Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 15 de julio de 2016

Tiempo de conversión.



Mensaje espiritual

Este tiempo de vida que tenemos sobre la tierra, no es para malgastarlo en pasatiempos inútiles y en placeres pecaminosos, sino para aprovecharlo y convertirnos, es decir, hacernos santos.

En estos últimos tiempos la Santísima Virgen se apareció y se aparece en muchas partes, invitando urgentemente a la conversión de la humanidad, porque de su conversión dependerá lo que suceda en el futuro, ya que si la humanidad no vuelve a Dios, caerá cada vez más en poder de Satanás, que la odia terriblemente, y que la quiere llevar al caos y a la destrucción de los cuerpos y de las almas.

Pero lo que sí debemos hacer nosotros, ya que está en nuestro poder, es convertirnos individualmente, cada uno por su cuenta, pues no sabemos cuánto tiempo más de vida tenemos, y la muerte puede sobrevenirnos en cualquier momento. Ya Jesús nos dice en el Evangelio que debemos estar vigilantes pues no sabemos el día ni la hora en que Él vendrá. Si bien esto se refiere a su Segunda Venida en Gloria, también se refiere al momento de nuestra muerte personal, en que nos presentaremos ante Jesucristo Juez y se nos dará la sentencia definitiva y eterna: Cielo o Infierno. Cielo si hemos muerto en gracia de Dios, en amistad con Él. Infierno si morimos en pecado mortal, enemistados con Dios. Y esto será para siempre, eternamente.

Por eso no desaprovechemos este precioso tiempo de vida en este mundo, que es el tiempo de la Misericordia de Dios, porque luego de la muerte viene el tiempo de su Justicia y ya no hay vuelta atrás.

Busquemos nuestra salvación con esmero y, como dice la Escritura, “con temor y temblor”, sabiendo que ésta es la cuestión más importante del mundo para nosotros. Es nuestro pellejo lo que se juega aquí, y nuestros enemigos son muchos, y malignos a más no poder. Así que vigilancia, oración y buena voluntad, que saldremos vencedores con la ayuda de Dios y de la Virgen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...