Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 30 de agosto de 2012

Cuando tú perdonas



Cuando tú perdonas puedes mantenerte
en paz y tranquilidad.

Cuando tú perdonas no le haces ningún favor
a tu agresor, sino que te haces un gran favor
a ti mismo,  pues el perdón es la mejor receta
del mundo para curarte de la amargura.

Cuando estás resentido, cuando no perdonas,
significa que te has quedado estancado
en el pasado, y eso es muy perjudicial
para tu salud.

Cuando no perdonas, atraes a tu vida dolor
y sufrimiento y en muchos casos enfermedad física.

Ningún ser inteligente puede tener en sus manos
un carbón encendido, teniendo la posibilidad de soltarlo.

Si tú has perdonado de verdad, cuando venga
el recuerdo de la ofensa a atormentarte puedes decir:
"Eso ya pasó, ya está completamente perdonado. 
Es más, ya lo olvidé, tú no tienes poder sobre mí. 
¡Vete, no te necesito!".

Y si siempre le tratas de igual forma, esa energía
se irá debilitando cada vez más, hasta que
en algún momento desaparecerá completamente.

En el tema del perdón no podemos ser hipócritas
o inconscientes, porque internamente sabemos
si hemos perdonado o no.

Si quieres vivir sano, comienza por limpiar tu mente. 
Comienza por perdonarte a ti mismo por todo lo malo
que hayas hecho o creas haber hecho. 
Reconoce tus faltas, no le eches la culpa a nadie. 
Responsabilízate por lo que hiciste. 
Pídele perdón a Dios, y comprométete a no volver
a cometer el mismo error otra vez.

Nuestros pecados pueden ser muy grandes,
pero la Misericordia de Dios es infinita.

celebrandolavida.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...