Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 23 de julio de 2016

Corazón Inmaculado de María. Sé la salvación del alma mía.




El profeta más grande nacido de mujer fue Juan Bautista, según dijo el mismo Cristo. Él nos invitó a la conversión y señaló al Cordero de Dios. Juan preparó la Primera Venida del Señor. No pudo ser cualquiera, sino el "más grande nacido de mujer".

Cristo debe volver glorioso en su Segunda Venida para juzgar al mundo. En esta segunda venida vendrá a dar fin a todo sufrimiento y muerte. La humanidad será nueva. Quién es digno de preparar al mundo para el retorno de Cristo? La Inmaculada. No puede ser nadie más. María Santísima debe preparar los corazones invitándonos a una conversión auténtica, a estar preparados 'siempre' para estar en presencia del Señor, pues nadie sabe el día ni la hora.

El Corazón Inmaculado de María es Corazón de Madre. En él están inmersas un sinfín de gracias, virtudes y misericordias. Nosotros somos sus hijos. No debemos temer. Dice la Palabra de Dios que el "gran dragón, despechado contra la Mujer, se fue a hacer la guerra a sus hijos, a los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús". Un auténtico hijo de María, elegido y amparado por su manto debe ser perseguido y rechazado por el mundo, debe ser odiado por el mundo.

María nos enseña a acoger el amor de Dios en nuestro corazón primero para poder amar a nuestros hermanos y así poder rogar día y noche al Padre, por medio de su Inmaculado Corazón, por la salvación de toda la humanidad. No puede perderse ni uno solo, todos son hijos amados de Dios, únicos y especiales. Con María preparamos nuestro corazón, Ella va haciendo surcos y Dios va abonando para dar fruto, fruto abundante.

Corazón Inmaculado de María. Sé la salvación del alma mía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...