Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 1 de marzo de 2014

Yo quisiera ser, María





Espejo donde, cuando yo me  mirara,

viese que el Evangelio llamea en mi pobre vida.

Aliento que, en el caminar por donde avanzo,

fuera ánimo y temple para tantos hermanos

que necesitan un poco de sosiego y de esperanza.



Yo quisiera ser, María.

Una estrella de tu corona

para recoger sobre tus sienes de Madre,

aquellas sensaciones divinas

que, en un Nazaret  inolvidable,

recibiste de una voz con  rostro de Ángel.



Yo quisiera ser, María.

Palabra limpia, como la que Tú pronunciaste

al abrirse repentinamente y sin esperar,

la cortina de tu humilde morada.

Pensamiento lúcido, como el que Tú tuviste

para que saber que, lo que venía del cielo,

no era sueño ni pesadilla

si no, entre otras cosas, Encarnación del Verbo.



Yo quisiera ser, María.

Pies en el camino para descubrir a Cristo

como, los tuyos, que bien dispuestos y valientes,

cubrieron la distancia que separaba

a Dios con el hombre de la tierra.

Labios, limpios y prudentes,

que desvelen sentimientos de fe y de vida,

de paz y de gloria, de obediencia y sencillez.



Yo quisiera ser, María.

Tocado por esa Gracia que te hizo hermosa,

grande, bella, única, irrepetible,

y apetecible ante los ojos de Dios.

Guiado por la fuerza del Espíritu,

que te hizo comprender

que, Dios, lo que  promete… siempre cumple,

que, Dios, lo que propone… siempre espera,

que, Dios, lo que  anuncia…. siempre salva.



Yo  quisiera en este día, María.

Decirte que eres Inmaculada, hermosa,

limpia y sin resquicio para la duda.

Decirte que eres Inmaculada,

es aspirar, aunque me digan lo contrario,

a lo que en tus entrañas acogiste,

con dulzura, verdad y  radicalidad evangélica.

             Amén.                     



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...