Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 11 de julio de 2016

Mi prójimo



Prójimo es aquel que me exige salir de mí mismo
para medir si, en verdad, la fe es operativa y práctica
o se quedó en simple teoría

Prójimo es, tal vez, el que menos entra dentro de mis esquemas.
Aquel que queda lejos de mis dominios y distante de los caminos
por los que yo avanzo

Prójimo es quien constantemente me pregunta, con aquellas
interpelaciones de San Ignacio, “qué he hecho por Cristo,
qué hago por Cristo y qué debo hacer por Cristo”

Prójimo es quien me ayuda a pasar de una fe de conocimiento
a una fe practicada y volcada en los demás

Prójimo es quien me invita a no instalarme en una piedad fría
y bajar al sufrimiento del hombre

Prójimo es aquel que, sin darse cuenta, es acorralado
por la sociedad opulenta robándole la riqueza interior

Prójimo es aquel que es vapuleado por la materialidad
de las cosas y, una vez utilizado, es arrinconado en el olvido

Prójimo es aquel que inconscientemente se deja atacar
en su dignidad antes que llevar o posicionarse en contra
de las ideologías dominantes

Prójimo es aquel que ha sido arrastrado por las corrientes
de lo inmediato, de lo pragmático y luego ha quedado
sin respuestas tirado en el suelo

Prójimo es aquel que espera un detalle por nuestra parte
y no sólo teorías o lecciones magistrales

Prójimo es aquel que nos corta el camino que habíamos emprendido
para hacernos entender que a Dios se le gana con la misericordia
y no con la razón

Prójimo es aquel que necesita de nuestro compromiso
y de nuestra palabra, de nuestro consejo y de nuestra presencia.
Lo contrario y lo más fácil, a veces, es dar un rodeo a las personas
y a los acontecimientos, a los problemas y a las cruces que salen
a nuestro encuentro: “ojos que no ven… corazón que no siente”

Prójimo es aquel que creyendo vivir en la verdad ha sido asaltado
por los delincuentes de la mentira y de la farsa.

Prójimo es aquel que no puede o no sabe sostenerse por sí mismo;
el zarandeado por el ladrón poderoso don dinero o el humillado
por los usurpadores de conciencias y de las grandes verdades

Prójimo es aquel que, de la noche a la mañana, ha sido arrojado
en el abismo de la incredulidad o de la desesperanza, de la tristeza
o del desencanto por la vida

Prójimo es aquel que ha sido despojado de lo que era resorte
y apoyo en su existencia por aquellos que cabalgan en el caballo
del poder y del “todo vale” para que la sociedad se quede
sin moral ni ética alguna

Prójimos son, en definitiva, las personas que salen a nuestro
paso en mil circunstancias y con mil nombres y apellidos.

P. Javier Leoz
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...