Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 22 de agosto de 2014

¿Me lo concedes, Señor?



Un deseo para mi vida:
creer sin desfallecer.
Un deseo para mi gente:
que te quieran como yo te quiero.
Un deseo para mis enemigos:
que podamos darnos la mano.

¿Me lo concedes, Señor?
Un deseo para mi cuerpo,
que sea fuerte y con mi voz
y mi garganta, con mi corazón y mis manos,
con mis pies y todo mi ser…
te pueda seguir dando gloria.

¿Me lo concedes, Señor?
Un deseo para mi alma,
que el maligno no habite en ella.
Un deseo para mis días,
que no busque lo que no me corresponda.
Un deseo para mi Iglesia,
que nunca se canse de mirar hacia Ti.
Un deseo para mis ojos,
que sepan descubrirte en todo y sobre todo.

¿Me lo concedes, Señor?
Un deseo para mi pobre oración,
que sea sincera y no interesada.
Un deseo para mi caridad,
que sea grande y no una farsa.
Un deseo para mi esperanza,
que espere y nunca te deje de lado.
¿Me lo concedes, Señor?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...