Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 14 de noviembre de 2016

Permanecer joven



Eres tan joven como tu fe.
Tan viejo como tus dudas.
Tan joven como la confianza que tengas en la vida y en ti mismo.
Tan viejo como tu desesperanza y más viejo aún, con la mala forma de actuar.

Joven es el que se maravilla. El que se asombra, el que pregunta como un niño: ¿y después?
Joven es el que se enfrenta a los problemas duros de la vida y encuentra alegría en el triunfo sobre los malos tiempos. Las pruebas le galvanizan, los fracasos le vuelven más fuerte, las victorias le hacen mejor.

La juventud no es un periodo de la vida.
La juventud es un estado del espíritu, un efecto de la voluntad, una calidad de la imaginación, una intensidad emotiva, una victoria del valor sobre la timidez, del gusto de la aventura sobre el temor.

Seguirás siendo joven tanto como permanezcas verdaderamente generoso.
Tanto como sientas el entusiasmo de dar alguna cosa de ti: pensamientos, palabras, o bien, tanto como el hecho de dar. Te da la impresión de recibir y por consiguiente, de estar siempre debiendo y deseando dar más.
Permanecerás joven mientras seas receptivo a todo lo que es bello, bueno y verde, pudiendo disfrutar de los mensajes de la naturaleza, del hombre y del infinito.

Uno no se vuelve viejo por haber vivido un cierto número de años.
Se vuelve viejo porque ha desertado de los buenos patrones de conducta.
Los años arrugan la piel, pero desertar de los buenos patrones de conducta, arruga el alma.

Si algún día, cualquiera que sea tu edad, tu corazón está mordido por el pesimismo, torturado por el egoísmo y roído por el cinismo, que Dios tenga piedad de tu alma de viejo.



Ángel Fuentes Rodríguez
 
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...