Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 30 de junio de 2015

Buen negocio.



El Sagrado Corazón de Jesús nos propone hacer un pacto: Cuidar nosotros de su honra y de sus cosas, que Él cuidará de nosotros y de las nuestras.

¡Qué buen negocio es hacer este pacto con Jesús, porque saldremos ganando, y mucho!  Y la honra de Jesús y sus cosas son el Reino de Dios y las almas. Por eso si queremos obtener grandes favores de Dios, si necesitamos muchas cosas, tanto espirituales como materiales, si buscamos salud o bienestar, y nos hacen falta muchas más cosas, entonces no dudemos en lanzarnos a ocuparnos y preocuparnos por el Reino de Dios y la salvación de las almas, que el Señor se ocupará grandemente de nosotros, de quienes amamos, y de todas nuestras cosas y asuntos.

No es una novedad esto, porque ya Jesús ha dicho en su Evangelio que primero busquemos el Reino de Dios y su justicia y que todo lo demás se nos daría por añadidura.

Hagamos este pacto con Jesús y lancémonos a hacer el mayor bien que podamos, para que el Señor se ocupe de todo lo nuestro.

Es un dulce pacto que hacemos con el Corazón de Jesús, y que también podemos hacer con María Santísima, y entonces Ellos cuidarán de nosotros y de todo lo nuestro de manera maravillosa.
Dejemos de andar rumiando nuestros problemas y de estar angustiados por las diferentes situaciones materiales, morales o espirituales, y en cambio lancémonos al apostolado para salvar almas y traer el Reino de Dios al mundo, y entonces veremos con admiración que Jesús y María nos van preparando todo primorosamente, hasta en los mínimos detalles, y nos van solucionando los problemas.

¡Pero eso sí!, necesitamos una grandísima confianza, porque aunque viéramos que a simple vista las cosas pueden parecer que se complican, dejemos las manos libres a Jesús y a María para que nos ayuden realmente, incluso aunque creamos que sus decisiones sobre nosotros y todo lo nuestro parezca que no nos favorece, y tengamos absoluta confianza en Ellos.

¡Qué detalles de amor tendrán para nosotros Jesús y la Virgen! Cantaremos eternamente las misericordias del Señor, y no nos faltará nada de nada, y no sólo seremos felices en el Cielo, sino que ya aquí en la tierra viviremos contentos y en paz, seguros en medio del tráfago de la vida.

De nosotros depende hacer este pacto con Jesús y María, que es, en definitiva, la consagración a Ellos, pues no otra cosa es la consagración que este pacto de amor hecho entre Ellos y nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...