Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 24 de marzo de 2016

LA MISERICORDIA POR LOS SUELOS


No puedo menos que, en este Jueves Santo, remitirme a una de las frases que el Papa Francisco nos regala en el documento de la convocatoria del Año Santo de la Misericordia: “La caridad es la viga que sostiene la Iglesia”.
 
1.- Si la caridad es la viga que sostiene la Iglesia no es menos cierto que, Jueves Santo, es el bosque donde esa viga nace, crece, se fortalece, consolida, se trocea y hasta se vende.
Jesús, en este día, nos presenta tres ventanas por las cuales podemos ver la grandeza de un Dios que –rico en misericordia y en gestos– se acerca una vez más hasta nuestra condición humana: servicio, sacerdocio y eucaristía.
En Belén Dios se presentó como Niño y, a sus 33 años, es quien nos agarra con sus manos (fuimos nosotros los que con las nuestras lo abrazamos en su nacimiento); es quien, después de lavarnos los pies, nos besa para decirnos que el amor sin farsa y más radical es bendecido y consagrado por Dios (en Belén fuimos nosotros los que le cubrimos a besos).
2.- Jueves Santo no es una agenda de acciones vacías. Es una llamada de atención: para pasar a la Pascua eterna primero tenemos que cruzar el umbral de la generosidad y del amor. 

-¿Nos inclinamos ante los pies que reclaman nuestro tiempo?
-¿Besamos las llagas de los que sufren? ¿Las conocemos o, simplemente, cerramos los ojos para no verlas?
-¿Es nuestra caridad universal o limitada, abierta o cerrada, divina o sólo humana?
-¿Está nuestro corazón sensible al sufrimiento o pendiente de la felicidad?
No olvidemos que, en este Jueves Santo, las manos de Cristo son las nuestras; su cintura es la nuestra; su mirada es la nuestra; sus rodillas se sostienen en las nuestras. ¿Es así o, tal vez, preferimos tener nuestras manos limpias, nuestra cintura bien cuidada, nuestras miradas perdidas y nuestras rodillas sobre cómodos almohadones?

3. En este Año de la Misericordia, el Jueves Santo, adquiere también unas características muy peculiares. Cuando mucho se habla del amor es porque, ese amor, tal vez falla. Cuando mucho se incide en algo es porque “ese algo” no goza de buena salud. El Papa Francisco, de una forma insistente, reclama de nosotros los sacerdotes identificación plena con Jesús, servicio de puertas abiertas y sanadores de heridas sin importar la condición física, psíquica o social del enfermo. ¡No es fácil!
Como Pedro, los sacerdotes, a veces podemos caer en la negación de lo que decimos ser y sostener. Nuestra vida, a menudo, está condicionada por una gran realidad: prisas, estrés, soledades, incomprensión y crítica incluso de puertas hacia dentro. Los sacerdotes, lejos de ser “dioses”, somos gente de carne y hueso: con nuestra grandeza y nuestra pobreza, con virtudes y con defectos, con días donde te comes el mundo y con noches en las que quisieras dejarlo todo en un extremo de la luna menguante. 

4.- El Jueves Santo es un día en el que, arraigados en el sacerdocio de Cristo, nos damos cuenta de nuestras limitaciones y hasta de nuestras traiciones. No pretendemos ser más que Cristo (no lo somos) pero –aun con debilidades- sabemos que somos otros cristos llamados a ofrecernos y negarnos por vosotros. Pedid para que sepamos presentar el Evangelio con la misma radicalidad y verdad con que lo hizo nuestro Maestro y Señor Jesucristo. El Año de la Misericordia también nos hace pensar mucho sobre nuestro modo de vida y, a veces incluso, en la doble vida que podemos llevar: riqueza o pobreza, alegría o tristeza, coherencia e hipocresía, humildad u orgullo, vehemencia o paz, perdón o rencor. Pedid, pidamos, por nosotros. Que seamos agentes de la misericordia.

5.- Que esta Eucaristía que Cristo nos mandó perpetuar, celebrar, realizar, actualizar en su nombre nos lleve a amarnos con todo el corazón y con toda nuestra alma. Que este Jueves Santo nos ayude a descubrir el potenciar de pasión, muerte y resurrección que contiene cada misa a la que asistimos durante el resto del año: es Cristo mismo quien, en las manos del sacerdote, se ofrece, se entrega, muere y resucita. 

Hoy de nuevo, como en Belén, el Amor Divino, está al nivel del suelo. Dejémonos sorprender, seducir y acariciar por Él.
              
Javier Leoz
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...