Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 3 de noviembre de 2016

¿Y esto no es Amor?




"No hay amor más grande que dar la vida por los amigos". Jesús se ha dado por entero. Ha entregado su Cuerpo; ha derramado su Sangre. Se ha ofrecido como víctima al Padre por todos y cada uno de nosotros, para que cayera sobre Él el rayo de la Justicia Divina que debía fulminar a toda la humanidad. ¿Quién se atreverá a dudar del amor de Dios? ¿Quién dirá: Dios no me ama? ¿Te parece poca cosa esto? 

Si así fuera, Jesús ha hecho más. Se ha quedado vivo, de manera verdadera y real en la Santa Hostia. Cuando el sacerdote levanta el Sagrado Cuerpo y Sangre, después de las palabras de la consagración, el mismo Señor Jesucristo está ahí presente, ofreciéndose al Padre por ti y por mí. 

Y aún más. Podría haberse quedado en la Eucaristía únicamente en el momento de la Santa Misa, pero ha querido prolongar su presencia viva mientras duren las sagradas especies para que le visites siempre que desees. Te espera día y noche en el Sagrario.



Y aun más. Podría haberse quedado en la Eucaristía solamente para aquellas almas que le adoren y honren, pero ha querido quedarse también para los malos, aún sabiendo que muchos le recibirían en pecado mortal y cometerían atrocidades con su Cuerpo y Sangre, profanándolo.

¿Y esto no es Amor? No hablamos únicamente de un Hombre, sino del Dios Eterno, el Creador del universo. No tenía necesidad, pero por amor a ti se encarnó en la Santísima Virgen, murió, resucitó y se ha quedado en la Santa Eucaristía.
Dios se humilla para confundir y destruir el orgullo de Adán. El camino para ir a Dios es el mismo que Él ha recorrido para ir al encuentro del hombre: el abajamiento, la sencillez, la humildad.

Bendito y alabado seas, Jesús, en el Santísimo Sacramento del Altar. 
María Santísima, danos tu Corazón para amarle con tus sentimientos


Alejandro María  


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...