Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 5 de agosto de 2012

¿Cómo no estar enamorado?

Muchos piden, y no saben lo que piden.
Cada hombre, con cada Comunión Eucarística, ya debería estar saciado, pues tienen al Todo en sí. Tiene todo. Tiene a Dios.

¿Cómo no estar enamorado?

Y aún muchos piden cosas inútiles y vanas, cosas materiales y terrenales. Hoy al igual que ayer, muchos entienden el Reino de Dios como un reino terrenal, materialista, político. Dios es un Dios eterno y todo lo que piensa está entrelazado con la vida Eterna.

¿Cómo no estar enamorado?

¡Ay si muchos supieran que la respuesta a todos los problemas de la vida cotidiana está en el Evangelio! Palabra viva que se proclama en el Altar. Cristo hablando por medio del sacerdote. Cristo que pasa, que sale a nuestro encuentro, que nos indica el camino.

¿Cómo no estar enamorado?

¡Si tuvieran Fe y 'vieran' al Señor, como se hace 'obediente' lleno de mansedumbre, pobreza y humildad a la voz del sacerdote y se encierra en la Sagrada Hostia! Deberíamos temblar cuando vemos a un sacerdote decir las palabras de la consagración, pues Cristo ha tomado su boca, sus manos, su ser. El 'ser' del sacerdote, en ese momento es el 'ser' de Cristo.

¿Cómo no estar enamorado?

Y con la misma fuerza que el Verbo de Dios dijo: 'Hágase la luz, y la luz existió', en cada Altar se repite esa Palabra creadora, llena de fuerza y poder: 'Esto es mi Cuerpo, esta es mi Sangre', y evidentemente, con la fuerza de su Palabra Creadora, ésta se hace verdadera, real, sustancial. Cuando el sacerdote muestra la Hostia consagrada, ahí está Dios! No necesitamos verlo, sabemos que es así, no dudamos de que Su Palabra es viva y veraz.
Cristo vivo y glorioso, resucitado realmente presente en los Altares, encerrado en cada sagrario de la tierra. Se le podría llamar el 'prisionero del amor', pues la causa de que esté allí eres 'tú'.
¡Y en la Santa Misa, la Virgen Santísima, contemplando llena de gozo y amor el misterio escondido desde antaño!

¿Cómo no estar enamorado?

Todo lo que Dios ha hecho lo ha hecho por amor y lleno de amor. ¿Qué decir del Sacramento del Perdón? ¡Qué fácil hace las cosas Dios, y qué difíciles los hombres! Dios nos da el perdón gratuitamente, y Él mismo nos espera oculto en el sacerdote, en el confesionario. Todo esto debería marcar profundamente toda nuestra vida.

¿Cómo no estar enamorado?

Pues aún así, hoy hay muchos que no se confiesan, por temor, por vergüenza, por falta de fe. Dios es misericordioso, pero también es justo. Dios perdona siempre y cuando pidamos perdón. Ahora bien, mientras no pidamos perdón, Él no puede perdonar, pues sería atentar contra Su justicia. No porque a Él le falte misericordia, sino porque el pecador le faltó humildad y arrepentimiento. Por eso el cielo es eterno, porque una vez la persona se salva, eternamente no podrá pecar. Y el infierno es eterno, porque una vez la persona muere sin pedir perdón, Dios estará eternamente sin perdonar, y el pecador eternamente sin poder pedir perdón. Basta que digamos arrepentidos, llenos de fe: 'Perdóname, sálvame', para que Dios nos perdone y nos alcance Su misericordia.

¿Cómo no estar enamorado?

Pero no esperemos hasta el último momento, mientras podamos vivir en gracia desde hoy. Hoy Cristo nos espera en el confesionario, y se ofrece como auténtico 'manjar' en la Eucaristía. Aprovechemos esta vida, el mayor regalo que Dios nos ha dado. Este es el tiempo de Misericordia. Hoy es el 'día' de la misericordia. Mañana será el 'día' de la justicia. Estos hechos deberían revolucionar nuestra vida. Moriríamos de alegría si descubrimos la fuerza salvadora y el amor gratuito del Señor.

¿Cómo no estar enamorado?

Es imposible no enamorarse de quien es el Amor mismo.

Dios nos siga bendiciendo.

Tu hermano en Xto,

Alejandro


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...