgen de Caridad y Madre mía,
murmullo celestial en sinfonía
y excelsa primavera de fragancia.

A Ti, que eres castillo y fortaleza
de mi profundo amor y mi pecado,
nacidos de los poros de mi vida.

Y así es como Te escribo, con terneza,
con el amor que con tu amor me has dado,
¡Virgen de Caridad, la más querida!
                                             
 (F. J. Carretero, 1.981)

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2085890794785078&id=100000925343982

jueves, 22 de marzo de 2018

Acto de abandono a la Divina Providencia

“Mi Dios, no sé lo que va a pasar en este día. Sé, sin embargo que todo lo que me suceda Tu lo has dispuesto, previsto para mi mayor bien. Me basta saberlo, oh mi Dios, para sosiego y tranquilidad de mi corazón.

Sé que todo estará conforme con tu voluntad, y que el Amor infinito que me consagras con el Padre, el más amable y amigo, el más fiel. Soy como un niño frágil, que nada puedo ni en el orden de la naturaleza, ni de la gracia, y ni siquiera puedo tener un buen pensamiento en Ti.

Me entrego totalmente a tu amor paternal, sabiendo que, así como la madre lleva sólo para el bien al hijo que tiene en brazos, así Tu y mejor que ella, sólo puedes darme lo mejor para mi felicidad, santificación y salvación. Me abandono enteramente a tus santos, impenetrables y eternos designios, y a ellos me someto de todo corazón.

Quiero todo, acepto todo, te ofrezco todo uniéndome al sacrificio de Tu querido Hijo Unigénito y mi Salvador. En nombre de Jesucristo, por su Santísimo Corazón y por sus merecimientos infinitos, te pido la paciencia en el sufrimiento y la perfecta conformidad con Tu voluntad por todo lo que Tu quieras y permitas.

Amén


https://es.aleteia.org/2017/10/31/para-jesus-no-existe-novena-mejor-que-esta-y-solo-tiene-9-palabras/





lunes, 19 de marzo de 2018

Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”


Oh san José, cuya protección es tan grande, tan fuerte y tan inmediata ante el trono de Dios, a ti confío todas mis intenciones y deseos.
Ayúdame, san José, con tu poderosa intercesión, a obtener todas las bendiciones espirituales por intercesión de tu Hijo adoptivo, Jesucristo Nuestro Señor, de modo que, al confiarme, aquí en la tierra, a tu poder celestial, Te tribute mi agradecimiento y homenaje.
Oh san José, yo nunca me canso de contemplarte con Jesús adormecido en tus brazos. No me atrevo a acercarme cuando Él descansa junto a tu corazón. Abrázale en mi nombre, besa por mí su delicado rostro y pídele que me devuelva ese beso cuando yo exhale mi último suspiro.
¡San José, patrono de las almas que parten, ruega por mi! Amén.

https://es.aleteia.org/2018/03/10/esta-antigua-oracion-a-san-jose-es-conocida-por-no-fallar-nunca/

domingo, 18 de marzo de 2018

SAN JOSÉ, PATRÓN MÍO



SAN JOSÉ, PATRÓN MÍO, reviste mi corazón del vestido del tuyo. Tu vestido cotidiano ha sido el amor de Jesús, ese amor de locura con que nos ha amado hasta el extremo, que ha dado su perdón y sus vestiduras a quien lo estaba crucificando...” YA ESTAMOS EN LAS PRIMERAS VÍSPERAS DE SAN JOSÉ. BENDITO DÍA ELEGIDO POR DIOS...

NOS HABLAS, JOSÉ
Con tu silencio como respuesta
y con tus pisadas, suaves y humildes,
nos muestras el camino de la fe.
Con tu silencio, obediente y puro,
hablas, más que con palabras, con tus propias obras.

¡Sí; José!
Acercarse a tu pecho es sentir el rumor de Dios. Nadie como Tú, José, habló tanto en imperceptibles palabras:
Tu vida fue un canto a la obediencia
Tu caminar se convirtió en letra impresa
Tu sendero marcó un antes y un después
para los que, como Tú, queremos seguir dejando huella.

¡NOS HABLAS, JOSÉ!

