Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 15 de mayo de 2016

Con tu Espíritu Santo, Señor




Gritaré que, el Amor con mayúsculas tiene un nombre:
¡Padre!
Que Él me acompaña desde la eternidad y que,
un día como a Ti Jesús,
me aguarda para darme un abrazo de fiesta y definitivo.

Con tu Espíritu Santo, Señor.
Cantaré el gozo de haber compartido mi vida contigo,
la fuerza que tus Palabras han dejado por el camino de mi vida,
la ilusión de haberte conocido,
animándome en mi tristeza, levantándome en mis caídas
y dándome Vida,
donde yo sólo creía hallar la muerte.

Con tu Espíritu Santo, Señor.
Sentiré y proclamaré que soy de los tuyos
que, en tu Iglesia, me siento llamado a dar y recibir
dones y carismas, caridad y alegría,
perdón y humildad, comprensión y compañía.

Con tu Espíritu Santo, Señor.
Iluminaré las entrañas de mi corazón, y luego,
llevaré esa luz a los que se hallan en tinieblas,
a los que, hace poco o mucho tiempo,
dejaron de respirar el oxígeno de tu Santo Espíritu,
sumergiéndose en una atmósfera sin sentido

Con tu Espíritu Santo, Señor.
Me sentiré niño, y abriéndome como un pequeño,
sabré que es mucho lo que me espera:
respirar aires de infinitud,
vivir como quien nace de nuevo,
caminar sabiendo que tengo un compañero a mi lado,
mirar a los cielos con ojos bien abiertos,
soñar… con un final de mis días en tus manos.

Con tu Espíritu Santo, Señor.
Hablaré, y no callaré sobre TI.
Me entregaré, para nunca más cerrarme.
Avanzaré, sin echar la mirada hacia atrás.
Cantaré, aun a riesgo de quedar afónico,
entonando que, al fondo de  todo,
vives y permaneces Tú.
Con  tu Espíritu Santo, Señor.

P. Javier Leoz

2 comentarios:

  1. es una oración muy bonita y muy completa, Magda, gracias por compartirla con nosotros. En este día precioso de Pentecostés pidamos al Señor de nuevo el fantástico Don del Santo Espíritu que nos haga más semejantes a Jesús, Nuestro amado Señor. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...