Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 15 de octubre de 2017

Vivir el momento presente




En estos tiempos en que la humanidad es cada vez más dominada por el Maligno y el odio y la guerra se esparcen por el mundo, a veces nos da miedo pensar en el futuro. 

Pero el futuro no sabemos si llegará, lo único que poseemos es el momento presente y éste nos sirve para que el futuro sea menos trágico. Por eso vivamos bien el momento presente, confiados en Dios y tomados de su mano caminemos por este mundo con la mirada puesta en el Cielo que nos espera, sabiendo que todo lo de aquí abajo es relativo y pasajero.

Tampoco podemos cambiar nada de nuestro pasado. Hay gente que mira mucho hacia atrás, hacia su vida pasada, sus errores más o menos graves, y se queda anclada en el pasado y queda impotente para vivir bien el momento presente. Que no nos suceda esto a nosotros. Dejemos nuestro pasado a la Misericordia de Dios y avancemos como hombres nuevos, como si recién hubiéramos salido de las manos del Padre, pues de otra manera estaremos desalentados y este recuerdo triste y angustioso del propio pasado solo nos estorbará para vivir con plenitud el momento presente. Ya Jesús lo dice en el Evangelio, que quien pone su mano en el arado y mira hacia atrás, no es apto para el Reino de Dios. Y recordemos que la esposa de Lot se convirtió en estatua de sal por mirar hacia atrás.

Así que tratemos de agradar a Dios en el momento presente que nos toca vivir y no nos angustiemos ni por el pasado ni por el futuro, sino hagamos con fidelidad las cosas de cada día. Por algo el Señor nos enseñó a pedir en el Padrenuestro el pan cotidiano, es decir, pedir el pan día por día, y en ese pan nos quiere indicar que debemos pedir día por día la ayuda del Señor, la voluntad del Señor y vivir día por día nuestra vida sin desalentarnos jamás. Esto lo lograremos con la ayuda de Dios y confiando, confiando, confiando en Él y en su Madre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...