Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 22 de marzo de 2016

¡Hosanna al Hijo de David!


Lo recibiremos con aclamaciones
y, en Viernes Santo, lo despediremos
en el silencio más absoluto.
Le cantaremos ¡Hosanna al Hijo de David!
y, en el Gólgota ,le gritaremos:
¡Si eres Hijo de Dios, baja de la cruz!
 
Alfombraremos aquí su camino con olivo y palmas,
y más adelante, en cualquier esquina,
le negaremos como al eterno desconocido.
Hoy, en los aledaños de nuestras
ciudades y calles, seremos su pueblo,
mañana nos convertiremos en aquellos
que nunca con Él estuvieron.
Con las palmas y ramos lo acogemos
como promesa esperada y por fin cumplida,
y, cuando sea ajusticiado, asistiremos
cómplices con nuestra sordina.
 
En este día, Señor, te alabamos con gritos
el Jueves, seremos presos del sueño,
muertos por el cansancio.
Ahora, Señor, entonamos que
¡nadie hay tan grande como Tú!
y, ante los poderosos, fingiremos no conocerte.
 
En este momento, Jesús, más que nunca,
las piedras corren el riesgo de gritar tu nombre:
hay demasiado cristiano callado,
multitud de amigos tuyos que, viven, como si no lo fueran.
Miles de palmas sostenidas por la mano,
pero no cosidas ni arrancadas desde el corazón.
 
En este momento, en el pórtico de la Semana Santa,
infinidad de fans salen a la calle para vitorear
lo que, tal vez, ni de lejos ni de cerca conocen:
¿Por qué va a morir Jesús?
¿Por quién? ¿Cuándo? ¿Cómo?
¡Alabemos al Señor! ¡Claro que si!
¡Vitoreemos su nombre! ¡Y con tambores y trompetas brillantes!
 
Pero, eso sí, luego…a continuación:
no apaguemos nuestras voces: somos su voz;
no escondamos nuestra vida cristiana: somos su cuerpo;
no neguemos su presencia: somos su afirmación;
no ocultemos su Evangelio: somos su expresión.
 
P. Javier Leoz

 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...