Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 22 de julio de 2012

Dame tu carga, Yo me ocuparé


Hoy en el Evangelio Jesús nos vuelve a invitar a seguirle: «Le siguieron muchos y los curó a todos» (Mt 12,15). Si le seguimos, cumpliendo su voluntad, encontraremos remedio a nuestros problemas: 'Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso' (Mt 11,28). También se nos muestra el valor de ese amor pacífico y manso: «No disputará ni gritará» (Mt 12,19). Es un amor sincero, humilde, no es 'fanfarrón', no es egoísta. Es amor de Dios.

Él sabe que estamos agobiados y cansados por el peso de nuestras debilidades (físicas, espirituales, de carácter, morales, tristezas, desengaños, luchas diarias). En lugar de mostrar 'Misericordia quiero, y no sacrificios', ¿Qué hicieron los judíos contra el Señor? 'Se confabularon contra Él para ver cómo eliminarle» (Mt 12,14).

Nosotros que sabemos que el discípulo no es más que el maestro (cf. Mt 10,24), hemos de ser conscientes de que también tendremos que 'padecer' por el Hijo del Hombre, incomprensión, rechazo y persecución, como en la actualidad está padeciendo Mons. Reig Plá, por poner un ejemplo concreto...¿Porqué? ¿Qué mal ha hecho? ¿Dónde está su crimen? Para el mundo, su crimen es decir 'sí' a Dios, decir 'sí' a la voluntad santísima de Dios. Y como la voluntad de Dios, no va de la mano con la del mundo, también muchos tratan de 'confabularse contra Él para ver como eliminarle' (Mt 12,14).

Todo ello indica que' tenemos que remar a contra corriente', sabiendo que el que timonea el barco es el Señor', pero somos nosotros los que hemos de dar la cara, enfrentar con valentía el ser 'católico' o por el contrario, negarlo. Más vale así, que no ser un 'católico mediocre', 'tibio', que se deja llevar al son del mundo. La valentía, junto con la humildad fueron las armas de los santos.

Comenzando por María, valiente al decir 'sí a Dios', sin pensar lo que venía después...Valientes los Apóstoles, después de su encuentro con el Resucitado. Hasta su sangre derramaron por defender la verdad del Evangelio. No se puede callar la voz de Dios, porque sino las mismas rocas hablarían. Y sentimos como si en este caso, Jesús nos dijera a cada uno: 'Dame tu carga, Yo me ocuparé; dame este peso que te agobia, que te hace doblegar, Yo lo cargaré, como hice un día con la cruz'.

Jesús nos invita a dejar nuestro peso, pero nos ofrece otro: su yugo, suave y ligero. Nos enseña que no podemos ir por el mundo sin 'cargar ninguna cruz'. Pero no una carga llena de materialidad y mundaneidad, sino suave y dulce, porque ha sido santificada por la mano del Señor.

Una vez, en misiones, vi a una niña que llevaba a su hermano menor, en la espalda (cargándolo). Le dije: Niña, ¿No eres muy pequeña para llevar tanto peso en tu espalda?. Y ella rápidamente me dijo: 'No me pesa, le quiero mucho porque es mi hermanito. Se llama Flavio'. Eso es amor. La carga del Señor, no sólo no cansa, sino que 'descarga' nuestras cargas.

Dios nos siga bendiciendo.
Alejandro María
 

1 comentario:

  1. paso visitando su blog, bendiciones desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...