Desde la bondad frente a tanto odio
Desde la fe ante las dudas que nos rodean
Desde el silencio cuando el ruido nos atenaza
Desde la responsabilidad
cuando caemos bajo el peso de nuestras fragilidades

¡NOS HABLAS, JOSÉ!
En sueños que, mirando al cielo, se convierten
en destellos divinos
En sueños que, mirando a la tierra,
nos empujan a ser decididamente rectos
En sueños que, en las noches oscuras,
disipan preocupaciones y horas amargas.

¡NOS HABLAS, JOSÉ!
Sin elocuencia pero con la verdad de tu vida
Sin ruido pero con la decisión de tu cayado
Sin, subidas o bajadas de ángeles,
pero con los pies en la tierra
Sin riqueza en tu hogar ni monedas en tu túnicapero con el tesoro inmenso de tu fe sin límites.

¡Sí! ¡Así nos hablas, José!
Toda tu vida es páginas por escribir
de alguien que ya habló con su propia existencia.
Amén

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213358039965134&id=1222719012

sábado, 17 de marzo de 2018

La coraza de San Patricio


 Con esta foto del Padre Pío de hace unos momentos, os comparto, en este día de san Patricio, su oración coraza. Dios protege y cuida a sus pequeños...

*La coraza de San Patricio*

Me levanto hoy
Por medio de poderosa fuerza,
la invocación de la Trinidad,
Por medio de creer en sus Tres Personas,
Por medio de confesar la Unidad,
Del Creador de la Creación.

Me levanto hoy
Por medio de la fuerza del nacimiento de Cristo y su bautismo,
Por medio de la fuerza de Su crucifixión y su sepulcro,
Por medio de la fuerza de Su resurrección y asunción,
Por medio de la fuerza de Su descenso para juzgar el mal.

Me levanto hoy
Por medio de la fuerza del amor de Querubines,
En obediencia de Ángeles, En servicio de Arcángeles,
En la esperanza que la resurrección encuentra recompensa,
En oraciones de Patriarcas, En palabras de Profetas,
En prédicas de Apóstoles, En inocencia de Santas Vírgenes,
En obras de hombres de bien.

Me levanto hoy
Por medio del poder del cielo:
Luz del sol,
Esplendor del fuego,
Rapidez del rayo,
Ligereza del viento,
Profundidad de los mares,
Estabilidad de la tierra,
Firmeza de la roca.

Me levanto hoy
Por medio de la fuerza de Dios que me conduce:
Poder de Dios que me sostiene,
Sabiduría de Dios que me guía,
Mirada de Dios que me vigila,
Oído de Dios que me escucha,
Palabra de Dios que habla por mí,
Mano de Dios que me guarda,
Sendero de Dios tendido frente a mí,
Escudo de Dios que me protege,
Legiones de Dios para salvarme
De trampas del demonio,
De tentaciones de vicios,
De cualquiera que me desee mal,
Lejanos y cercanos,
Solos o en multitud.

Yo invoco éste día todos estos poderes entre mí y el malvado,
Contra despiadados poderes que se opongan a mi cuerpo y alma,
Contra conjuros de falsos profetas,
Contra las negras leyes de los paganos,
Contra las falsas leyes de los herejes,
Contra obras y fetiches de idolatría,
Contra encantamientos de brujas, forjas y hechiceros,
Contra cualquier conocimiento corruptor de cuerpo y alma.

Cristo escúdame hoy
Contra filtros y venenos, Contra quemaduras,
Contra sofocación, Contra heridas,
De tal forma que pueda recibir recompensa en abundancia.

Cristo conmigo,
Cristo frente a mí,
Cristo tras de mí,
Cristo en mí, Cristo a mi diestra,
Cristo a mi siniestra,
Cristo al descansar,
Cristo al levantar,
Cristo en el corazón de cada hombre que piense en mí,
Cristo en la boca de todos los que hablen de mí,
Cristo en cada ojo que me mira,
Cristo en cada oído que me escucha.

