Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 17 de marzo de 2014

Purgatorio.

Quince minutos con Jesús Misericordioso


Querido Jesús Misericordioso, hoy quiero pedirte especialmente por las almas que están detenidas en ese lugar de expiación que es el Purgatorio, pues quizás muchas de las que allí están, deben padecer por mis malos ejemplos o los de mis seres queridos, y me siento obligado a reparar por haberlas escandalizado y hecho pecar. Pero sé muy bien, Jesús, Rey de Misericordia, que Tú, sabiendo cómo serían las cosas, has preparado todo de manera que yo ahora pueda reparar el daño causado a las almas, y que con mi oración y sacrificios, pueda aliviar a las Benditas Almas del Purgatorio, y así obtenga de ellas innumerables favores y gracias de todas clases.
Señor, Tú eres Misericordioso al haber creado el Purgatorio, porque permites que quien no esté del todo purificado y limpio para entrar al Cielo, pueda purificarse en esas benditas llamas, y así se hagan almas dignas del Paraíso.
¡Cuántas gracias me tienes preparadas si me dedico a ayudar a las Benditas Almas, que Tú amas infinitamente, y que sufres por no poderlas estrechar todavía a tu Corazón Misericordiosísimo! Yo quiero ayudarte, Jesús mío, a que te reúnas con tus esposas amadísimas, las Benditas Almas del Purgatorio, y así, por la alegría del encuentro para siempre, derramen ellas sobre mí y los míos, ilimitados favores y gracias, dones y bienes de todo tipo, porque si practico la misericordia con las Ánimas, entonces sé que ellas son muy agradecidas y me devolverán el ciento por uno.
Gracias, Jesús, por darme la oportunidad de ayudar a estas almas que están detenidas en esa prisión de fuego que es el Purgatorio, de sacarlas de allí con mis ruegos y limosnas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...