Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 1 de abril de 2014

TEMPLANZA

Templar el alma es acumular la luz y la fuerza interior que nos proporciona los atuendos para entrar al amor verdadero.

Se dice que la templanza es la moderación de los placeres de los sentidos, que constituye una de las virtudes cardinales y se refiere principalmente a no cometer excesos aplicando la moderación y la continencia.  La palabra templanza proviene del latín ¨templar¨¨templo¨. Los griegos edificaban sus templos o lugares sagrados en las partes más altas de las montañas porque les permitía tener una visión completa del paisaje y contemplar lo que sucedía.

El temple se aplica también al proceso que sufren los metales y algunos cristales al ser sometidos a temperaturas extremas para determinar su fortaleza y así mejorar sus propiedades físicas exponiéndolos a temperaturas muy altas y enfriándolos después bruscamente en tinajas de hielo.  En Japón, los grandes guerreros templan sus espadas sometiéndolas más de quinientas veces al cambio de un rojo incandescente provocado por el fuego para después sumergirlas en una vasija de agua helada.

La templanza es una condición por la que todos pasamos en el proceso de aprendizaje en cualquier etapa de nuestra vida. Al igual que los metales, la templanza nos permite someter nuestras capacidades a pruebas muy fuertes en las que ponemos de manifiesto nuestro estado emocional, intelectual, físico y espiritual. Cada acto en nuestra vida puede ser una prueba de templanza, nuestra personalidad es como una espada que está siendo templada por el fuego y el hielo de la vida hasta encontrar el punto del justo equilibrio en el que el filo de nuestro espíritu sea uno solo e indivisible.

Cada uno de nosotros encontrará el punto exacto de templanza en su vida, lo vamos aprendiendo le vamos dando elementos para saber equilibrar las circunstancias que se le presentan. Templar el alma es acumular la luz y la fuerza interior que nos proporciona los atuendos para entrar al amor verdadero.

Autor Desconocido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...