Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 5 de julio de 2016

Vuélvete un ser de corazón



Ser hombre, ser un hombre de corazón, es la sola cosa que importa en el mundo.
Pero, ¿a quién importa?
El corazón presupone la sencillez, el espíritu de servicio y una cierta dosis de olvido de sí.. ¿Quién busca esto?

No son cosas de moda. Aquí y allá se oye hablar de una sociedad nueva, de un mundo nuevo, pero raramente se nombran estos elementos físicos, que son indispensables.

Es normal que las charlas sobre la renovación de la sociedad y la reforma de las estructuras se queden en las nubes; y la gente se vuelva escéptica porque no ve nada nuevo en su vida cotidiana.

El mundo sólo tiene ojos para las cosas que se notan, aquellas que pesan en la nueva balanza de valores: carrera, reputación, fortuna.
Nadie se preocupa de tu bondad, de tu sencillez, de tu espíritu de servicio, sino de tu título universitario, de tu diploma, de tu capacidad profesional y técnica.

Todos buscan al hombre profesional y técnico que encaje con los "directivos".
Inmunizado, lo más posible, contra los sentimientos humanos, como la piedad, la comprensión, la atención hacia los necesitados, la solicitud por el prójimo.
Es el peligro que amenaza a esta sociedad super organizada y super administrada.
¡El computador no tiene en cuenta el corazón!

Los hombres de corazón no tienen poder.
El poder y la decisión, en este mundo dependen de ilustres anónimos que se comportan como si los bienes de la tierra fueran su exclusiva propiedad.
¡Vuélvete un hombre de corazón, de gran corazón: entonces el trozo de tierra en que vives y trabajas será ya, un pedacito de tierra prometida!

Phil Bosmans
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...