Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 19 de enero de 2015

Vive la vida en plenitud



La esperanza no es fingir que no existen los problemas.
Es la confianza de saber que estos no son eternos, que las heridas curarán y las dificultades se superarán. Es tener fe, es nuestra fuente de fortaleza y renovación, en el Espíritu Santo dentro de nosotros, que nos guiará desde la oscuridad hacia la luz.

Cuando el amor de tu vida no te quiere, cuando la llamada que esperas nunca llega, cuando no consigues el trabajo que deseas, cuando no recibes la invitación que esperabas... el mensaje no es que no te lo mereces... el mensaje no es que no eres importante... El mensaje es que tu mereces algo mejor como hijo del Altísimo.

Cada vez que sientas decepción por no recibir lo que deseas o esperas, no lo veas como rechazo o mala suerte... simplemente piensa que es una tremenda oportunidad a algo mucho mejor de lo que esperabas y que Jesús tiene guardado para ti.

Nuestra vida está hecha de millones de momentos, vividos de mil maneras diferentes. Algunos, buscamos amor, paz, armonía.

Otros, sobrevivimos día a día. Pero no hay momentos más plenos que es aquel en el cual descubrimos que la vida, con sus alegrías y sus penas, es mejor cuando la entregamos al Señor y la vivimos día a día.

Este es el conocimiento que nos otorga la Verdad más maravillosa que es Jesús. Aunque vivamos en una mansión de cuarenta cuartos, rodeados de riqueza y siervos, o luchemos de mes en mes para pagar el alquiler, tenemos el derecho como hijos de estar totalmente satisfechos, agradecidos y vivir una vida con verdadero significado.

Día a día tenemos ese derecho que fue comprado en la cruz del calvario, gozando cada momento y regocijándonos con cada bendición, porque cada día es una nueva bendición y podemos empezar de nuevo y realizar todos nuestros sueños con la ayuda de Jesús.

Cada día es nuevo, y si lo vivimos plenamente en Él, podremos realmente gozar de la vida y vivirla en plenitud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...