Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 3 de agosto de 2012

¿Qué me das, Señor, a cambio?



De mi confianza cuando la deposito en ti,
y me alejo de los que me prometes otros paraísos.
¿Qué me das, Señor, a cambio?
De mi seguimiento y de mi fidelidad,
de mi silencio o de mi reconciliación,
de la ofrenda de mi vida o de mis esfuerzos.

¿Qué me das, Señor, a cambio?
De mi fe,
aunque sea débil y hasta interesada.
De mi constancia,
aunque a veces me quede por el camino.
De mi audacia,
aunque en momentos piense más en mí que en Ti.

¿Qué me das, Señor, a cambio?
¿Me darás, tal vez, la Vida Eterna,
frente a esta efímera?
¿Tal vez tus palabras verdaderas
en contra de las falsas que me rodean?
¿Tal vez tu mano cuando otras me abandonan?

¡Necesito que me des tanto, Señor!
Tú presencia, cuando me encuentro huérfano.
Tu luz, cuando la oscuridad eclipsa mi esperanza.
Tu cielo, cuando sólo veo tierra y más tierra.
Tus mandamientos, cuando construyo una vida a la carta.
Tu respuesta, cuando ya nadie me escucha ni me responde.

¡Dame, Señor, sobre todo tu persona!
Que temo no encontrarte en la dirección por donde busco
o, tal vez, hacerme un “dios” a mi medida.
Que temo encontrarte demasiado rápido,
sin cambiar mis días en poco o en nada.
Que temo confundirte con otros señores,
y disfrazarte de comodidad y de riqueza,
de orgullo y de existencia del todo fácil.

¡Ven a mi encuentro, Jesús!
Y aléjame de todo aquello que me impide ser tu testigo,
de todo aquello que me aleja de tu reino,
de todo aquello que me confunde y me degrada,
de todo aquello que, simplemente, no eres Tú.
Amén.

P. Javier 
celebrandolavida.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...