Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 5 de mayo de 2017

En días negros.



En momentos difíciles que nos tocan en la vida, es bueno pensar en las cosas buenas y en todo lo que hemos recibido de Dios y de la vida. Porque a veces vemos todo negro y no atinamos a rememorar tantas cosas buenas que nos han pasado, que hemos vivido. 

También la Santísima Virgen guardaba todas las cosas en su Corazón, como nos dice el Evangelio, y las meditaba en su interior. Y así, llegado el tremendo drama del Calvario, cuando veía a su Hijo en tan atroz sufrimiento y abandono, Ella recordaba el día glorioso en que lo dio a luz en Belén, y el canto de los ángeles y todos los milagros y obras de su amado Hijo, y eso la consolaba, la sostenía en su casi infinito sufrimiento. 

Nosotros debemos ser inteligentes y, si nos damos cuenta de que estamos en uno de esos días negros o en momentos malos y tristes, tenemos que pensar en las cosas buenas que nos han pasado, en lo bueno que hemos recibido de Dios y de los hombres, de las criaturas y de la vida. Y a no quejarnos de que no hemos recibido nada, porque todos hemos recibido mucho de Dios, y Él nos ama infinitamente. 

Pero es que, además de pensar en lo bueno que nos pasó, también tenemos que meditar que no es esta vida terrena y miserable nuestro destino final, sino que nuestra Patria es el Cielo, que Dios nos ha prometido y al cual estamos seguros de llegar, si vivimos de acuerdo a la Ley de Dios. 

Entonces recordemos esto: Cuando nos llegue ese momento triste, ese día negro, esa oscuridad en la mente o en el alma, encendamos una luz con la evocación de todas aquellas cosas buenas y bellas que hemos recibido a lo largo de la vida. Incluso remontémonos más allá del tiempo, al momento en que Dios nos pensó y con un latido de su querer amoroso nos creó, por amor y para que seamos felices. 

Aprendamos de María, que guardaba y meditaba todas las cosas en su corazón. Porque Dios nos ha creado con un corazón y una mente, y es para que los usemos. Reflexionemos un poco para no perder la esperanza y la alegría de vivir. 

La vida está mechada de claros y oscuros, de luces y sombras, de alegrías y tristezas, de dolores y de gozos; pero está en nosotros que cuando atravesemos un momento difícil, busquemos consuelo y ánimo en los buenos momentos vividos, en los dones que hemos recibido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...