Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 6 de marzo de 2016

Exquisita caridad.



 

Diario vivir

No esperemos las grandes ocasiones para ser santos, sino seamos santos en lo cotidiano. Y una manera de serlo en las cosas de todos los días, es teniendo una exquisita caridad con todos, especialmente con quienes convivimos a diario.

Si Jesús en su Evangelio nos ha mandado amar a nuestros prójimos, debemos saber que nuestros prójimos más cercanos son los que tenemos más cerca, tanto espiritual como materialmente.

De modo que tenemos que ser caritativos con todos, pero de manera especial, con quienes convivimos cada día.

Si hacemos así, veremos que nuestra familia y nuestro entorno se irá haciendo cada vez más ameno, y nosotros ganaremos mucho porque habremos dado no un paso, sino más bien un salto hacia la santidad.

¡Cómo nos cuesta tratar bien a los que están diariamente con nosotros! Porque la misma frecuencia y familiaridad de trato, a veces nos hace perder un poco el respeto y la delicadeza. ¡Que nunca nos suceda esto, e intentemos tratar a nuestra esposa/esposo, hijos y demás familiares de forma siempre fresca y nueva, llena de caridad y de paciencia!

Parece cosa de poca monta esto que decimos, pero si lo tratamos de llevar realmente a la práctica, veremos que no es nada pequeño el propósito, sino una de las cosas más grandes en el camino de santificación.

No seamos nunca motivo de división en la familia ni entre los amigos, sino siempre puntos de encuentro y unión, porque ya lo ha dicho el Señor en el Evangelio que quienes trabajan por la paz, serán llamados hijos de Dios.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...