Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 6 de agosto de 2017

Por amor.



Diario vivir


¿Qué motor secreto tiene una madre de familia, que hace todos los quehaceres domésticos y se sacrifica por su hijos y su esposo, desde el amanecer hasta la noche, y durante la noche se desvela por sus hijos? El motor secreto que tiene es “el amor”



¿Y qué motor secreto tenían los santos para ser lo que eran y hacer grandes penitencias y obras de caridad? El mismo motor: “el amor”.

¿Y qué motor debemos tener nosotros para vivir y alcanzar el Cielo? No es otro que “el amor”. Amor a Dios en primer lugar, y al prójimo en Dios.

Cada cosa que hacemos en el día debe estar hecha por amor, con amor. Entonces veremos que se nos hace fácil hasta lo que es más difícil.

¿Cómo pudo el Señor soportar semejantes torturas y desprecios, odios y maldades de parte de los hombres? Porque estaba inundado de amor. Amor por su Padre y amor por la humanidad.

Es siempre el amor el motor de los grandes hombres y mujeres que llegan a alcanzar el Paraíso.

¿Hay que hacer grandes obras para merecer el Cielo? No. Basta que hagamos todas las cosas de cada día, hasta las más insignificantes, por amor, poniendo amor en ellas.

El amor a Dios se lo demostramos cumpliendo sus mandamientos, porque ya ha dicho Jesús en el Evangelio que el que cumple los mandamientos, ése es el que lo ama realmente. Porque el que ama a alguien trata de complacer a ese alguien. Y si amamos a Jesús, si amamos a Dios, entonces tenemos que tratar de complacerlo, y lo hacemos si cumplimos sus mandamientos, lo que Él nos ha ordenado.

Pero lo primero que tenemos que hacer para que nuestras obras sea meritorias y tengan valor para el Paraíso, es estar en gracia de Dios. Porque las obras que se realizan estando uno en pecado mortal, no tienen valor para el Cielo. Por eso es muy importante, es capital, que nos pongamos en gracia de Dios con una sincera confesión, y así todo lo que hagamos, hasta lo más pequeño, tendrá méritos para el Paraíso.

No hay que saber mucho para agradar mucho a Dios, basta amar a Dios y al prójimo y ahí está todo.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...