Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 12 de abril de 2016

¿Por qué nos ama Dios?




“¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?...”
Que el amor de Dios existe, nadie lo puede negar; que es un amor extraordinario, tampoco; pero, cuando uno se pregunta ¿por qué?, como hace el poeta, no hay respuesta.

Pero lo que interesa no es tanto saber por qué, sino saber que es un amor verdadero, personal, infinito.
Si algún día Dios quiere revelar el misterio, Él sabrá; pero si no lo quiere decir, a mí al menos no me importa; me basta estar seguro de esto y aferrarme a ello: Dios existe y me ama.

Amor con amor se paga:
Así como es cierto que Dios te ama, también lo es que te pide una respuesta de amor, y nuevamente no preguntes por qué; ya San Agustín se hacía esta pregunta:
“¿Quién soy yo, Señor, para que me exijas que te ame con todo mi corazón, con toda mi alma, con toda mi mente y con todas mis fuerzas; y que te disgustas muchísimo si no lo hago...?” Ama todo lo que puedas y como mejor sepas, y habrás cumplido.

Dios te ama; es esto tan maravilloso, tan conmovedor, porque es el AMOR
con mayúscula, y no es cualquier persona.

“La Eternidad nos ama, la Inmensidad nos ama”, decía San Bernardo.
Pero lo más maravilloso es que te pida el amor, que te lo exija, y no un amor cualquiera, sino con todo el corazón, con toda la mente, con toda el alma, con todas las fuerzas.

Cree en ese amor y corresponde al amor, y no preguntes por qué, sobre todo,
no quieras que los últimos versos del soneto se cumplan en ti, aquello de:
“Mañana le abriremos -respondía- para lo mismo responder mañana.”

Padre Mariano de Blas, L.C.
 
 

2 comentarios:

  1. es ahora y aquí cuando Jesús desea que yo esté con él, confiando en su Amor y Providencia, para todo. Ni mañana, ni ayer, ahora, y si procuro ahora estár con Él, con su gracia lograré estar siempre con él y así saber lo que me pide y me concede. Un abrazo linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que hermosas palabras Felicitas!... Cariños desde Paraguay!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...