Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 10 de marzo de 2016

¿Dónde está Jesús?



Mensaje espiritual

Jesús está en los Sagrarios de las iglesias, esperándonos a que lo vayamos a visitar, pues se ha quedado allí para compartir con nosotros y darnos alivio en nuestro caminar terreno.

A veces estamos contentos cuando tenemos un amigo que tiene influencias o es poderoso, y estamos orgullosos de ello. Pero, ¿caemos en la cuenta de que Jesús Todopoderoso es nuestro Gran Amigo y que está esperándonos día y noche en el Sagrario para colmarnos de gracias y dones? Ser amigos de Dios es lo mejor que nos puede pasar, porque somos amigos del que todo lo puede y del Amor mismo.

Entonces hagamos un lugarcito en el día para hacer una visita al Señor, oculto en el Sacramento, y así consolaremos su Corazón Divino tan ofendido por los hombres ingratos. Pero como Jesús no se deja ganar en generosidad, cuando nosotros vayamos a consolarlo a Él, saldremos mucho más consolados nosotros, pues ya Jesús dice en el Evangelio: “Vengan a Mí todos los que están afligidos y agobiados y Yo los aliviaré.” Cuando le damos algo al Señor, Él nos devuelve el ciento por uno.

Algunas veces pensamos qué hermoso hubiera sido poder vivir en tiempos de Jesús y verlo y tratar con Él. Pero no caemos en la cuenta de que Él se ha quedado misteriosa pero realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar, y que está con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, disponible en todo momento para atendernos, escucharnos y consolarnos. Por eso vayamos al Sagrario a hablar con Jesús, y si no nos sale ninguna palabra, quedémonos así en silencio y apoyemos nuestra cabeza contra su pecho y estémonos así un buen rato. De esta forma tomaremos muchas fuerzas para seguir en el combate de todos los días y estaremos preparados para afrontar las pruebas y el sufrimiento, cosas estas que nunca faltan en la vida humana.

Tengamos Fe, vayamos al Sagrario, hablemos con Jesús, amemos al Señor y viviremos felices en medio de los acontecimientos de esta vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...