Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 22 de abril de 2014

¡Ábreme los ojos, Señor!



También yo, en el amanecer de esta jornada
con el alma sujetada por la penumbra,
pero con el corazón inquieto
me he acercado hasta el lugar donde creía y me dijeron
se encontraba tu cuerpo amarrado entre vendas, sudarios
o desfigurado por los sucesos de estos últimos días.
Más, cual ha sido mi sorpresa, Señor,
cuando al cruzarme con María Magdalena,
con Simón Pedro y luego con Juan,
me han dicho que, no tenga prisa,
que tu losa no está  ni sellada ni centrada.
Que la piedra de tu sepulcro se encuentra movida,
y que abra bien los ojos para la gran sorpresa que me espera.

¡Ábreme los ojos, Señor!
Pues quiero verte para nunca más perderte.
Porque, después de avanzar hasta tu sudario,
necesito certezas para comprender,
y gritar al mundo que ¡Creo! ¡Creo! ¡Y mil veces creo!
Que has vuelto para devolvernos vida abundante.
Que, a partir de hoy, la asignatura difícil de la muerte,
ha sido resuelta y superada por el Maestro que más enseñó,
con palabras de amor y con gestos de humildad,
con milagros  y promesas felizmente cumplidas.

¡Ábreme los ojos, Señor!
Quiero, sin temor ni temblor,
y aunque algunos me digan lo contrario,
asomarme y ver el golpe definitivo que tu triunfo
sobre la muerte ha dejado.
Quiero, con la emoción de los discípulos,
y de la mano de Santa María Virgen,
comprender y creer que, era cierto,
¡Has resucitado! ¡Lo has hecho por nosotros!

¡Ábreme los ojos, Señor,
para verte y nunca perderte!

P. Javier Leoz

1 comentario:

  1. Gracias Magda por tu visita.
    Un poema hecho oración. Dios está vivo y está siempre con nosotros.Sí, tengamos los ojos abiertos y el alma sedienta de Él
    Un gran abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...