Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 21 de abril de 2017

El tiempo es gloria.



Para los hombres del mundo rige el dicho: “El tiempo es oro”. Pero para un cristiano debe trocarse en este otro: “El tiempo es gloria”. 


Porque efectivamente el tiempo de vida que tenemos sobre esta tierra, si lo aprovechamos bien, nos obtiene más gloria eterna. 

Si estamos bien, contentos y felices, sanos y con bienestar, demos gracias a Dios, oremos mucho para agradecer al Señor esto que viene de Él, porque si estamos bien es gracias a Dios, y no dejemos de agradecerle día y noche por ello, no dejemos de alabarlo y glorificarlo con palabras y, sobre todo con nuestra vida, viviendo como a Él le agrada. 

Y si estamos mal, enfermos, tristes, desolados o sufriendo, también sepamos que es preferible sufrir en este mundo, donde el padecer es meritorio, que sufrir en el Purgatorio, o lo que es infinitamente peor, sufrir para siempre en el Infierno. 

Por eso sea que estemos bien o estemos mal, el tiempo de vida que tenemos es un regalo de Dios, que nos lo da para que lo aprovechemos bien para disfrutarlo si estamos bien, y para descontar con la Justicia divina, si estamos mal. 

Pero lo más común es que estemos un día bien y otro día mal. Pues aprovechemos el momento presente, dando gracias a Dios cuando estamos bien, y ofreciendo a Dios los padecimientos cuando no estamos tan bien, que el sufrimiento tiene un gran valor redentor, y Dios, que es bueno, permite que padezcamos algo en esta tierra para que no tengamos que pasar un largo y tremendo Purgatorio en el más allá. 

Si hacemos así, entonces el demonio no podrá echarnos el lazo, porque sea que estemos bien, o que estemos mal, todo lo ofreceremos a Dios, y así el tiempo para nosotros será gloria, porque haremos méritos para el Cielo, y ya seremos felices en este mundo, ya que quien encuentra el sentido de su vida es una persona feliz. Y nosotros sabemos que todo lo que nos sucede tiene un sentido de eternidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...