Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 10 de octubre de 2017

Nada más pecado.




De pecadores a santos



Ningún enfermo puede curarse si no reconoce que está enfermo y decide comenzar el tratamiento que lo llevará a la salud. 

Así también el pecador que quiera salir del pecado, deberá reconocer que es pecador y que necesita del Médico divino, Jesucristo, para recuperar la salud del alma.

Nosotros, por nosotros mismos, somos la nada, más el pecado. Entonces ¿por qué no acudimos a Dios, el Único que Es, y que nos puede hacer grandes en su Reino?

Y si hemos sido muy pecadores, o aún lo somos, entonces tenemos que amar mucho al Señor, puesto que si Él nos perdona todo, debemos amarle más porque nos perdona mucho, y mucho tenemos que amarle, ya que a quien más se le perdona, más demuestra su amor, según palabras del Señor en el Evangelio.

Así que jamás pequemos, pero si pecamos, no nos desanimemos, y aprovechemos esa humillación para subir más alto, arrojándonos a la Misericordia de Dios, para que transforme todas nuestras miserias y haga una obra maestra, un santo de Dios.

Los santos no fueron de otro planeta, sino que muchísimos de ellos fueron grandes pecadores, y tenían los mismos defectos que nosotros e incluso mayores. Pero quisieron ser perfectos, y pidieron ayuda a Dios y la secundaron con su buena voluntad, y ahora son estrellas en el Paraíso, y modelos para nosotros.

Todos debemos ser santos, ya que Dios a todos nos da las gracias suficientes para que lo seamos. De nosotros depende, pues Dios nos da todo. Está en nosotros el saber aprovecharlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...