Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 8 de junio de 2015

Sobre las almas del purgatorio



Testimonio de un lector


Muchas personas nos brindan testimonios de la presencia que Dios permite a las almas del purgatorio en la vida de sus familiares aun vivos. Esto ocurre por un misterio de Dios, que desea oremos por ellos, que lo necesitan en grado máximo. En esta ocasión compartimos con ustedes un testimonio de una de nuestras lectoras, Alejandra Beatriz Vardaro. Ella nos cuenta su experiencia con las benditas almas del purgatorio. Pongamos atención a lo relatado 

– Ofrezcamos una oración por las almas del purgatorio, que lo necesitan.

Hola mi nombre es Alejandra Beatriz Vardaro y quería contarles que el 2 de junio de 1994 falleció mi abuela, y siempre fui mi apegada a ella.

La velamos en su casa, en una de las habitaciones. Era de noche y, junto a la familia más íntima, estábamos reunidos en la cocina.

Mi abuela quedó solita en la habitación donde estaba siendo velada. De repente escucho muchas voces que rezaban el Padrenuestro.  Salgo de la cocina sin decir nada y mi marido me sigue. Vamos al lado del cajón y mi esposo me pregunta: ¿Escuchaste?
 
—Sí —le digo— ¿Qué escuchastes vos?

—Rezar el Padrenuestro, pero muchas voces a la vez —me contesta.

—Lo mismo escuché yo —le digo— por eso salí de la cocina. Pensé que había llegado gente.

Después de muchos años comprendimos que eran las benditas almas que la acompañaban y rezaban por ella.

Testimonio de Alejandra Beatríz Vardaro –

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...