Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 27 de octubre de 2016

Para hablar con Jesús






Estaba cansado de seguir tratando de vivir una vida llena de reglas, cansado y triste cuando alguien me dijo que tratara de hablar con Dios.
Pensé mucho y decidí hacer la prueba.
Cerré la puerta y no supe qué decir, sentado en mi cama, sin nada de qué hablar con alguien a quien realmente no conocía.

Al día siguiente comenté que no había podido hacerlo y me dijeron:
- "Cuando no sepas qué decir, solamente di ‘Jesús’, ese nombre está sobre todo nombre y tiene poder"

No entendí mucho, pero nada perdía, y lo intenté esa noche: repetía el nombre y sentí mucha paz y como que alguien estaba conmigo, pero solamente, y por más que lo intenté, no obtuve respuesta. Volví a consultar, pues me intrigaba ver que había sentido algo.
A lo que me respondieron.

- "El problema es que llamaste a Jesús, y no le dejaste hablar, Él estaba contigo pero no le diste oportunidad de hablarte"

Esa noche dije profundamente el nombre de Jesús
y luego guardé silencio, y muchos pensamientos vinieron a mi mente, y en ellos, una paz muy grande y un consuelo maravilloso. Entonces entendí que la única forma real de hablar con Jesús es calmar los pensamientos de la mente, no buscar grandes maravillas o señales, sino solamente su presencia, con eso basta para que cualquier problema se aleje.

Si estás con problemas, dificultades, o piensas como yo que no puedes hablar con Jesús o que no te escucha, recuerda solamente decir su dulce nombre, calmar tu agitada mente y dejar que su presencia te cambie la vida,
como lo hizo con la mía.

Eres tan importante como yo para Él...
¿Deseas hacer la prueba?... hazlo y no te arrepentirás... te lo garantizo.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...