Me levanto hoy
Por medio de poderosa fuerza, la invocación de la Trinidad,
Por medio de creer en sus Tres Personas,
Por medio de confesar la Unidad,
Del Creador de la Creación.


https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213345128162347&id=1222719012

De ...Las glorias de María'


"Se cuenta en la vida de Sor Catalina de San Agustín que en el pueblo donde moraba había también una mujer llamada María, que habiendo sido escandalosa en la juventud, no era mejor siendo ya vieja, por lo cual la echaron del pueblo, y se refugió a una cueva, donde al cabo murió medio podrida, sin sacramentos y abandonada de todo el mundo, y así, la enterraron en el campo como a una bestia.

Sor Catalina, aunque acostumbraba encomendar a Dios muy de veras las almas de todas las personas que allí morían, habiendo sabido la desgraciada muerte de la vieja, no pensó en pedir por ella, teniéndola, como ya todos la tenían por condenada.

Al cabo de cuatro años se le aparece de pronto un alma en pena, que le dice: -Catalina, ¿he de tener yo tan mala suerte? Tú encomiendas a Dios a todos los que mueren aquí, y sólo de mi alma no tienes compasión.- ¿Quién eres? -le preguntó la sierva de Dios.- Soy María, la que murió en la cueva.- ¡Cómo!, ¿tú en carrera de salvación?- Sí - Volvió a decir el alma-, lo estoy gracias a la misericordia de la Reina del cielo. Oye como fué.

Cuando ya ví cerca la muerte, mirándome tan abandonada y llena de pecados, volví los ojos a la Madre de Dios, diciendo: Señora, no hay quien me valga en este último trance; pero Vos acogéis a todos los desamparados. Vos sois mi única esperanza, Vos sola me podéis ayudar; tened compasión de mí. No se hizo sorda la Virgen Sacratísima; me alcanzó de Dios la gracia de hacer un acto de verdadera contrición, morí entonces, y así me salvé.

Ahora en el purgatorio me ha obtenido también el favor de que se me abrevie la pena, haciendo que sufra con más intensión lo que hubiera tenido que padecer por muchos años, y sólo me falta que se celebren algunas misas por mi alma, las cuales te pido que me mandes decir, y yo te prometo rogar siempre en el cielo por ti a Dios y a su Santísima Madre.-

Cuidó Sor Catalina que al instante se aplicasen las misas, y a los pocos días se le volvió a aparecer el alma más resplandeciente que el sol, dándole gracias por el beneficio, y diciendo que iba a la gloria a cantar para siempre las misericordias del Señor y a rogar por ella."

San Alfonso María de Ligorio, libro: 'Las glorias de María', parte primera, capítulo 1º, página 10.

https://www.padre-hernanvergara.com/…/una-mujer-pecadora-sa…

viernes, 16 de marzo de 2018

Olvidar el pasado.

El pasado nos impide volver a empezar, porque nos hacer recordar lo que fuimos o lo que dejamos de ser, y nos ata las alas del espíritu para poder desplegarlas y comenzar una nueva vida.
Debemos aprender a vivir el momento presente, sin lamentarnos por el pasado, porque mientras pensamos y repensamos en el pasado, se nos pasan las horas y los días, y así nunca comenzamos de nuevo.
Y tenemos que hacer el esfuerzo de olvidar también las ofensas que nos hicieron, porque si guardamos rencor y odio, y no sabemos perdonar de corazón, seguiremos siempre atados no sólo al pasado, sino a Satanás, que nos tendrá capturados en su red, y así no tendremos nunca paz, porque la paz viene de un corazón reconciliado con Dios y con los hermanos.
Dicen los santos que: “La imaginación es la loca de la casa”. Y efectivamente tenemos que saber dominar y controlar nuestra imaginación, que nos lleva al pasado, o al futuro, y no nos deja vivir bien el presente, comenzando cada día una nueva vida.
Dejemos de lamentarnos por las cosas que hicimos o que no hicimos, pues Dios ya sabía desde la eternidad que las haríamos o que no las haríamos, y ha provisto para darnos la oportunidad de empezar de nuevo, y ser mejores personas a partir de hoy.

jueves, 15 de marzo de 2018

Tiempo de conversión.

