Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 9 de julio de 2016

María, María, María




María, María, María. Es el Nombre que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo han pronunciado desde toda la eternidad. Podemos decir que es un Nombre "suspirado, anhelado" por el mismo Dios. Los Ángeles también lo pronunciaban, pero sin saber quién y cómo sería esta Mujer. Únicamente sabían que el Verbo se haría carne en Ella y que sería Reina de cielo y tierra.

Los Ángeles caídos se convirtieron en horribles demonios después del período de prueba al que fueron sometidos. Dios les reveló que se haría carne y que tendrían que adorarlo con su Naturaleza Divina y Humana y que tendrían que honrar y servir al Arca Pura que encerraría al Don de Dios.

Ellos no quisieron servir! Qué pena! Dijeron "No" a la voluntad de Dios, un "No" cargado de soberbia y de ira. Dijeron "No" a María. La Santísima Virgen inspiró tanto amor como odio. Hoy sucede lo mismo. Los servidores de la Inmaculada, sacerdotes y laicos son atacados y perseguidos. El dragón furioso ha declarado la guerra a la Inmaculada, pero como no puede hacerle nada, ataca a los hijos de la Mujer vestida de sol, a su descendencia.

En esto se distinguen a los hijos de la luz de las tinieblas: unos son aplaudidos y lisonjeados por el mundo. Otros perseguidos y rechazados. Alégrate, estás en el camino correcto. Dios jamás te abandonará. Estás bajo el manto de la Inmaculada. Posees la corona de la gracia. Tu nombre está inmerso en el Dulce Nombre de María, deleite y delicia de Dios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...