Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 18 de julio de 2016

¡A tiempo y a destiempo!



Elevaré mis ojos hacia el cielo
buscando, lo que en la tierra, los sentidos
no me dejan ver o percibir con claridad:
tu presencia, Señor.
Levantaré mis manos hacia Ti
porque, si las utilizo sólo para el mundo
caeré en la simple actividad vacía de contenido
pero sin señales de eternidad.
Abriré mi corazón y, con él, mis entrañas
para que, en diálogo sincero contigo,
me digas qué camino elegir,
por dónde y cuándo avanzar,
de qué equivocaciones retornar,
y en qué he de cimentar mi vivir.

¡A tiempo y a destiempo!
Aunque, a primera vista no exista respuesta,
seguiré rezando y hablando contigo.
Aunque, pasen los días, y las nubes sigan presentes.
Aunque, discurran las noches, y las estrellas no brillen.
Aunque, amanezca la aurora, y el rocío no me sorprenda.
Aunque pida calma, y las tormentas, asolen mi alma

¡A tiempo y a destiempo!
Confiaré en Ti, Señor, porque eres palabra que nunca falla.
Eres tesoro y eres vida, eres ilusión y eres esperanza.
Eres futuro y eres presente.
Eres amigo que, en la oración, consuela, levanta,
anima, recompone, fortalece y se entrega.
Contigo, Señor, hasta la muerte.
Contigo, Señor, a tiempo y destiempo.
Amén.

P. Javier Leoz
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...