Mensaje espiritual
Cuándo moriremos? ¿Dentro de diez años? ¿Dentro de unos pocos meses? ¿Mañana? ¿Hoy mismo? No lo sabemos, y por eso debemos estar preparados y con las “valijas hechas”, es decir, estar preparados significa estar en gracia de Dios por medio de la confesión sacramental, con las cuentas arregladas con Dios.
No dejemos para más adelante la confesión, sino confesémonos con frecuencia, por lo menos una vez por mes. Y si estamos en pecado mortal, no dejemos la confesión para otro día sino que hoy mismo vayamos a confesarnos, porque no sabemos si el mañana nos será concedido por Dios, y si morimos en pecado mortal, nos condenamos para siempre en el Infierno.
La Virgen en todas sus apariciones nos viene pidiendo, cada vez con más urgencia, la conversión. No dejemos para mañana nuestra conversión, sino comencemos hoy mismo. Decidámonos a cambiar de vida hoy, a vivir como Dios quiere, cumpliendo los Diez Mandamientos. ¿Que podemos caer en pecado? Por supuesto que podemos caer, pero para eso está la confesión que nos levanta del lodo y nos vuelve a poner en el camino que lleva al Cielo.
En este mundo hay que luchar. ¡Ay del que no lucha!, muy pronto será devorado por el demonio y arrastrado a la perdición.
Jesús nos ha dado el ejemplo en todo, y solo debemos imitarlo en todo. Jesús oró mucho, muchísimo, ¡y era Dios! ¿Y nosotros, pobres hombres, queremos salvarnos sin orar? Si queremos ir al Cielo es necesario que recemos todos los días, perseverando hoy, mañana y pasado mañana, y siempre, hasta que culminemos la carrera con la corona de la victoria.
La conversión no se da una sola vez en la vida sino que cada día hay que convertirse más profundamente. Es un trabajo de toda la vida, hasta el último aliento. Ya lo dice Job, que es milicia la vida del hombre sobre la tierra. Y a Dios se lo llama el “Dios de los Ejércitos”. Si hay ejércitos es señal de que hay contienda, entre el Cielo y el Infierno, entre nosotros los cristianos y las fuerzas del mal.
¿Hay mayor aventura que ésta en la que estamos inmersos? A veces vamos a ver alguna película de aventuras y salimos encantados. ¿Pero hay una aventura mayor que esta que cada uno de nosotros está viviendo en su vida? Porque de cómo salga el resultado de esta peripecia, así será también la eternidad que merezcamos: Cielo o Infierno, y ambos eternos.
Tomemos conciencia de estas cosas y veamos la vida de otra manera a partir de hoy. Veámosla con aspecto marcial, porque tenemos que combatir contra los enemigos del alma: mundo, demonio y carne. Pongamos todo de nuestra parte y con la ayuda de Dios saldremos victoriosos.

Oración de sanación


Señor, quiero darte gracias por todo tu amor y tu amistad. Quiero buscarte con todo mi corazón, entregarme del todo a Ti y sentir que vivo para Ti.


Quiero comprender tu palabra y tus acciones; pero no quiero comprenderlo sólo con la mente sino también desde lo más profundo de mi corazón.

Tú te revelaste a los más pequeños, a los marginados, a los pecadores, y yo me cuento entre todos ellos. Creo que Tú eres mi luz y mi salvación.

Gracias por estar atento a mi vida, dándome tu fuerza para salir adelante. En Ti puedo ver el amor del Padre que me espera, Tú eres reflejo de su bondad.

Sé que cuento contigo cada vez me dirijo a Ti buscando tu consuelo, porque tu misericordia es infinita y está al alcance de todos los que te buscan.
Hazme caminar siempre tomado de tu mano. Quiero construir mi vida en base al amor y al servicio, siguiendo tu voluntad que es la misma del Padre.

Dame de tu sabiduría divina para decidir siempre por tu amor y tu perdón y así librarme de todo aquello que pueda causarme angustia y dolor.

Confío en Ti, en tus bendiciones y en tu presencia amorosa que renueva mis fuerzas y no me abandona en el momento de la prueba. Amén

Píldoras de Fe

sábado, 10 de marzo de 2018

SÁBADO DE MADRE EN CUARESMA...



+ ¡EN TU CORAZÓN DE MADRE!

Duermo mis sueños y entrego mis dolores.
Encuentro consuelo, compasión y cariños.
Descubro mis anhelos, miedos y fracasos.

