Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 16 de marzo de 2016

¡No te desalientes!


¡Espera, no te desalientes!
Encuentro una promesa maravillosa en la Biblia para tiempos de desaliento.
David afirmaba:
“¿Por qué te deprimes alma mía?
¿Por qué te inquietas?
Espera en Dios, y yo volveré a darle gracias,a él, que es mi salvador y mi Dios.” (Salmo 42, 6)

¿El desaliento quiere ganar terreno en tu vida?
¿Estás empezando enojado o con preocupación la semana?
¿Los resultados parecen no ser los mejores?

¡Qué bueno es el consejo que David se daba a sí mismo: recordar las intervenciones previas de Dios.

Él dice que “otra vez” tendrá razones para agradecerle a Dios.
Recuerda cómo Dios lo ha sorprendido en anteriores oportunidades, al mismo tiempo se coloca en situación de expectativa.
Piensa, con respecto a Dios, en términos de “lo que va a hacer”.

Es una excelente enseñanza sobre el manejo de los tiempos:
- No amargarse por situaciones presentes no deseadas.
- Recordar la fidelidad de Dios en el pasado.
- Estar expectante por la victoria que Dios dará en el futuro.

Te animo a tener esta misma actitud con respecto al pasado, al presente y al futuro.
¿Con qué nos volverá a sorprender Dios durante esta semana?
Cuando tú te empiezas a acordar de esto...
“De día, el Señor me dará su gracia; y de noche, cantaré mi alabanza al Dios de mi vida.” (Salmo 42, 9)
Vive estos próximos días con fe y expectativa.
Ora para que Dios intervenga más en tu vida y tú intervengas menos.

Dios no se mueve al ver nuestra necesidad,
Él se mueve al ver nuestra FE.

 



2 comentarios:

  1. El Señor, rico en Misericordia, se compadece de nuestras dolencias y acude en nuestro auxilio y si confiamos plenamente en su infinito Amor, veremos sus Obras maravillosas. Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti Felicitas...gracias por pasar por aqui...Bendiciones!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...