Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 2 de marzo de 2016

¿Porque Dios lo permitió?



Es curioso ver cómo después de cada accidente, terremoto, atentado, masacre, los hombres se pregunten por qué Dios no lo impidió, o por qué Dios lo permitió.

Es curioso ver cómo muchos hombres se declaran agnósticos, al constatar que Dios es "impotente" ante el mal que causan ellos mismos.

Es curioso ver cuán simple es para la gente apartar a Dios de sus vidas y luego preguntarse porqué el mundo se está yendo al infierno.
Es curioso cómo todos creemos en lo que dicen los diarios pero cuestionamos lo que dice la Palabra de Dios.

Es curioso ver cómo alguien dice "yo creo en Dios", pero continua haciendo cosas del Diablo, quien por cierto, también "cree" en Dios.

Curioso ver cómo nos apresuramos a juzgar,
pero no a ser juzgados.
Curioso cómo enviamos miles de chistes e información a través del correo electrónico que se propaga como fuego, pero cuando queremos enviar mensajes relativos a Dios lo pensamos dos veces antes de compartirlo.

Curioso cómo lo obsceno, sucio, vulgar e inútil, se propaga libremente a través del ciberespacio, pero hablar públicamente de Dios en las escuelas y lugares de empleo, es considerado un atentado contra la libertad de los hombres y hay que suprimirlo.

Curioso cómo nos decimos cristianos porque vamos hacia Dios los domingos,
pero somos cristianos invisibles el resto de la semana.

Curioso que cuando vayas a enviar este mensaje,
no lo vas a enviar a todos los de tu lista de direcciones, porque no estás seguro en lo que ellos creen o lo que puedan pensar de ti por enviárselo.

Curioso cómo podemos estar más preocupados de lo que las demás personas piensen de nosotros y no de lo que Dios piense de nosotros.

¿Ya estás pensando?

P. Carlos E. García Llerena CJM

 
 

2 comentarios:

  1. Hola magda..cuanto tiempo sin visitarte...que razon tienes...si que me has dejado pensando...solo le pido al Señor pensar en vivir para agradarle....y llenarme de su Misericordia!!

    ResponderEliminar
  2. Hola gosspi!...que lindo saber de vos!..gracias por pasar por el blogs...un abrazo fuerte desde el corazón de América, Paraguay!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...