Sí, Madre, acepto vivir como Tú:

En el corazón del Padre mi condición de creatura.

En el corazón del Hijo mi humanidad tierna y frágil.

En el fuego del Espíritu mi deseo de vivir para el Amor...

En tu corazón silencioso me descubro
En tu corazón casto me purifico
En tu corazón maternal me alimento
En tu corazón sencillo me hago niño

Te pido un abrazo, una caricia, una palabra…
Ayúdame a caminar hacia tu Hijo mi hermano.
Descúbreme los secretos de tu alma enamorada...

Porque cuando se ama, el corazón se clava
se fija y se entrega para estar con el amado,
mirándolo en silencio y escuchando sus miradas.

Amén.

María, Reina de La Paz, ruega por nosotros

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213272015534577&id=1222719012

viernes, 9 de marzo de 2018

Corre a la presencia de Cristo


 Buenas noches, mis hermanos!!! OS BENDIGO CON CARIÑO CON LA TERNURA DE JESÚS.

Una persona puede ir al cielo sin salud, sin riquezas, sin dinero, sin honores, sin haber aprendido nada, y sin amigos, pero nunca sin Cristo. Nos espera Jesús con lágrimas en los ojos y amor que salva en el corazón en el Sacramento de la reconciliación. El tiene la paz de quien se sabe amado. Seamos humildes. La humildad es la etiqueta que exige el ceremonial para las audiencias con Dios.

Objetivemos nuestra vida en su presencia no en la presencia de quienes pueden destrozar tu corazón. El sí lo ama con prudencia y ternura. SABES? DIOS NO LE HA HABLADO MAL DE TI A NADIE. Por eso te puedes dejar amar por Él. 

Corre a la presencia de Cristo, como en la foto, para que El bese tu vida, la recupere, la dignifique, la limpie, la vuelva fiesta! Es amor que no defrauda porque llena ese hueco del corazón que nadie puede ni sabe llenar y lo llena devolviendo a la realidad el espejismo de la vida que se da cuando vivimos la cruz sin Cristo. O a Cristo sin cruz. Os quiero y bendigo pidiendo al Corazón de Cristo que no nos suelte en ninguna circunstancia!

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213257360288205&id=1222719012

jueves, 8 de marzo de 2018

Sos cuna y vida...



 Hermanas mías, la mujer plenamente realizada no es aquella que obtiene grandes éxitos profesionales a costa del descuido de su familia. Tampoco aquella que se queda en casa de una manera egoísta, cómoda e insatisfecha. O la que es dueña de sí sin ser dueña de su corazón y de la vida en su vientre. La mujer que se siente realizada, es la que ama y se siente amada, la que se entrega de manera plena, a su marido,  a sus hijos o la vocación consagrada,  a sus amigos y a la sociedad.

La mujer fue creada del Costado del hombre, como la Iglesia del costado de Cristo. Estáis llamadas a ser amadas así y a amar así. Nacistéis de un Costado. No de los pies para ser pisoteadas. No de la cabeza para ser superiores. Sino del lado para ser iguales. Debajo del brazo para ser protegidas. Y al lado del corazón para ser amadas. OS BENDIGO CON CARIÑO. SOIS CUNA Y VIDA.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213249187323886&id=1222719012

miércoles, 7 de marzo de 2018

Jesús camino del Calvario


Jesús camino del Calvario. Le circundan personajes de todos los tiempos. El personaje del traje pudiera representar al espectador que mira hacia el eje de la historia que es Jesús. Espectador que toca a Jesús pero que no ha sido capaz de convertirse en su Cirineo. No ha sido capaz de dejarse llamar "hijo"... es aquel que toca y alcanza pero no apuesta por el Amor. El del traje somos muchas veces nosotros.

Está Napoleón, Galileo Galilei, Cristóbal Colón, dictadores, papas, Santos y también grandes asesinos de la historia. Por todos ellos y nosotros llevó Jesús su Cruz y murió en ella... CRISTO NO QUIERE ESPECTADORES QUIERE HERMANOS DE SANGRE!


https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213242981328740&id=1222719012

domingo, 4 de marzo de 2018

Tengo sed!


