Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 14 de noviembre de 2017

A pesar de todo...




Aunque las cosas se compliquen en nuestra vida y en las vidas de quienes amamos, debemos tener el valor de decirle al Señor: “A pesar de todo creo, a pesar de todo espero, Te amo a pesar de todo”. Entonces el Señor tendrá en cuenta este acto heroico de nuestra parte y nos dará un premio desmesurado en el Cielo y, cuando lo crea conveniente nos aliviará la prueba para que no caigamos bajo su peso.
 
Dios es bueno y nos ama, pero las pruebas están en la vida, y debemos sobrellevarlas sin disgustarnos con Dios, que no es el causante de nuestros sufrimientos, sino que a veces los permite por altísimas razones que comprenderemos en el más allá. Basta ver cómo tuvo que vivir, sufrir y morir el mismo Dios: Jesucristo, para atisbar un poco del misterio del dolor. Ni el mismo Hijo de Dios se libró del cáliz de amargura que el mundo y el demonio le propinaron. ¿Y queremos librarnos nosotros, que somos menos inocentes que Jesús?
Entonces aunque estemos muy doloridos y apenados por lo que nos pasa a nosotros o a nuestros seres queridos, digámosle a Dios, aunque sea entre lágrimas: “A pesar de todo creo, a pesar de todo espero, Te amo a pesar de todo”. Si hacemos así, entonces todo el Cielo verá lo valeroso de nuestro acto y Dios mismo quedará admirado de nuestra constancia y valor. No otra cosa sucedió con Job, pues el diablo le causó toda suerte de desgracias para que Job maldijera a Dios. Pero Job, no sólo que no maldijo al Señor, sino que se mantuvo en la fidelidad y siendo creyente.

Así también ahora sucede con nosotros, somos probados por el dolor y las desgracias, pero debemos saber ser perseverantes en el amor a Dios, sabiendo que Él todo lo ve, y que nos tiene preparado un premio desmesuradamente grande en el Cielo, y que no permitirá que seamos probados más allá de nuestras fuerzas; y en caso de que tengamos que pasar un dolor muy grande, el Señor nos dará la fuerza para sobrellevarlo con entereza.
 
Sigamos confiando en Dios a pesar de todo, contra todas las apariencias, e incluso contra todas las evidencias, que esto agrada a Dios de manera tan grande, que no puede menos de admirarse de nosotros, de nuestra actitud, y nos colmará de favores de todas clases y, superando la prueba, habremos entrado muy dentro en el Corazón de Jesús, y adelantado mucho en el camino de la santidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...