Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 7 de octubre de 2016

La lágrima de Dios Padre.


Muchos se preguntan: ¿Dónde está Dios ante la enfermedad, ante los niños que mueren de hambre, ante las injusticias, ante el sufrimiento humano? 

En primer lugar: Dios creó un Paraíso. El sufrimiento y la muerte son consecuencia del pecado original de nuestros padres en el Edén. El pecado salpicó a todas las generaciones. Dios lloró en el Edén por toda la humanidad, por la mala libertad ejercida, por el sufrimiento de tantos hombres.  

Precisamente porque nos ama infinitamente envió a su Hijo al mundo para pagar el rescate con su Sangre por nuestros pecados, reconciliando así cielo y tierra, plantando el árbol de la cruz y dando muerte a la misma muerte. Dios lloró en el calvario. Su Divino Hijo, Dios de Dios, Luz de Luz, yacía en el madero desfigurado e irreconocible. 

La Pasión de Cristo es la respuesta del Padre Eterno a los pecadores, al sufrimiento de los hombres de todos los tiempos. Jesús se entrega voluntariamente a su Pasión por amor al Padre, en absoluta obediencia para reparar la desobediencia de Adán y por amor a todos los hombres. Grabemos esto en nuestro corazón: hubiera padecido toda la Pasión, sin ahorrar un pequeño sufrimiento por una sola alma. ¡Tanto nos ama!

Abracemos la cruz. Abracemos y doblemos nuestras rodillas ante Cristo, y este crucificado. Él es nuestro Dios, Creador y Redentor. Él nos ha abierto las puertas del cielo, nos ha bañado y limpiado con su Sangre y nos ha mostrado la Puerta de entrada: la Inmaculada.

Jesús, en ti confío.

Del Facebook de Alejandro Maria

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...