¡Tengo sed! ¿Qué quiere decir esta sed de Cristo? ¿Qué significa esta voz que resuena en el Calvario y a través de los siglos?

María está allí, pero Él no le pide a Su Madre. Pide a los soldados, pide a los que le estamos matando, a todos nosotros. De María no tiene sed. María le ha saciado, María ha colmado y calmado su sed.

La sed física de Jesús debió de ser extrema. Nos podemos imaginar: la lengua partida, los labios resecos, el paladar como una teja… todo ello por la pérdida de sangre. ¡Una sed tremenda!

Era un tormento para Él esa sed física en ese momento, una sed que le abrasaba y Él grita esa sed, grita su sed física. Pero gritando esa sed, grita una sed mucho más profunda: la sed ardiente de Jesús es sed de que el Padre sea conocido y amado, sed de darnos Agua Viva, sed del don del Espíritu Santo. Óyele como nos dice: “¡Tengo sed! ¡Tengo sed de ti! ¡Tengo sed de tu fe, de tu amor, de tu entrega! ¡Tengo sed de unirte a Mí! ¡Tengo sed de entrar en ti, de inundarte, de anegarte, de empaparte con Mi Espíritu Santo!” ¡Jesús tiene sed de mi sed! ¡Jesús tiene sed de que yo tenga sed de Él!

“Si conocieras el don de Dios, tendrías sed de Él y lo pedirías, y Jesús te lo daría.” Nosotros, un poco como la Samaritana, podríamos decirle: “Pero, Señor, ¿cómo me vas a dar Tú agua a mí, si estás muerto de sed, si tienes una sed ardiente?”

La sed de Cristo es la sed de la fuente. Si una fuente tuviera sed, tendría sed de que vinieran a beber del agua que mana de ella. Jesús tiene sed de derramar en ti la vida divina, sed de que dejes paso en tu corazón y en todo tu ser a la misericordia de Su Corazón que ansía derramarse en el mundo.

Podría decirte también a ti el Señor: ¿Tuve sed, y no me diste de beber?

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213201230404993&id=1222719012


sábado, 3 de marzo de 2018

Préstame Madre...


Préstame Madre tus pensamientos, e ilumina mi mente con la luz de tu sabiduría.

Préstame Madre tus ojos, para con ellos mirar, si con ellos miro, nunca volveré a pecar

Préstame Madre tus labios, para con ellos orar, si con ellos oro Jesús me podrá escuchar.

Préstame Madre tu lengua, para poder comulgar, pues es tu lengua materna de amor y santidad.

Préstame Madre tu corazón, para poder perdonar y cambiar mi corazón de roca por uno celestial.

Préstame Madre tus manos, para poder trabajar, si con ellos trabajo, rendirá una y mil veces más.

Préstame Madre tu manto, para esconder mi maldad, pues cubierta con tu manto al cielo he de llegar.

Préstame Madre a tu Hijo, para poderle yo amar, y esa será mi dicha para toda la eternidad.

Amén.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213104298461755&id=1222719012

viernes, 2 de marzo de 2018

NUESTRA CRUZ SIEMPRE TIENE CRISTO


OS DOY MI BENDICIÓN JUNTO A ESTE POEMA TAN PRECIOSO DE PEMÁN. Os lo acompaño con las imágenes de mi Medjugorje particular en mi habitación de Roma. NUESTRA CRUZ SIEMPRE TIENE CRISTO. Tres Avemarías por los jóvenes y por los enfermos.

Cuerpo llagado de amores,
yo te adoro y te sigo
Señor de los Señores,
quiero partir tus dolores
subiendo a la cruz contigo,
quiero en la vida seguirte, 
y por sus caminos irte alabando
y bendiciéndote...
y bendecirte sufriendo...
y muriendo, bendecirte...

Quiero Señor en tu encanto
tener mis sentidos presos,
y unido a tu cuerpo Santo,
mojar tu rostro con llanto,
secar tu llanto con besos.
Señor, aunque no merezco
que Tú escuches mi quejido,
por la muerte que has sufrido
escucha lo que te ofrezco,
y escucha lo que te pido:

A ofrecerte, Señor vengo mi ser,
mi vida, mi amor, mi alegría, mi dolor´
cuanto puedo y cuanto tengo
cuanto me has dado, Señor,
y a cambio de este alma llena de amor
que vengo a ofrecerte, dame una vida serena
y una muerte santa y buena...

