Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Los pueblos tienen alma



Realmente me llama la atención cómo todos los medios de comunicación están alarmados con el tema de la corrupción.
Los hombres más representativos, los más sabios, los mejor documentados, ¡buscando soluciones!…

Que si son los políticos, los funcionarios de los gobiernos, los estafadores, los de las drogas, los comerciantes…
Que si la solución es más castigo, más policías, más control, más leyes, más vigilancia, más registros.
Buscan por fuera, como si se tratara de un producto de la calle que ha salido de mala calidad, cuando el mal está dentro, el mal es de base, el mal está por otra parte.
¡Falta Dios!

Pueblo sin religión es pueblo corrupto; pueblo sin principios ni valores es pueblo tramposo; pueblo que no reza es pueblo vulnerable, pueblo que todo lo tiene, es lo que compra y lo que especula… es pueblo materializado. Pero como ese pueblo tiene un alma y no se la llena, empieza la violencia, la rebeldía, la desfachatez, la droga, el sexo, la vagancia.
Los pueblos son tierras que deben cosecharse y nutrirse con raíces de Dios.
Los pueblos tienen tradición, costumbres, símbolos.
Tienen su sello que los distingue. ¡Tienen alma!

Hay países científicos, países cultos, países guerreros, países creyentes, países dignos, pero todos necesitan creer.
Necesitan ejemplo y necesitan moral.
Un pueblo con el aire viciado, está en periodo de descomposición.
Un pueblo corrupto, morirá, le faltaría alma para vivir, claridad para conducirse, alimento para nutrirse y virtud para obrar.
A nuestro tiempo todo se le ha ido en antibióticos, en operaciones de corazón abierto, en aparatos electrónicos, en nuevos métodos de comunicación, pero nos ronda la soledad, la formación moral no aparece, los principios no se enseñan y la fe ¡ni se nombra!

Hoy, los pueblos necesitan ejemplo, necesitan pautas que seguir.
Los gobernantes debieran ser figuras que despierten admiración en los demás, debieran ser hombres de una sola pieza, que cumplan lo que prometen, que digan lo que sienten, que se describan y se manifiesten como son.
¡Pero cuántos dirigentes sin criterio, sin dirección, sin compromiso, sin palabra, sin moral, sin dignidad!

No me canso de ver esa fotografía de los presidentes hispanoamericanos, todos fervientes seguidores de la democracia… pero les tiembla el pulso si tienen que dar un voto para defenderla. Todos amigos de Dios, pero con una puerta abierta para el diablo. Todos abriendo camino, pero de ésos que tienen doble vía para poder escapar cuando les convenga.
¡Qué buen documental para la posteridad!
¡Qué legado tan turbio para la juventud!
¡Qué mancha tan negra en el mismo corazón de la historia!

Todos juntos, todos sonrientes, dejando pasar el engaño por debajo. Todos, bordeando el camino para ir a dar con la “conveniencia”.
Todos, como conejitos escurridizos al momento de definirse.
¡Cuántos hombres oscuros queriendo brillar!
¡Cuánta palabra de honor, deshonrándose a si misma!
¡Cuántas emboscadas a traición!
¡Cuántos pingüinos agigantados!

Hombres que nos seducen, nos atraen, nos manipulan, nos utilizan y nos engañan. Vivimos un momento difícil, de crisis. La historia nunca es lo suficientemente interesante, si no entra el sexo. La información nunca es lo suficientemente atractiva, si no entra la deformación de los hechos.
La noticia no arrastra si no llega al escándalo.
La libertad no se desea si no llega al libertinaje.
El poder no se concibe si no esclaviza a los demás.
La vocación es inútil si no produce dinero.
Y el dinero no satisface si no te fabrica un pedestal.

El futuro no atrae si no lo dicen los astros.
El presente no se tolera si no trae envuelto un sin fin de rarezas, locuras, y extravagancias. Y el pasado “ha muerto”, como ahogado por la avalancha incontenible de la modernidad.

Los pueblos no son un contorno territorial solamente.
Son, ante todo, un contenido espiritual que los une.
A los pueblos hay que darles fe, para que los principios morales empiecen a funcionar. Hay que darle contenido a sus vidas, para que aprendan a vivirlas. Y hay que darles un código de conducta, para que sepan conducirse.

Sería bueno que volvamos a lo que sería hoy un novedoso experimento, y empecemos a hurgar en el interior del hombre, en el alma humana, en las apetencias del espíritu, en la formación del carácter, en los valores personales, la rectitud, la honestidad, el amor y la fe…
Andamos triunfando por las ramas y se está perdiendo el tronco.
Andamos explorando mundos y se está olvidando la tierra que pisamos.
Andamos sedientos de algo ¡y se está desechando a Dios!

Si ya hemos probado, sin éxito, con el sometimiento, con la corrupción, con el dinero, con las componendas… ¿por qué no buscamos otra luz? ¿Por qué, si le tememos tanto a los enigmas del nuevo siglo, no cambiamos la dirección y acabamos de convencernos de que los pueblos tienen alma y probamos con la fe, con el evangelio y con Cristo?
Después de todo, buscar una luz más alta podría ser el modo más novedoso de salvar al mundo…

Zenaida Bacardí de Argamasilla
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...