Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 17 de agosto de 2016

Mi crucifijo


 
Lo llevo a todas partes y lo prefiero a todo.
Cuando estoy débil, es mi fuerza.
Cuando caigo, me levanta.
Cuando me deprimo, me reanima.
Cuando sufro, me cura.
Cuando temo, me tranquiliza.
Cuando llamo, me responde.

Mi crucifijo es la luz que me ilumina,
el sol que me da calor,
el alimento que me nutre,
la fuente que me refresca,
la dulzura que me embriaga,
la belleza que me encanta,
la soledad en que descanso,
la fortaleza en la que me resguardo,
el fuego que me consume,
el océano en que me sumerjo,
el abismo en que me pierdo.

Todo lo encuentro en mi crucifijo.
No quiero desear nada, ni buscar, ni pedir,
ni esperar ni retener nada, sino mi crucifijo.
Jesús crucificado me protegerá durante mi vida,
me confortará en la muerte y me coronará
en la eternidad.

Por eso, cuando llegue la hora de despedirme
de este mundo. quiero hacerlo con la mirada
puesta en mi crucifijo.

Sí, quiero morir en paz, con el corazón
reconciliado, mirando con amor mi crucifijo.

Quiero morir sin odios ni rencores, con la paz
a mi lado, perdonando a mis enemigos
y pidiendo perdón a quien haya ofendido.

Quiero morir unido a mi Señor, sin penas ni tristezas,
contento de esperar la vida verdadera que él me promete.

Quiero morir con la mente puesta en el cielo,
sin pensamientos vanos, pronunciando las palabras
de Jesús en la cruz:
“En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu”.

P. Alfonso Milagro
 

3 comentarios:

  1. ¡hermosa oración y hermoaos deseos! Unidas en el Corazón de Cristo. Él te guarde a ti y a los tuyos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Felicitas!...estoy teniendo un problemas con el internet, es por eso que tardo en contestar...espero solucionarlo prontito...un fuerte abrazo amiga! DTB. :)

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...