José María Pemán

Enrique Álvarez Moro

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213144354423129&id=1222719012

jueves, 1 de marzo de 2018

CRISTO DE LA MISERICORDIA, SANGRE DE MÁRTIRES!



Este poema lo compuse para la Semana Santa 2016. Este poema quiso y quiere ser oración y consagración. Memoria espiritual que dejo en el Corazón de mi Señor. Homenaje a mis hermanos de la Misericordia.Cada estrofa viene encabezada con una cruz. Quince cruces. Las estaciones del Vía Crucis más la primera del Vía Lucis -La resurrección-. La Misericordia será más fuerte que la miseria... siempre!)

+
En el leño santo de la Cruz,
con libre amor, besada,
se duerme, con misericordia,
para hacer nuevas todas las cosas,
Cristo, el nuevo Adán...
para arrebatar,
con justicia, nuestras vidas,
de las garras de Satán.
+
Cristo de la Misericordia,
sangre de mártires,
cierras tus ojos sin dejar de velar.
Con el corazón desgarrado,
dime, sueña…
tu hermano de sangre,
¿qué destino verá?
+
“En el Paraíso conmigo estarás.
Soy, del Padre, su Rostro y su Amor.
Soy, de los hombres, el rey de los corazones…
Porque si, en verdad, se ama…
nunca, en verdad,
se atiende a razones.”
+
Hijo bendito de la Dolorosa…
que sales porteado
sobre los hombros
de los hermanos.
A tu paso… ¿Qué encuentras?
¿Qué ves? ¿Qué te duele?
Tambores, incienso, oración…
Cristo a nuestra altura,
Dios, abierto en carnes…
en puro, santo y desnudo amor.
+
Cristo de la Misericordia y de los mártires,
esencia de esta tierra gijonesa,
que con fe y clemencia te adora…
añoramos, de veras, tu abrazo
y esperamos, con paciencia,
la Hora…
+
Desatarte las manos
¡quién pudiera!
quitarte los clavos hechos plata…
con sangre preciosa del martirio
para descansarte…
¡quién lo lograra!
+
No quiero darte vinagre sino amor.
No quiero darte ingratitud sino verdad.
Besar tu Corazón desbordante
de santo amor y divina fidelidad.
+
Consagra tu familia y tu ciudad
con tu mirada santa…
Que el demonio no haga estragos,
en tu heredad, con su lacra.
+
Duérmete en la carne, Jesús,
duérmete mi bien…
Si Tú no te duermes,
"resucitado", “hijo”, “heredero”…
nunca podré ser.
+
Los cielos, en tarde de Jueves santo,
en Gijón, se rasgan,
la misericordia, sin cesar,
se abaja, llueve.
La tierra, aunque bañada por el mar,
necesita ser esponjada;
la mirada de Dios reposa leve.
+
Cristo santo de los mártires,
de los que luchan
y, en batalla, dan fe.
Lógranos del Padre la misericordia;
logra la Casa, logra la vida,
los hermanos, la mies.
+
Tres santas miradas:
La dolorosa, su Hijo
y al que tanto quería, San Juan.
Calvario bendito,
pasión agraciante,
Iglesia santa,
donde la paz del alma…
del cielo viene y al prójimo se da.
+
No merezco nada,
Cristo de la Misericordia.
Que me salve de la muerte,
sólo tu amor anhelo;
Amarte, servirte siempre
porque me amaste Tú primero.
+
Sólo Tú eres digno de fe,
por la sangre, el madero,
los clavos.
Hasta la última gota de sangre,
cantarán, con su vida,
tus pobres y elegidos hermanos.
+
Danos la gracia de ser
"cáliz" sagrado
donde, tu compasión y tu gloria,
humildemente y ,por tu gracia, recojamos…
Y todos beban… y todos…todos…
en la misericordia seamos
del Padre…hijos;
en el Hijo…¡amados!

ENRIQUE ÁLVAREZ MORO, Sacerdote y hermano de la Santa misericordia

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213175914092101&id=1222719012
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...