Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 3 de abril de 2016

AL MUNDO QUE NO VE




Hay que reconocer que estamos en la época de las sensaciones y de lo sensacional. Sólo aquello que, a simple vista o a flor de piel, produce algún efecto óptico o sentimental le damos credibilidad o apostamos por ello. Con Tomás, el mundo que no ve, se encuentra frente a un Cristo que nos muestra todo lo que es y, a la vez, nos alerta de un mundo que aparenta lo que no es. No olvidemos que, el creer o no creer, no solamente es tarea de cada uno de nosotros. Pidamos por ello mismo el don de la fe en este Año de la Misericordia y especialmente en este Domingo de la Divina Misericordia. 

1.- Es bueno recordar una frase que nos viene como anillo al dedo en este segundo domingo de Pascua: “No hay que tener fe para creer sino creer para tener fe”. Cuando uno se fía de otra persona es cuando, todo lo que hace y dice esa persona, se convierte en objeto de fe, de seguridad y de confianza. Santo Tomás sólo cuando se encontró con Jesús Resucitado hizo el acto de fe: “Señor mío y Dios mío”. Es aquí, en el encuentro personal con Cristo, donde se juega su futuro la Iglesia, el cristianismo y la vivencia misma del Evangelio.

--¿Podemos concluir que todo lo que hemos celebrado en la Semana Santa nos ha ayudado a creer?
--¿Todas las manifestaciones populares nos incentivan la fe o, tal vez, sólo el aspecto identitario y cultural?
--¿Es la Semana Santa un revulsivo que nos ayuda a poner cimientos a nuestras convicciones o es costumbrismo?

2.- El Papa Francisco, en el inicio de la Semana Santa, afirmaba: “Sólo quien vive bien la Semana Santa puede salir bien de ella”. Santo Tomás, aunque pensaba que había andado muy a bien y muy bien con Jesús, pudo más la incredulidad (por lo tanto la falta de conocimiento de Cristo) que la fe que podía haber mostrado ante el testimonio de sus compañeros: “Hemos visto al Señor”. 

En muchos momentos, y en muchas personas, parece que la persona de Cristo ha muerto hace mucho tiempo. Escasamente influye en su vida ético o moral y, en su corazón, no ha quedado sino sentimientos mínimos de una religiosidad que en un tiempo quedó acotada por lo puntual o sacramental. ¿Es suficiente? ¡No! Hay que dar un paso: meternos en el costado de Cristo y saber que, ese costado, fue abierto por y para nosotros. El gran reto de las futuras generaciones de cristianos, sacerdotes, obispos y Papas es precisamente descubrir el cómo llevar a Cristo (experiencia vital y real) a todo el que se bautiza: ni sacramentos sin fe, ni fe sin sacramentos.

3.- Estamos en Pascua. ¡Resucitó el Señor y nos llama a la vida! ¡Señor qué vea! ¡Señor, que viva! ¡Señor, que crea en ti! Deben ser exclamaciones que broten desde lo más hondo de nuestras ganas de celebrar, sentir y vivir a Jesús. Con Santo Tomás, hacemos un acto de fe: “Señor mío y Dios mío”. Creo en tu Iglesia, amo y rezo por la santidad y entrega de sus sacerdotes y, sobre todo, sigo creyendo porque sé que, el paso del Señor por el mundo, no ha sido inútil. Tuvo un objetivo: sacarnos del pecado, curarnos las enfermedades del alma y atraernos, como si de un imán se tratara, al abrazo amoroso de Dios. Y, eso, nadie nos lo puede eclipsar o eliminar.

Javier Leoz
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...